Sanidad presionará para alargar el plazo de administración de las segundas dosis de AstraZeneca

Pedirá a las comunidades que esperen hasta que concluya el ensayo que analiza la pauta de vacunación combinada con Pfizer a los menores de 60

Thumbnail

O administrar la segunda dosis de AstraZeneca a los menores de 60 que ya tienen la primera dosis. O esperar los resultados del ensayo CombiVacs que analiza la pauta de vacunación combinada con Pfizer. Esas son las propuestas que la Ponencia de Vacunas trasladará el viernes a los técnicos de las comunidades reunidos en la Comisión de Salud Pública. No obstante, la ministra de Sanidad, Carolina Darias, presionará para que las regiones esperen a que concluya el estudio, a mediados de marzo, aunque hay algunas como Andalucía y Madrid que llevan tiempo pidiendo que se termine de vacunar a los jóvenes con Oxford.

“La ministra tiene su opinión, pero respetará la decisión que se tome en la Comisión”, ha subrayado Darias. La ficha técnica de AstraZeneca indica que el plazo de administración de la segunda dosis no debe sobrepasar las 12 semanas, pero Darias defiende que países como Irlanda lo han alargado hasta las 16. “Hay razones fundadas para poder ampliar la toma de decisión hasta que tengamos las conclusiones del ensayo”, ha incidido. A este respecto, ha anunciado que mañana terminará la administración del pinchazo de Pfizer a los 600 voluntarios de este estudio del Instituto Carlos III y que a mediados de mayo se tendrán las primeras evidencias. En ese sentido, ha recordado que países de nuestro entorno como Alemania, Francia, Suecia y Finlandia ya están inyectando la segunda dosis de Pfizer a los jóvenes vacunados con AstraZeneca, pero que “España esperará a tener evidencia científica”.

Con esta decisión, Sanidad deja en vilo a más de dos millones de personas menores de 60 años (500.000 en la Comunidad de Madrid) que tienen vacunados con la primera de AstraZeneca. La mayoría son trabajadores esenciales, incluidos en el grupo 6 de la Estrategia de Vacunación. En un principio, España empleó este suero en empleados menores de 55. Después, amplió el rango a toda persona menor de 60 años. Pero, tras la confirmación de la Agencia Europea del Medicamento (EMA) del posible vínculo entre AstraZeneca y los eventos trombóticos aislados (ocurridos sobre todo en mujeres jóvenes), Sanidad cambió radicalmente la pauta de actuación. Desde entonces, limita su uso en personas de entre 60 y 70 años.

El intervalo de tiempo entre la primera dosis y la segunda es de 8 a 12 semanas. De esta forma, los primeros vacunados con AstraZeneca deberían recibir la segunda inyección ya la semana que viene. Pero Sanidad apuesta por ampliar el plazo otras cuatro semanas, pese a que la EMA se ha mostrado rotundamente contraria. El viernes pasado, la agencia europea presentó las conclusiones de un nuevo estudio sobre los beneficios de la vacuna de Oxford y el riesgo de coágulo. Y la respuesta fue clara: es segura para todos los grupos de edad. Además, el director ejecutivo adjunto del organismo, Noël Wathion, agregó que «los datos no respaldan la estrategia de retrasar o evitar administrar la segunda dosis de la vacuna de AstraZeneca” e incidió que “para aquellos que no reciban la segunda dosis, no hay datos suficientes para hacer una recomendación alternativa”.

La ministra ha intentado defender su postura asegurando que la EMA no ha desaconsejado la mezcla de vacunas. “Lo que ha dicho es que no hay evidencias científica y nosotros lo que estamos haciendo es generarla” y ha recordado que la agencia europea dejó la decisión en manos de los gobiernos. Preguntada sobre si la negativa de usar AstraZeneca en menores de 60 se debe a la falta de dosis y a los continuos retrasos en el envío por parte del laboratorio, la ministra lo ha negado: “No hay ningún problema, de hecho el viernes recibiremos 1,5 millones de dosis, la mayor partida hasta el momento”.