La OMT refuerza su papel como agente clave para la recuperación del turismo, post COVID

El Secretario General de la OMT, Zurab Pololikashvili, agradeció al gobierno español la puesta en marcha en Madrid de la vigésima cuarta reunión de la Asamblea General de la organización

Secretario General de la Organización Mundial del Turismo (OMT), Zurab Pololikashvili y Zoritsa Urosevic, Directora Ejecutiva de la OMT, responsable de los departamentos de Ética, Cultura, Responsabilidad Social, Innovación
Secretario General de la Organización Mundial del Turismo (OMT), Zurab Pololikashvili y Zoritsa Urosevic, Directora Ejecutiva de la OMT, responsable de los departamentos de Ética, Cultura, Responsabilidad Social, InnovaciónUWTOUWTO

Viajar no es solo un placer o un privilegio, sino también un lazo de unión y aprendizaje entre las múltiples y diversas culturas que existen en todo el mundo. Su valor e importancia ha crecido de forma exponencial a través de los años, al convertirse en una palanca económica para muchos países y millones de personas, que invierten y viven del turismo.

Si bien el sector turístico a nivel global se encontraba en pleno crecimiento, la irrupción del COVID-19 el año pasado, frenó en seco la industria, recibiendo el mayor golpe de las últimas décadas, ya que las medidas de confinamiento y el cierre de fronteras a fin de frenar el contagio, devastó el sector. Concretamente, en los dos últimos años el mundo registró pérdidas de más de 1.000 millones de llegadas de turistas en todo el mundo y una caída económica superior al billón de dólares.

Ahora que lo peor ha pasado, el nuevo reto desde hace meses es impulsar el sector y recuperar lo perdido durante la pandemia. Así, grandes entidades como la Organización Mundial del Turismo (OMT) se han convertido en una pieza “clave” para el sector, por ser defensores y propulsores de políticas estratégicas a favor del turismo.

Precisamente, nos encontramos a solo una semana de la celebración de la Vigésima cuarta reunión de la Asamblea General de la OMT, uno de los eventos más importantes de la organización, en la cual se hará un balance de la gestión del Secretario General de la Organización Mundial del Turismo (OMT), Zurab Pololikashvili, durante el periodo 2018-2021, además de establecer diversos acuerdos que harán más sólido y sostenible el sector turístico en esta nueva era Post Pandemia.

La Asamblea, es tradicionalmente un esperado evento mundial en el que diversas naciones compiten por ser su sede, pues supone una gran oportunidad para el país anfitrión al concentrar a grandes líderes globales del sector.

Inicialmente, la actual edición se iba a celebrar en Marruecos, pero el país renunció a este proceso debido a su situación sanitaria y las limitaciones de movilidad establecidas por las autoridades marroquíes. Ante esta vicisitud, España, a sabiendas de su importancia, realizó grandes esfuerzos para acoger en Madrid la convención que se desarrollará del 30 de noviembre al 3 de diciembre. En esta línea, el Secretario General de la OMT agradeció a través de LA RAZÓN, al gobierno español la puesta en marcha del evento en la capital española.

Pololikashvili ha considerado que “estamos ante la oportunidad de trabajar, de forma conjunta, en un turismo más sostenible, inclusivo y resiliente, un nuevo modelo adaptado a la realidad en el que la OMT ya ha tomado la iniciativa con una clara apuesta por la seguridad, la confianza y la innovación”.

En estos tiempos tan difíciles, la OMT ha liderado el plan de recuperación turístico global (Programa de Asistencia Técnica para la Recuperación del Turismo), un documento con tres líneas de actuación (Recuperación económica, Resiliencia y Marketing y Promoción), que ha recibido una acogida muy positiva por parte de los estados miembros, ya que en mayo de 2021 el 89% manifestaron estar satisfechos o muy satisfechos con el trabajo realizado por la OMT durante el periodo de pandemia y el manejo de la situación, según se recoge en el informe al respecto de la “Encuesta sobre prioridades de los estados miembros para 2022-2023″.

De hecho, el periodo de cierre que trajo consigo la COVID alumbró proyectos de refuerzo del valor de la seguridad y la confianza, como fue el primer “Código Internacional para la Protección de los Turistas”, la creación del Informe sobre Restricciones a los Viajes o el Global Tourism Crisis Committee, un órgano compuesto por países y organizaciones de las Naciones Unidas para aportar apoyo real y estadístico en las medidas coordinadas para afrontar la crisis.

Dentro de la organización también hubo grandes logros e importantes reformas, a fin de fortalecer el órgano en consonancia con las directrices de las Naciones Unidas. Una de las medidas destacadas más recientes, es la apuesta por la figura de Zoritsa Urosevic como nueva Directora Ejecutiva de la OMT.

Urosevic es la nueva responsable de los departamentos de Ética, Cultura, Responsabilidad Social, Innovación, entre otros, por su impecable carrera profesional de más de tres décadas de experiencia en Alta Dirección Institucional y turismo, desde que su incorporación a la OMT en 2006. De esta manera, se convierte en la primera mujer que accede a un puesto de esta responsabilidad en la Organización.

Por otra parte, en aras de la diversificación y el crecimiento de servicios en el mundo, se ha puesto en marcha su Oficina Regional en Oriente Medio, con sede en Riad (Arabia Saudí), centro de coordinación de las políticas e iniciativas de los trece estados miembros de la OMT en la zona.

Finalmente, Zurab Pololikashvili ha insistido en la vocación de servicio de la OMT para con el turismo en el mundo, el que considera “un sector esencial para la recuperación inclusiva de nuestros países tras la pandemia y para el que estamos sentando las bases en esa senda creciente”.