El chiringuito de Pedrerol: Gracias por todo y buena suerte
foto-autor

Los jugadores del Madrid quieren a Julen. Casi todos apuestan por Lopetegui. Le han defendido públicamente tras cada derrota, siempre con buenas palabras hacia el entrenador. Pero la realidad es que el Barcelona les humilló ayer en el Camp Nou. Y lo hizo sin Messi, que sonreía desde la grada. Aún más doloroso.

Palabras huecas «Vamos a sacar el orgullo». «Le daremos la vuelta a esto». «A este equipo nunca se le puede dar por muerto porque somos el Madrid»... las mismas frases hechas de siempre para devolver la ilusión a una afición desanimada. Es lo que decían antes del partido, pero a la hora de la verdad, en el campo, donde hay que hablar, les pasaron por encima y se quedaron sin argumentos. Sólo con orgullo no se ganan los partidos. Falta fútbol. Fútbol y físico.

Un cuarto de hora El Madrid sólo estuvo 15 minutos de la segunda parte en el Camp Nou. Fue un cuarto de hora donde apareció la calidad, la presión, la defensa, la verticalidad. Donde se vio a un equipo enrabietado buscando la portería de Ter Stegen. Sólo quince minutos de fútbol en un mes donde se han perdido cinco partidos de siete, donde se ha estado ocho horas sin meter un gol. El Madrid es noveno en la clasificación. Su diferencia de goles es cero. Lo nunca visto.

¿Cristiano? No cuela Ya no vale la excusa de Cristiano. Sabemos que era muy importante, pero el Barça les ha pintado la cara sin Messi. ¿Dónde quedó ese equipo que le ganó a la Roma con un fútbol total? ¿Qué ha sido de esa apisonadora que buscaba la portería rival sin descanso y presionaba en todo el campo para recuperar el balón? ¿Qué ha pasado? A estas alturas, aún no sabemos a qué juega.

Fiel a sus errores A Lopetegui hay que reconocerle que se va con sus ideas. Ninguneando a Vinicius hasta el final, por ejemplo. El club recurriendo su expulsión y ganando para que Lopetegui les deje en evidencia haciendo viajar al chico a la Ciudad Condal para sentarle en la grada... ¡y el Castilla perdiendo su primer partido! Lopetegui se marcha también sin haberse fiado nunca de Mariano, al que puso por compromiso y siempre en los minutos finales. Odriozola, una de las revelaciones de la pasada Liga, ha sido otra de sus víctimas. Ayer, sin Carvajal, otra vez en el banquillo.

Basta de edulcorar Lopetegui ya es historia. Gracias y buena suerte, pero los resultados de su Real Madrid no se pueden justificar. El equipo blanco ha sido un desastre. Basta de intentar edulcorar desde el vestuario lo que está pasando. Los futbolistas intentaron salvarle desde la sala de prensa, pero es en el césped donde tenían que haber demostrado su apoyo al míster. Y llevaban muchos partidos sin hacerlo.

Le toca al presidente Los jugadores, que hablen en el campo. Si querían decir algo, ayer tuvieron 90 minutos en Barcelona para hacerlo. El que decide es el presidente. Ya pasó con Benítez. Le quitó y puso a Zidane. Decían que estaba loco, pero se ganaron tres Champions seguidas. Te toca, Florentino.