A propósito de una falsa cita

Salta a la vista la intención del farsante autor del montaje: criticar la actualidad política engañando al pueblo con trucos y mentiras

Sigue circulando por la red una cita falsa de El Quijote. Viene en un falso azulejo y con un falso título: «Escrito de Miguel de Cervantes hace cinco siglos». Y para darle solemnidad al engaño, lo encabeza la bandera de España, lo que da idea del origen y la iniquidad del ingenioso autor. El falso texto dice así: «Querido Sancho, compruebo con pesar cómo los palacios son ocupados por gañanes y las chozas por sabios. Nunca fui defensor de Reyes, pero peores son aquellos que engañan al pueblo con trucos y mentiras, prometiendo lo que nunca les darán. País este, amado Sancho, que destronan Reyes y coronan a piratas pensando que el oro del Rey será repartido entre el pueblo sin saber que los piratas sólo reparten entre piratas». Salta a la vista la intención del farsante autor del montaje: criticar la actualidad política engañando al pueblo con trucos y mentiras.

Cualquier lector mínimamente avezado capta enseguida la falsedad de la cita. Entre otras cosas porque don Quijote nunca llama a Sancho «querido Sancho» ni habla de piratas. Pero la mayoría de los españoles no ha leído nunca El Quijote. Por lo que se ve, el que ha promovido el engaño, tampoco. (Hace cinco siglos ni siquiera había nacido Miguel de Cervantes, que vio la luz en Alcalá de Henares tal día como hoy, cuando escribo esto, el 29 de septiembre de 1547). Pero no tiene inconveniente el pícaro ignorante en utilizar vilmente a Cervantes para meter cibera. Lo de menos es el contenido, bastante burdo, del texto inventado. La gravedad consiste en que esto ocurra impunemente. Se trata de un ejemplo paradigmático de la cantidad de porquería que circula por internet y que está intoxicando a la opinión pública. Se aprovechan de la ignorancia de la gente y de su credulidad. En esos bajos fondos, ocupados por frikis, pícaros y gentes de mal vivir, cuyo empeño es falsear interesadamente la realidad, se mueven hoy las corrientes políticas. Esto no tiene nada que ver con la libertad de expresión, pero tiene poco remedio. Como dice Cervantes en El Quijote –ésta sí es una cita verdadera– «es querer atar las lenguas de los maldicientes lo mismo que querer poner puertas al campo».

Sirva este apunte de desagravio a don Miguel de Cervantes en el día de su cumpleaños, que «no hay pasatiempos que valgan si son con daños de terceros».