Un registro nacional de mascotas para reducir los abandonos

El PP propone una base de datos nacional de animales de compañía en colaboración con las comunidades

Dos perros en un refugio temporal para animales
Dos perros en un refugio temporal para animalesTATYANA ZENKOVICHEFE

Una de las promesas de la Dirección General de Derechos de los Animales fue la creación de un registro nacional de animales de compañía. Pero tras un año en el cargo, lo único que se ha conocido sobre el proyecto son una serie de reuniones con la Red Española de Identificación de Animales de Compañía (REIAC) e informaciones sobre una tarjeta identificativa conocida como DNI para animales. Mientras tanto, en el Congreso de los Diputados se suceden las proposiciones no de ley para que se aplique finalmente un registro nacional de mascotas. La última ha sido una proposición registrada por el Grupo Parlamentario Popular en el Congreso.

En ella, piden establecer, en coordinación y colaboración con las comunidades autónomas, un Registro Nacional de Animales de Compañía, «cuya base de datos contemple las anotaciones de interés para su identificación desde cualquier punto del Estado, tratándose de la fuente de información única para los registros internacionales». Asimismo, piden establecer un mecanismo de acceso al Registro Nacional de Animales de Compañía, generalizado y controlado, ajustado a la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal.

El Partido Popular explica que las administraciones autonómicas son las competentes en la protección de animales de compañía y han legislado al respecto, aunque puedan existir variaciones en la normativa de una comunidad a otra. «Uno de los temas en los que más se ha avanzado y ha generado claros beneficios para las mascotas y propietarios, ha sido la implantación de sistemas de identificación», aseguran los populares. Así, señalan que las mascotas, especialmente los perros, pero también gatos y otros animales de compañía, tienen la obligación de estar identificadas y registradas por ley. «La imposición del sistema de identificación electrónica, transpondedor o, más comúnmente conocido como, microchip, junto con la obligación de estar inscritos en los correspondientes registros autonómicos, ha supuesto un avance en el control sanitario y en la seguridad de los animales»., afirman. El Partido Popular apunta también que los propietarios tienen con el microchip mayores garantías sobre la recuperación de sus mascotas y parece existir una correlación sobre la reducción de los casos de abandono. Igualmente, se incrementa la corresponsabilidad de los propietarios sobre la tenencia de animales de compañía.

«Por lo general, la implantación del microchip corresponde a un veterinario habilitado expresamente por la administración y la gestión del registro autonómico recae sobre los colegios profesionales de veterinarios”, añaden. Así, cada comunidad autónoma ha puesto en funcionamiento su propio registro, que están funcionando bien en cada ámbito territorial. «La importancia del registro traspasa nuestras fronteras. Europetnet es la red europea de animales de compañía y PETMAXX trabaja a nivel mundial, y en ambas se puede hacer consultas en caso de pérdida de animales de y desde otros países», apuntan.

Recopilación de datos

Sin embargo, lamentan que no exista en España un Registro Nacional único de competencia estatal y amparado por la normativa nacional, que recopile de forma uniforme los datos de contacto de todos los animales registrados. La REIAC, una asociación sin ánimo de lucro, ha venido a suplir esta carencia. «Es fundamental seguir promoviendo la identificación y el registro de los animales de compañía, pero surgen nuevos conflictos; cuando en un viaje o traslado a otra comunidad autónoma se pierde un animal o que el animal sea capaz de desplazarse hasta territorios próximos, a su lugar de origen, en otra comunidad autónoma. En caso de robo, el animal puede ser trasladado a otras regiones. También puede tratarse de cadáveres hallados por las fuerzas de seguridad, abriéndose un protocolo de identificación, por una posible infracción administrativa», concluyen, desde el Partido Popular.