Sociedad

Descubren que la leche puede exacerbar los síntomas de la esclerosis múltiple

Una proteína de la leche de vaca desencadena una respuesta autoinmune en ratones que daña las neuronas, según un estudio publicado por la Universidad de Bonn

Leche y bebidas vegetales
Leche y bebidas vegetales FOTO: Objetivo Bienestar

Aproximadamente 2,5 millones de personas tienen esclerosis múltiple a nivel mundial. En España, unas 55.000. Su origen sigue siendo desconocido. Pero poco a poco se avanza en ciertos conocimientos de esta enfermedad que se caracteriza por una destrucción progresiva de la mielina (la sustancia que recubre las extensiones de las neuronas y permite la transmisión de los impulsos nerviosos).

Así, los pacientes a menudo se quejan de síntomas más graves de la enfermedad después de consumir productos lácteos. Ahora un equipo de investigadores de las Universidades alemanas de Bonn y Erlangen-Nuremberg han encontrado una posible causa para esto.

Según el estudio publicado en la revista “PNAS”, la proteína en la leche de vaca puede desencadenar una inflamación que se dirige a la “capa aislante” alrededor de las células nerviosas. El estudio pudo demostrar este vínculo en ratones, pero también encontró evidencia de un mecanismo similar en seres humanos. Por lo tanto, los investigadores recomiendan que ciertos grupos de pacientes eviten los productos lácteos, informa en un comunicado la Universidad de Bonn.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores inyectaron a los ratones diferentes proteínas de la leche de vaca. Y encontraron que cuando les administraban caseína constituyente de la leche de vaca junto con un efecto potenciador los roedores desarrollaban trastornos neurológicos.

La microscopía electrónica mostró daño a la capa aislante alrededor de las fibras nerviosas, la mielina. La sustancia similar a la grasa previene los cortocircuitos y, además, acelera significativamente la conducción del estímulo.

En la EM, el sistema inmunológico destruye la vaina de mielina. “Sospechábamos que el motivo era una respuesta inmunitaria mal dirigida, similar a la observada en pacientes con EM. Las defensas del cuerpo en realidad atacan la caseína, pero en el proceso también destruyen las proteínas involucradas en la formación de mielina”, explica Rittika Chunder, becaria postdoctoral en el grupo de investigación del profesor Stefanie Kürten, del Instituto de Anatomía del Hospital Universitario de Bonn.

La reactividad cruzada puede ocurrir cuando dos moléculas son muy similares, al menos en partes. Entonces, el sistema inmunológico, en cierto sentido, los confunde entre sí. “Comparamos la caseína con diferentes moléculas que son importantes para la producción de mielina. En el proceso, nos encontramos con una proteína llamada MAG. Se ve notablemente similar a la caseína en algunos aspectos, tanto que los anticuerpos contra la caseína también fueron activos contra MAG en los animales de laboratorio”, añade Chunder.

En ratones sanos, la mielina aislante (en negro) se ajusta cómodamente como una capa compacta alrededor de las fibras nerviosas, los axones
En ratones sanos, la mielina aislante (en negro) se ajusta cómodamente como una capa compacta alrededor de las fibras nerviosas, los axones FOTO: AG Prof. Kürten/Universidad de Bonn

Esto quiere decir que en los ratones que fueron tratados con caseína, las defensas del cuerpo se dirigieron contra la proteína MAG desestabilizando la mielina.

En cuanto a si se puede trasladar los resultados a las personas con EM, los investigadores sostienen que sí, ya que agregaron anticuerpos de caseína de ratones al tejido cerebral humano y estos se acumularon en las células responsables de la producción de mielina en el cerebro.

El estudio encontró que las células B en la sangre de las personas con EM responden de manera particularmente fuerte a la caseína. Presuntamente, las personas afectadas desarrollaron una alergia a la caseína en algún momento como resultado del consumo de leche. Ahora, tan pronto como consumen leche, requesón o yogur, el sistema inmunitario produce masas de anticuerpos contra la caseína. Debido a la reactividad cruzada con MAG, estos también dañan la vaina de mielina alrededor de las fibras nerviosas.