La chulería se paga: la Guardia Civil localiza en las redes sociales a los autores de conducción temeraria

Puestos a disposición cuatro motoristas que realizaban “caballitos” en medio de una carretera

Publicar los vídeos de “hazañas” en la conducción puede costar caro a sus autores. Cuatro motoristas han sido identificados -por agentes del Grupo de Investigación y Análisis de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil (GIAT)-, y puestos a disposición judicial por presunto delito de conducción de un vehículo a motor con temeridad manifiesta, poniendo en concreto peligro la vida o integridad física de las personas. En cualquier caso, publiquen o no las grabaciones, los agentes persiguen estas actuaciones contrarias a la ley.

Agentes del GIAT del sector de Tráfico de la Guardia Civil en Canarias detectaron la difusión de un vídeo en redes sociales, en el que se observaba a varias personas en sus motocicletas circulando por la carretera TF-523, conocida como la “subida a Los Loros”. Los denunciados realizaban “caballitos” de forma coordinada y ponían en riesgo su propia integridad física, como la del resto de usuarios de la vía.

Los agentes iniciaron gestiones para la identificación de los conductores y la localización de las motocicletas, y finalmente identificaron a los cuatro implicados en los hechos. Tienen entre 28 y 34 años, vecinos de Santa Cruz de Tenerife, a los que se les acusa de un delito de conducción de un vehículo a motor con temeridad manifiesta y poniendo en peligro la vida o integridad física de las personas.

Los cuatro motoristas, conforme a lo establecido en el Código Penal, por el presunto delito de conducción temeraria, se pueden enfrentar a una pena de prisión de seis meses a dos años y a la privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores entre uno y seis años.

La Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil cuenta con el Grupo de Investigación y Análisis, un grupo formado por 178 guardias civiles especializados que tienen la sede central en Madrid, pero que están presentes en cada uno de los sectores de Tráfico de cada provincia. Su cometido es investigar posibles delitos relacionados con la seguridad vial, desde excesos de velocidad, conducción temeraria, documentación falsa o fraudes en los exámenes de conducir, entre otros. Este grupo está permanentemente atento a la prevención, persecución y denuncia de estas conductas ante el evidente y grave riesgo que suponen para la Seguridad vial. Las redes sociales, la deep web y la colaboración ciudadana son fundamentales para comenzar una nueva investigación.