Sociedad

Los que se contagiaron en Navidad y sólo se hicieron un test tendrán que vacunarse si quieren viajar sin trabas en Semana Santa

Incluso si ha avisado al centro de salud y ha recibido la baja por enfermedad no podrá actualizar el certificado de recuperación

Una persona comprueba el pasaporte covid a la entrada de un local de ocio
Una persona comprueba el pasaporte covid a la entrada de un local de ocio FOTO: Ana Escobar EFE

Es la crónica de un desastre anunciado. Cuando se empezaron a tomar decisiones a vuelapluma sobre qué hacer con el aluvión de bajas y la más que sobrecargada red de centros de salud algo podía dejarse en el tintero. Y no es precisamente un asunto baladí: «Todos los que se contagiaron de covid y se hicieron un test no podrán obtener el pasaporte covid, salvo que se pongan la dosis de refuerzo», avanza a este periódico Àlex Arenas, doctor en Física, catedrático de Ingeniería Informática y Matemáticas de la Universitat Rovira i Virgili (URV, en Tarragona) y experto en datos pandémicos.

¿El motivo? Que el certificado covid de recuperación sólo se puede emitir con una PCR según la directiva europea. «Si no te hacen PCR y lo pasas en casa con un test positivo –prosigue– se puede informar y te lo añaden a tu informe de salud, pero no permitirá que tengas el pasaporte covid».

«Es decir, que el que necesite actualizar el pasaporte covid si no se pincha la tercera dosis no podrá viajar. Eso no tiene base científica», denuncia.

«Es un problemón del que no se nos ha informado debidamente», denuncia el Dr. Lorenzo Armenteros del Olmo, portavoz de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG).

Cuando el paciente, tras hacerse un test con resultado positivo, se pone en contacto con el centro de salud, su médico refleja la baja y deja constancia en el historial médico que se ha contagiado de covid y a la semana, si sale negativo, le dará el alta sin que tenga que acudir al centro de salud. Sin embargo, esto no sirve para actualizar el pasaporte covid. «Se debería cambiar el certificado covid. No tiene sentido que un autotest sirva para una baja y para declarar una enfermedad y no para el certificado de recuperación», añade el portavoz de SEMG.

De hecho, muchos médicos y ciudadanos creen que por haberse contagiado estas navidades y habérselo comunicado al centro de salud no necesitan ponerse la de refuerzo, pero si no lo hacen no podrán en unos meses salir del país con tanta facilidad o acceder a un local en aquellas comunidades autónomas donde se exija esta documentación.

En concreto, el pasaporte covid le valdrá únicamente nueve meses desde que recibió la segunda dosis, ya que «el certificado seguirá siendo válido durante un periodo de gracia adicional de tres meses después de esos seis meses para garantizar que las campañas nacionales de vacunación puedan adaptarse y que los ciudadanos tengan acceso a las dosis de refuerzo. Es decir, el certificado va a ser válido hasta nueve meses después de la segunda dosis», explica Juan Antonio Sanz, portavoz de la Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública y Gestión Sanitaria (Sempspgs).

Es decir, que si un adulto de entre 40 y 50 años recibió la segunda dosis de la vacuna contra la Covid-19 el día de San Fermín, 7 de julio, le habría tocado ponerse la de refuerzo el 7 de enero. Pero si se contagió de covid en navidades y no fue a la cita para el suero tiene menos de tres meses para vacunarse si quiere que le siga valiendo su pasaporte covid. Algo importante, ya que sin este refuerzo en Semana Santa no podrá viajar sin trabas por Europa. Algunos países pueden exigir, además del pasaporte covid, una prueba PCR o de antígenos con resultado negativo hecha las últimas 24 horas o un documento que certifique que se ha pasado la enfermedad recientemente. Pero la directiva europea, y por ende la española, especifica que el Certificado de Recuperación avala que se ha pasado la enfermedad siempre que esta se pueda «documentar con una PCR con resultado positivo de hace más de 11 días, pero no más de 180 del resultado positivo». Con una PCR, no con un test.

