Salud

“La salud masculina está en crisis”

Los hombres mueren “demasiado jóvenes”, y no prestan la atención suficiente a su estado de salud, señala Roger Abad, director de la Fundación Puigvert

El movimiento «movember» empezó en 2003  con 30 jóvenes que se dejaron bigote para apoyar un amigo con cáncer, en 15 años ha recaudado más de 654 millone y se ha convertido en un movimiento mundial como demuestra la campaña de Netflix de 2019
El movimiento «movember» empezó en 2003 con 30 jóvenes que se dejaron bigote para apoyar un amigo con cáncer, en 15 años ha recaudado más de 654 millone y se ha convertido en un movimiento mundial como demuestra la campaña de Netflix de 2019

Arranca Movember, movimiento internacional que anima a los hombres a dejarse crecer el bigote durante el mes de noviembre para dar visibilidad y luchar contra problemas específicos relacionados con la salud masculina. Y es que, según señala Roger Abad, director Fundación Puigvert, especializada en Urología, Nefrología, Andrología y Medicina Reproductiva, “la salud masculina está en crisis y no solo porque los hombres mueran demasiado jóvenes, sino porque no prestan la atención suficiente a algunos aspectos de su salud”.

Según los resultados de la encuesta “Men’s health perceptions from around the globe, existe una contradicción entre la percepción que tienen los hombres sobre cómo gestionan su salud y su comportamiento real, porque ocho de cada diez hombres considera que su salud es buena, pero tan solo el 47 % opta por hacerse revisiones regulares. Además, la encuesta concluye que seis de cada siete hombres “se sienten lo suficientemente confiados para gestionar su propia salud”.

Según subraya la Fundación, el cáncer de próstata es el cáncer más común entre los hombres (la cuarta causa de mortalidad por cáncer) y se suele dar a partir de los 50 años. Un estudio pionero lo ha vinculado por primera vez con el microbioma intestinal. En el trabajo, realizado por la Clínica Cleveland, en Estados Unidos, los investigadores han demostrado que las moléculas vinculadas a la dieta en el intestino están asociadas con el cáncer de próstata agresivo, lo que sugiere que las intervenciones dietéticas pueden ayudar a reducir el riesgo.

Este importante hallazgo se ha logrado a través del análisis de casi 700 pacientes y pueden tener implicaciones clínicas para el diagnóstico y la prevención del cáncer de próstata más letal. “Descubrimos que los hombres con niveles más altos de ciertas moléculas relacionadas con la dieta son más propensos a desarrollar un cáncer de próstata agresivo”, afirma la doctora Nima Sharifi, directora del Centro de Investigación de Enfermedades Genitourinarias de la Clínica Cleveland.

Por otro lado, el cáncer de testículos es más prevalente entre varones jóvenes. Se presenta con una prevalencia del 0,5 al 1,5% de los tumores del sexo masculino, con aproximadamente 49.000 nuevos casos al año en todo el mundo. El número de pacientes con nuevo diagnóstico se ha incrementado en los últimos 50 años. Las tasas de incidencia más altas del mundo se encuentran en las poblaciones caucásicas, especialmente en países del norte de Europa (Suiza, Alemania, Dinamarca, Austria y Noruega). En España, el último informe epidemiológico de Globocan 2012 reporta cerca de 823 casos nuevos, diagnosticados por año, lo cual representa cerca del 0,6%. La probabilidad de desarrollar cáncer testicular es de uno entre 250 (0,4%), aunque la incidencia varía en función de las razas.

El doctor adjunto de la Unidad de Urología Oncológica del Servicio de Urología de la Fundación Puigvert, Francesco Sanguedolce, ha remarcado que “lo más importante es hacer diagnóstico precoz por parte de los urólogos para realizar una correcta estratificación de riesgos. Y para hacerlo, lo mejor es empezar cuanto antes”.