Opinión

El cambio verde

El nuevo gobierno alemán es muy prometedor. También necesitará suerte

A nadie le gusta esperar en un semáforo. Pero para los alemanes la espera ha terminado. El 24 de noviembre se presentó una nueva coalición de gobierno. La formación de la misma sólo llevó dos meses después de las elecciones. (En Países Bajos los partidos siguen regateando después de ocho). Apodada «semáforo» por los colores de los partidos que la formarán, es un artilugio a tres bandas, el primero de Alemania desde los años 50, con los socialdemócratas a la cabeza respaldados por los Verdes y los Demócratas Libres. Pero es difícil saber si el canciller entrante, Olaf Scholz, ofrecerá un liderazgo dinámico en lugar de seguir la reciente deriva de Alemania.

Elegimos ser optimistas. La entrada en el gobierno de la cuarta economía mundial de los Verdes, principalmente pragmáticos, es una buena noticia en un momento de peligro medioambiental. El diablo está en los detalles, y ya hay muchos; el acuerdo de la coalición se presenta en forma de un documento de 177 páginas en el que se exponen sus políticas preacordadas. En materia de cambio climático, se incluye el compromiso de poner fin a la quema de carbón para la producción de energía eléctrica en 2030 (ocho años antes de lo previsto) y de aumentar la cuota de energías renovables hasta el 80% en 2030, frente al objetivo anterior del 65%. También se ha prestado atención a los detalles de cómo se cumplirán estos compromisos.

Además, ahora es razonable esperar que Alemania, cuya nueva ministra de Asuntos Exteriores será Annalena Baerbock, una de las colíderes de los Verdes, presione mucho más que antes para que la UE haga más por combatir el cambio climático, y para que el peso de la UE como segundo mercado consumidor del mundo se utilice para instar a los demás. Alemania no puede salirse siempre con la suya en la UE, por supuesto, pero sigue siendo el miembro más influyente del club. Asimismo, Europa no siempre se impone. Sin embargo, su compromiso de alcanzar emisiones netas de gases de efecto invernadero para 2050, aunque no obliga a nadie más, se ha convertido en una norma mundial que los demás están cada vez más presionados a cumplir.

Los aliados de la OTAN pueden estar preocupados porque Alemania tiene previsto asistir a la primera reunión de los signatarios del Tratado sobre la Prohibición de las Armas Nucleares. Pero será sólo en calidad de observador y, lo que es más importante, el nuevo gobierno continuará con el «reparto nuclear»: la colocación de armas nucleares estadounidenses en suelo alemán y el compromiso de Alemania de mantener aviones para lanzarlas en caso de necesidad. (El hecho de no comprometerse firmemente con el objetivo de gasto en defensa de la OTAN, del 2% del PIB es una preocupación mayor, pero apenas nueva). Otros puntos a favor son las medidas para reformar la chirriante burocracia alemana y la promesa de legalizar el cannabis. También se prevé una línea más dura contra Rusia y, sobre todo, contra China.

Hay elementos más complicados. El esperado nombramiento de Christian Lindner, líder de los Demócratas Libres, como ministro de Economía, sugiere que es poco probable que se elimine el anticuado freno de la deuda alemana o que se aflojen los cordones de la UE más allá de su paquete de recuperación de la crisis de 750.000 millones de euros (840.000 millones de dólares); Lindner se ha opuesto a ambas cosas. Sin embargo, nada de esto parece que vaya a cambiar mucho, sea quien sea el que consiga el puesto. Scholz es ahorrador, como la mayoría de los votantes alemanes, y Alemania pertenece a un grupo de países frugales del norte de la UE. Aun así, el acuerdo contiene signos de flexibilidad también en este aspecto. Y la participación de Lindner podría ser una ventaja. Es muy pro-empresarial, y su presencia tranquilizará a los conservadores si se emplea esa flexibilidad.

Quizá la mayor preocupación de la nueva coalición sea que pase demasiado tiempo discutiendo. En muchas cuestiones, Scholz puede esperar que sus socios liberales vayan en una dirección y sus socios verdes en otra. El plan, laboriosamente elaborado, proporciona una base de acuerdo, pero siempre habrá cosas que no se hayan previsto, o que simplemente se hayan eludido. La covid-19 vuelve a hacer estragos en Alemania y Vladimir Putin es una amenaza. Pero la forma metódica y disciplinada en que los tres partidos han resuelto sus diferencias permite esperar que puedan seguir haciéndolo. ¡Viel Glück!