El chiringuito de Pedrerol: La familia y uno menos
foto-autor

Familia. La palabra que puso de moda Cristiano nada más llegar a la Juventus de Turín. Con ella definía su relación con sus nuevos compañeros en el equipo italiano. Y esa misma palabra, ese concepto, esa familia, ha servido a los jugadores del Madrid para estar más hermanados que nunca. La palabra utilizada por Cristiano les ha reforzado. Les ha hecho más competitivos. Les ha hecho ser más equipo. Les ha hecho ser más fuertes. Les ha convencido de que ahora les toca a ellos dar la cara sin los goles del portugués.

Ramos, el líder Sergio Ramos es quien ha encabezado la campaña desde el vestuario. El sevillano es el que mejor se maneja en este tipo de situaciones, por edad, por galones, por carácter. Se ha encargado, como líder y capitán de la «familia» blanca, de que esa palabra haya aparecido en todos los mensajes de Redes Sociales y declaraciones públicas de los jugadores del Madrid.

Sin corsé Parece que todos se han quitado el corsé. Especialmente Bale y Benzema. ¿Dónde habéis estado estos últimos años? Agazapados, sin dar ni golpe... en la mesa. A lo mejor entendían que con Cristiano bastaba., Que con los 50 goles del luso era suficiente. Pero ahora, sin Cristiano, Benzema es más. Más correoso, más letal, más ambicioso, más depredador, más competitivo... menos empanado. Karim hasta busca la portería, algo que consideraba secundario los últimos nueve años. ¿Y Bale? El líder de Gales, el que el otro día jugaba por la izquierda, por la derecha o por el centro, el que disfrutaba, el que hasta sonreía, el que se movía con libertad. Por fin ha llegado al Madrid. Han pasado cinco años y por fin ha aterrizado.

¿Y Vinicius? También Asensio está creciendo, sintiéndose titular, siendo determinante, provocando penaltis, dando asistencias. E Isco levanta al madridismo con cada uno de sus trucos. Sólo me falta uno: Vinicius. Lopetegui, necesitas a Vinicius. Le viste ayer en el campo. Sólo tienes que ponerle fecha a su debut en con el primer equipo en partido oficial. Ese día hasta yo iré al Bernabéu.

No seamos injustos Lo que son las cosas: Cristiano les ha hecho mejores a todos con su marcha. Pero sería injusto si empezásemos a decir que sin Cristiano se juega mejor. Ha sido uno de los mejores jugadores de la historia del Madrid. Su máximo goleador. Uno de los más grandes que ha visto el Bernabéu en 116 años. Y con él al frente se han ganado cuatro Champions. Su grandeza se demuestra precisamente en el tremendo compromiso de todos en este momento para suplirle, en que todos han tenido que dar un paso adelante para compensar su ausencia.

Segunda parte «La familia y uno más», esa película con Alberto Closas y López Vázquez, de las más vistas del cine español, tiene ahora una segunda parte: «La familia y uno menos». Ha vuelto la familia. Le falta uno de sus elementos más importantes, pero está más unida que nunca.