Pfizer dice que la variante sudafricana podría reducir significativamente la protección de su vacuna

Un estudio realizado por la propia compañía y la Universidad de Texas detecta una reducción de anticuerpos cercana al 66%

Una enfermera muestra una vial de la vacuna de Pfizer en Panama
Una enfermera muestra una vial de la vacuna de Pfizer en PanamaERICK MARCISCANOREUTERS

Pfizer y BioNTech han anunciado los resultados de un estudio que aporta datos sobre la capacidad de su vacuna para neutralizar la variante sudafricana del coronavirus. La investigación, realizada por Pfizer y la Universidad de Texas (Estados Unidos), sugiere que esta cepa sudafricana puede reducir en dos tercios la protección de los anticuerpos de la vacuna y no queda claro si la inyección será efectiva contra la mutación.

La farmacéutica explica que aunque los resultados del estudio indican una reducción en la neutralización del virus con todas las mutaciones de la glicoproteína de la espiga de la variante sudafricana, “todos los sueros neutralizaron todos los virus probados”, a pesar de la reducción de anticuerpos. Aun así, las farmacéuticas están hablando con los organismos reguladores sobre el desarrollo de una versión actualizada de su vacuna de ARNm o de una inyección de refuerzo, si fuera necesario.

El estudio, publicado en la revista científica ‘The New England Journal of Medicine’, investigó el conjunto completo de mutaciones de la variante sudafricana (también conocida como linaje B.1.351) de la espiga. Para ello, se produjeron tres virus recombinantes modificados genéticamente. Uno de los virus tenía el conjunto completo de mutaciones de la glicoproteína de la espiga encontradas en la variante sudafricana y los otros dos tenían subconjuntos de estas mutaciones.

Los investigadores probaron el virus modificado en sangre tomada de gente ya vacunada y encontraron una reducción del 66% en el nivel de anticuerpos comparados con su efecto en la versión más común del virus, mayoritaria en los ensayos estadounidenses.

Ya que aún no hay referencias establecidas que determinen qué nivel de anticuerpos es necesario para protegerse del virus, no está claro si esa reducción en dos terceras partes hará que la vacuna deje de ser eficaz contra esa variante, que se está extendiendo por todo el mundo.

“Hasta la fecha no hay pruebas clínicas de que el virus variante sudafricano escape a la protección en personas vacunadas. No obstante, Pfizer y BioNTech están dando los pasos necesarios, realizando las inversiones adecuadas y entablando las conversaciones oportunas con los organismos reguladores para estar en condiciones de desarrollar y solicitar la autorización de una vacuna de ARNm actualizada o de refuerzo una vez que se identifique una cepa que reduzca significativamente la protección de la vacuna “, avanzan en un comunicado.

En concreto, Pfizer y BioNTech están evaluando actualmente la neutralización del SARS-CoV-2 con las mutaciones del pico de la cepa brasileña, así como las mutaciones de otras variantes emergentes del SARS-CoV-2, y siguen realizando estudios para controlar la eficacia de la vacuna en el mundo real. Asimismo, las compañías creen que la flexibilidad de la plataforma de vacunas de ARNm propiedad de BioNTech es “muy adecuada para desarrollar nuevas variantes de la vacuna si es necesario”.