Cargando...

Actividad física

Así es la dieta militar para perder grasa y ganar músculo en tres días: los cambios en el cuerpo son impresionantes

Este plan está pensado para la restricción de calorías sin pasar excesiva hambre, además de reactivar el metabolismo y bajar de peso

En Resumen
La dieta militar es la más indicada para depurar el organismo y bajar volumen en poco tiempo, favoreciendo la quema de grasa Dreamstime

La operación bikini tiende a ser puesta en marcha después de las comidas copiosas de Navidad, con la que las personas nos apuntamos al gimnasio e intentamos perder grasa y bajar kilos en tiempo récord, con el fin de vernos bien con la llegada del verano. Algo que puede ser realmente complicado y que no todos consiguen, y entre todos los métodos, se encuentra el de la dieta militar, un método saludable para lograrlo en apenas tres días.

La dieta militar se trata de un plan de alimentación diseñado para perder hasta cinco kilos en solo una semana sin pasar excesiva hambre. Se trata de incluir comida real, sin necesidad de suplementos o batidos sustitutivos, e incluso se puede incluir algún capricho como el helado.

Perder peso en tiempo récord: cómo es la dieta militar, más eficaz que otras dietas y con la que no pasas hambre

También denominada como dieta de los tres días, se divide en dos partes: primero, seguir la dieta de forma estricta durante tres días, y después darse un descanso de cuatro días. Los alimentos en la dieta proporcionan energía, controlan los cambios de azúcar y no ralentiza el metabolismo como otras dietas. Son combinaciones, según explica TheMilitaryDiet, que están diseñadas para la quema de grasa, la pérdida de peso y la reactivación del metabolismo. Y además, para no pasar hambre.

En sí, la dieta requiere comer alimentos específicos para el desayuno, almuerzo y cena en el trascurso de tres días. Un plan extremadamente restrictivo en calorías; se trata de consumir, entre todas las comidas, entre 1200 y 1500 calorías diarias, y en los días de descanso, no sobrepasar las 1.600 calorías.

La dieta incluye una mezcla de proteínas, carbohidratos y grasas, aunque en pequeñas cantidades. Un ejemplo es comer café, naranja y pan en el desayuno, atún y pan en el almuerzo, y verdura, plátano, manzana y carne en la cena. Los alimentos pueden variar, pero no se deben comer bocadillos o bebidas alcohólicas, para no disparar las calorías, ya que provocan un aumento de peso.

No obstante, se debe tener especial cuidado, puesto que la restricción calórica conduce a la pérdida de peso pero también de agua y músculo, además que puede provocar algunos problemas como confusión mental, falta de sueño, mal humor y antojos que pueden convertirse en atracones.

Cargando...