Abuel@s made in La Mancha

Las residencias se reinventan después del coronavirus y celebran hoy con actividades lúdicas el Día del Abuelo

Residentes preparan manualidades en el centro Nuestra Señora de la Caridad, en Villarrobledo
Residentes preparan manualidades en el centro Nuestra Señora de la Caridad, en VillarrobledoMaría Ángeles LosaLa Razón

«Al principio se preocuparon mucho y se pusieron nerviosos, pero cuando hablamos con ellos se fueron tranquilizando hasta el punto de que eran los propios abuelos quienes se preocupaban por nosotros y nos daban ánimos. Ha sido muy emocionante para todos». Son palabras de María Ángeles Losa, responsable de la residencia de ancianos Nuestra Señora de la Caridad, en Villarrobledo, Albacete, que cuenta así cómo se han vivido estos meses en su centro durante la víspera de la celebración del Día de los Abuelos, este 26 de julio, San Joaquín y Santa Ana, padres de la Virgen María.

Hoy han preparado un día lleno de actividades, que incluye un aperitivo muy cuidado al haber logrado el premio al menú especial de residencias. María Ángeles es responsable de un centro que cuenta en la actualidad con cincuenta y ocho ancianos, que han tenido que hacerse con el mando y manejo de las nuevas tecnologías para ver a sus familiares. «Ellos lo entienden perfectamente, lo respetan y saben que es por su bien. Son conscientes de lo que ha ocurrido y que hay que tomar medidas de seguridad como la distancia o la restricción de visitas».

Ahora con el Día de los Abuelos, desde la dirección se pidió a los familiares la realización de vídeos que esta tarde verán con la felicitación de sus nietos e hijos. Han trabajado durante toda la semana diferentes manualidades con las que hoy decorarán todo el centro. Josefa es una residente muy especial. Octogenaria, no tiene nietos, pero dice que todos sus cuidadores son como si lo fueran. «Ellos son personas que sienten, piensan y que deben tener una oportunidad en esta última fase de sus vidas», señala muy emocionada María Ángeles.

Algo parecido indica María García, responsable de la residencia San Clemencio, en Malagón, Ciudad Real. Tiene otros cincuenta y ocho residentes a su cargo y también hoy celebrarán el Día del Abuelo. Han apostado por la grabación de vídeos en los que homenajearán a sus mayores, hechos por hijos y nietos que sienten la pena de no estar con ellos este día. «Ha sido muy duro para todos, pero hemos salido adelante. Muchos de ellos –dice María– han perdido facultades físicas debido al confinamiento en sus habitaciones, pero poco a poco, tratamos de recuperarlos». Ambas residencias están integradas en Acescam, la Asociación de Castilla-La Mancha de Residencias y Servicios de Atención a Mayores, una de las principales del sector. María Ángeles insiste en que «hay que luchar por ellos, se lo debemos, han dado todo su trabajo y esfuerzo y se merecen lo mejor». Han adaptado la residencia a la nueva situación y, por ejemplo, en el comedor, los ancianos comen separados, de dos en dos.

El presidente de la Junta, Emiliano García-Page, dijo precisamente el pasado viernes que la mejor forma de demostrar cariño a nuestros mayores es guardando todas las medidas de seguridad con ellos. El sector lo ha pasado mal, pero sus trabajadores creen firmemente en lo que hacen. Sófocles dijo que «los que en realidad aman la vida son aquellos que están envejeciendo». O dicho más modernamente ya por Roberto Carlos, mi querido, mi viejo, mi amigo. Feliz Día de los Abuelos.