Un problema mayúsculo, ya que deja en el limbo a muchísimos ciudadanos que se contagiaron estas navidades de Ómicron y que por ser leves o asintomáticos únicamente llamaron para informar de su positividad tras hacerse en casa un test. Es lo que denuncia Rosa en Twitter: «No me hicieron PCR porque me dijeron que estaban colapsados. ¿Y ahora? No puedo tener el certificado pese a tener dos vacunas y haber pasado la covid esta Navidad».

«Un test positivo no sirve para conseguir el certificado covid. Tiene que ser PCR», incide Antoni Trilla, jefe del servicio de Medicina Preventiva y Epidemiología del Hospital Clínic.

«A mí lo que me sale es que tengo las dos dosis. Hay una opción que pone certificado de prueba diagnóstica y certificado de recuperación y en ambas me pone no disponible», explica a este suplemento Raquel, que estas navidades se contagió de covid y avisó a su centro de salud tras hacerse un test.

«Por el momento...»

«Para el certificado de pruebas negativas valen las PCR y los test de antígenos de la lista que publica la UE, pero para los certificados de recuperación, por el momento, sólo valen las pruebas de PCR», afirman desde el Ministerio de Sanidad.

Al menos «por el momento»... Y es que el problema no es que haya cambiado el procedimiento y no se haya informado, sino que la lógica puede hacer que muchos ciudadanos piensen que si conseguían la baja únicamente con una llamada cómo no van a conseguir el pasaporte covid si su centro de salud ha confirmado su enfermedad. Máxime cuando «existía escasez de PCR. No ha habido para todos y dado que los centros de salud estamos desbordados sólo se han hecho PCR a los casos graves. A los leves o sin clínica no se les ha hecho PCR y este porcentaje de contagios es importante, te diría que más cerca del 50% que del 10% de los que han dado positivo», sostiene Sanz.

Urge cambiarlo. «No tiene sentido que la gente para poder viajar se pinche transcurridas únicamente unas semanas de la enfermedad. Si no se pueden hacer PCR, no se pueden exigir PCR para el certificado covid», incide Arenas.

«Las autoridades deben intentar adaptar la normativa a la situación real que se está produciendo con la elevada transmisión de la variante Ómicron y la saturación de los servicios sanitarios. Por ejemplo, si alguien ha tenido clínica compatible el 3 de enero pero al no haber podido realizar PCR solo tiene un test de antígenos positivo esto debería ser suficiente para viajar, porque no lo ha podido hacer de otra forma», sostiene el Dr. Miguel Marcos, miembro de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI), médico internista en el Hospital Universitario de Salamanca y profesor titular en la Facultad de Medicina de la Universidad de Salamanca. Para Sanz también, aunque con un matiz: «El test de antígenos debería ser suficiente si se hace en un centro acreditado».

¿Y cuándo vacunarse? «Según la estrategia de vacunación del grupo de expertos que asesora al Ministerio de Sanidad el refuerzo se ha de administrar al mes desde que uno pasó la enfermedad (con o sin síntomas). Pero esta norma va cambiando. Ponerse la de refuerzo a las cuatro semanas no va a hacerle daño. Es una cuestión personal», recuerda Sanz. Otra cosa es que sea necesario, sostiene. En este sentido, Marco Cavalieri, jefe de Estrategia de Amenazas Sanitarias Biológicas y Vacunas de la Agencia Europea del Medicamento, ya expresó recientemente que «hay que ir con cuidado de no sobresaturar el sistema inmune con repetidas vacunaciones».

Sea como fuese, lo cierto es que la situación actual «vuelve a poner de manifiesto la planificación incorrecta que se está haciendo frente a este virus que va más rápido que los protocolos», concluye Arenas.