España desciende al puesto 27 mundial en la práctica de test

Registra 213.589 pruebas por millón de habitantes desde el inicio de la pandemia, muy por detrás de Dinamarca, Mónaco, Rusia, Estados Unidos, Lituania, Bélgica o Portugal

A pesar del aumento en el número de pruebas que se ha producido desde los peores momentos de la pandemia, en donde apenas se realizaban PCR y test rápidos pese al impacto que entonces ocasionaba el SARS-CoV-2 a efectos de contagios y muertes, España no logra escalar posiciones en la comparativa mundial. De hecho, sigue bajando, lo que indica que otros estados avanzan más rápido en la detección de casos.

En total, nuestro país ha realizado hasta la fecha 7,6 millones de pruebas PCR entre su población, lo que arroja un saldo de algo más de 162.000 por cada millón de habitantes. Wordometers, un contador web en tiempo real de los datos sobre la evolución de la pandemia, elevaba ayer por la mañana esta proporción hasta las 213.589 por millón de habitantes, al incluir también en el cómputo global otro tipo de pruebas de detección como las serológicas o los test rápidos. En este particular ránking, España no figura en el «top ten» de los países con mayor número de pruebas practicadas. Ni siquiera se encuentra entre los 20 primeros.

En concreto, aguanta a duras penas en el puesto 27, muy por detrás de estados pequeños pero también de otros grandes de todo el planeta. La estadística comparada sitúa, por ejemplo, a la cabeza a las Islas Feroe, con 2.233.554 pruebas por millón de habitantes, lo que equivale a decir que toda su población, formada por 48.900 habitantes, se ha sometido a los test más de una vez.

Esta circunstancia sucede también en el caso de Andorra, que contabiliza 1.778.458 pruebas realizadas por millón de habitantes; Mónaco, con 1.321.993; Gibraltar, con 1.170.263, y Luxemburgo, que contabiliza 1.170.263 detecciones del Covid-19 por millón de habitantes. Aunque muchos de los que figuran por delante de España son pequeños territorios con una población escasa en comparación, en la lista figuran también países más extensos y/o poblados.

Por delante de nosotros figuran por ejemplo, Rusia, con 280.262; Estados Unidos, con 278.828 pruebas realizadas por millón de ciudadanos; Reino Unido, con 283.897. También están por delante países europeos como Lituania, Dinamarca, Bélgica y Portugal, aunque nuestro país sí registra más test por millón de habitantes que otras naciones de nuestro entorno como Italia, Francia o Alemania.

La práctica de test, considerada esencial por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para poder detectar las infecciones y frenar su propagación, fue uno de los lastres que arrastró nuestro país durante la primera oleada de coronavirus. Su impacto favoreció que España encabece las estadísticas de mortalidad de todo el planeta. Con las cifras que arroja el INE o el propio Instituto de Salud Carlos III, nuestro país es el que contabiliza un mayor número de muertos por millón de habitantes. Con las cifras oficiales del Gobierno se sitúa entre los cinco primeros. La falta de estos test fue precisamente motivo de polémica durante los meses más crudos de la pandemia. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, destacó que España se situaba entre los países que más pruebas realizaban, pero sus datos fueron rectificados a nivel internacional, al ratificarse que las cifras eran menores de lo que se decía por parte del Ejecutivo.

Aunque España ha triplicado prácticamente el número de pruebas desde el final de la primera oleada de Covid-19, el alto porcentaje de positivos detectado sugiere que deberían hacerse muchas más. En concreto, cerca de un 10% de los análisis confirman una infección, el doble de lo que la Organización Mundial de la Salud (OMS) considera como deseable para que pueda afirmarse que la circulación del virus se encuentra bajo control.

Las comunidades con un porcentaje más elevado de «positividad» son Madrid, Castilla-La Mancha y Aragón, y la que lo registra más bajo es Asturias, un territorio que está sorprendiendo a los especialistas en Epidemiología por el buen control que ha logrado de contagios entre su población.

En este particular aspecto, España se encuentra también a la zaga de la Unión Europea, al registrar el mayor número de infectados detectados en proporción a los test realizados, muy por delante del resto de los países.