Por un puñado de euros

Queremos que los que trabajan para que no haya terror en las calles tengan intimidad y derechos para mantener la seguridad donde vivimos

Daniel Portero

¿Por qué quieren derogar la ley de seguridad ciudadana para contentar a los partidos que quieren destrozar España? La respuesta es sencilla: por un puñado de millones de euros para seguir rompiendo España. Este gobierno, cada vez más radicalizado, acostumbra a dar malas noticias todos los días desde que gobierna. Comenzó mal utilizando una moción de censura al gobierno del PP. Además acostumbra a dar a diario noticas que eclipsan la notica del día anterior. Esa es su estrategia. De esta manera, termina un año con 365 fechorías generadas por PSOE-Podemos que no somos capaces de digerir, porque la nueva anula la del día anterior.

Ya quedó lejos la gran barbaridad de este gobierno cuando indultó a los golpistas contra España en Cataluña. Luego vino la subida de la luz diaria, las memeces de Alberto Garzón atacando al sector de la carne, las falsedades del Ministro de Interior respecto al cumplimiento de la legalidad cada vez que acercaba a un asesino de ETA al País Vasco con el criterio en contra de las Juntas de Tratamiento de las cárceles. Tantas ocurrencias disparatadas o las salvajadas de la mal llamada “Ley de Memoria democrática”. Tantas y tantas barbaridades. Y a pesar de todo, hay españoles que creen que Sánchez no nos lleva al precipicio económico y social pero le siguen votando.

Y estas últimas semanas le ha tocado a la Policía Nacional y Guardia Civil. A los que quieren despojar de todos sus derechos, de su intimidad, de la fortaleza de la Ley de Seguridad Ciudadana, que aprobó el gobierno del PP para evitar que ardieran las calles y se destrozará todo mobiliario endureciendo las sanciones a los autores de estas salvajadas. Los socios radicales de Presupuestos de este gobierno, les da igual mientras llenen las arcas con dinero de nuestros impuestos para seguir rompiendo a España.

Pensarán que cuando vuelvan a la oposición tendrán vía libre para cometer tales atropellos que la Ley de Seguridad Ciudadana evitaba. En las calles hemos dicho pacíficamente que no se debe derogar esta ley. Las víctimas del terrorismo también queremos que los que trabajan porque no haya terror en las calles tengan intimidad y derechos para mantener la seguridad donde vivimos. Como ciudadano, político e hijo de víctima del terrorismo, la ley de seguridad ciudadana debe continuar vigente.