30.000 mayores de 70 años han muerto de coronavirus sin pasar por una UCI

El Instituto Carlos III registra 36.293 fallecidos y solo 6.346 ingresos en críticos desde mayo

Trabajadores de un tanatorio trasladan el cadáver de un anciano fallecido por Covid-19 en el interior de su domicilio en Barcelona
Trabajadores de un tanatorio trasladan el cadáver de un anciano fallecido por Covid-19 en el interior de su domicilio en BarcelonaEmilio MorenattiAP

Alrededor de 30.000 mayores de 70 años infectados por el virus SARS-CoV-2 han muerto de Covid-19 en España desde el 10 de mayo del pasado año sin haber recibido atención especializada en una unidad de cuidados intensivos (UCI). Son las desgarradoras cifras que se desprenden de la estadística semanal que ofrece el Instituto de Salud Carlos III con información de la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica.

Dichas estadísticas miden de forma detallada el impacto causado por la enfermedad a partir de esa fecha, cuando ya había concluido en nuestro país la devastadora primera ola que cogió por sorpresa al Sistema Nacional de Salud (SNS) para hacer frente a la avalancha de enfermos que llegaba a los centros de salud y hospitales a partir de marzo de hace justo un año.

El informe, que recopila precisamente información de los últimos diez meses, revela en concreto que desde el 10 de marzo de 2020 al 10 de marzo de 2021 se han contagiado por el coronavirus 360.054 personas de más de 70 años en nuestro país. De ellas, 102.585 tuvieron que ser hospitalizadas, y 6.346 fueron ingresadas en una UCI. Sin embargo, la cifra global de fallecidos en este grupo de edad supera con creces a la de los que recibieron atención en una unidad de críticos en cualquier hospital. El número de fallecidos por Covid-19 es de 36.293.

Mayores muertos por covid sin atención en UCI FOTO: Teresa Gallardo

El informe del Instituto Carlos III muestra que esta tendencia es más acusada a medida que avanza la edad de los contagiados. En el periodo analizado se detectan, por ejemplo, 184.015 casos de coronavirus en mayores de 80 años. De ellos, 61.715 fueron ingresados en las camas convencionales de agudos de los hospitales, lo que representa más de un tercio –un 33,5%, exactamente–. Sin embargo, solo 1.079 –un 0,6%– recibieron atención en UCI. La cifra de muertes, sin embargo, se dispara hasta las 27.635, lo que supone un 15% de los infectados. Las estadísticas revelan de este modo que alrededor de 26.500 personas de más de 80 años han fallecido en España en los últimos diez meses sin llegar a recibir atención por una unidad de críticos.

El informe del Instituto Carlos III también muestra esta tendencia en el grupo de edad que va desde los 70 a los 79 años. Desde mayo se han infectado 176.039 personas adscritas a amplia franja de edad. De ellas, 40.880 personas –un 23,2%– ha tenido que ser hospitalizada y un 3%, 5.267 personas exactamente, han recibido atención especializada en una UCI o servicio análogo. Sin embargo, el número de fallecidos es mayor, alcanzando los 8.658 –un 4,9% de los contagiados encuadrados dentro de esa franja–. De ello se desprende que 3.412 personas con edades comprendidas entre los 70 y los 79 años han muerto sin ser ingresadas en alguno de estos servicios ultraespecializados.

Los datos recopilados por el instituto no muestran esta brecha entre el número de fallecidos y de ingresados en UCI en grupos de menos de 70 años. Por ejemplo, en el encuadrado entre los 60 y 69 años se han registrado 276.483 infecciones, pero la cifra de fallecidos -3.855, el 1,4%- es ya menor que la de atendidos en unidades de críticos -5.989, el 2,2%-. Otro tanto sucede en el grupo de entre 50 y 59 años. En él se contabilizan 435.890 infectados. De ellos, 3.854 acabaron ingresados en la UCI, un 0,9%, y 1.470 fallecieron por la Covid-19, un 0,3% del total.

Los datos correspondientes a todas las edades revelan además que 7,2 de cada cien infectados por coronavirus acaban ingresando en las camas de agudos de un hospital. De ellos, un 0,7% precisó de atención crítica en la UCI por empeorar de forma grave su estado de salud, y un 1,4% terminó falleciendo. La tasa de letalidad se ha ido disparando en España desde el pasado diciembre de 2020. Al principio de ese mes, apenas superaba el 9% en los infectados mayores de 80 años. Ahora supera el 15%, a pesar de que los datos coinciden con más de dos meses de campaña de vacunación anticovid.