Así se insulta en España: estos son los más usados en cada zona y los típicos de cada provincia

Nuestro país es rico en insultos, tanto el castellano como el resto de lenguas españolas están repletas de palabras para meternos con el prójimo

Estos son los insultos más utilizados en España
Estos son los insultos más utilizados en España FOTO: La Razón (Custom Credit)

Txotxolo, bobochorra, cagabandúrries, mitja merda, tontolpijo, tontopollas, bacín, jartible... Que los españoles decimos muchos “tacos” es algo que sorprende a los extranjeros que visitan nuestro país. Se cuelan en nuestras conversaciones más cotidianas y los usamos de forma inconscientes, como latiguillos o expresiones que sirven para reforzar nuestras palabras. Es riquísimo nuestro vocabulario a la hora de conjugar, combinar o ensamblar palabrotas.

Del mismo modo, y unido con lo anterior, el español es un idioma como pocos para insultar, fruto de una larga tradición de cainismo muy arraigada. Hay insultos tan unidos a nuestro idiomas que son una seña de identidad patria, pero luego cada comunidad autónoma, cada provincia, cada comarca incluso tiene sus propios insultos, lo cual multiplica casi hasta el infinito el listado.

Los tres más comunes en toda España

“Gilipollas’, “imbécil” y “cabrón/cabrona” son los improperios más frecuentes en España, según un estudio de la Universidad de Nebrija, a los que habría que unir hasta completar el “top ten” nacional, “subnormal”, “hijoputa/hijaputa”, “tonto/tonta”, “idiota”, “puto/puta”, “capullo/capulla” y “payaso/payasa”.

Según este mismo estudio, realizado mediante un sencillo cuestionario en el que los participantes indicaban sus tres insultos más usados, se recopilaron 83 palabras diferentes usadas como ofensas de manera consistente, una cifra que está muy lejos de los cientos de términos que la lengua española refleja como insulto. La investigación mostró diferencias regionales en el uso y abuso de los insultos, si bien gilipollas es el rey de los mismos. Los tres insultos más frecuentes por comunidad autónoma son:

  • Gilipollas, imbécil, cabrón/cabrona: Principado de Asturias, País Vasco, Comunidad Foral de Navarra, Aragón, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Comunidad de Madrid, Cataluña, Comunitat Valenciana e Illes Balears
  • Gilipollas, imbécil, hijoputa/hijaputa: Cantabria
  • Gilipollas, imbécil, subnormal: Galicia, Extremadura y Región de Murcia
  • Gilipollas, imbécil, idiota: La Rioja
  • Gilipollas, cabrón/cabrona, hijoputa/hijaputa: Andalucía
  • Gilipollas, cabrón/cabrona, subnormal: Canarias

El estudio muestra que los más jóvenes usan más gilipollas, mientras que el uso de cabrón aumenta a medida que la gente cumple años.

En cualquier caso, y más allá de estos insultos “nacionales”, existen los locales, de los cuales, según varios estudios realizados, los propios de cada provincia serían:

Galicia

  • Langrán: El langrán es aquella persona vaga por naturaleza. Aquel que tiene alergia al trabajo. Es bastante probable que en alguna ocasión hayas hecho el langran sin saberlo.
  • Baldreu: La palabra baldreu sirve para dar nombre a la piel fina y curtida de oveja que sirve para hacer guantes. Respecto al insulto, el baldreu es una persona sucia.
  • Parvo: En castellano, parvo es sinónimo de pequeño. No obstante, en gallego se convierte en un insulto universal que va desde el clásico ‘tonto’ hasta el ‘burro’ y ‘alelado’.
  • Tolleito: El tolleito es esa persona con menos luces que un barco fantasma.
  • Barallocas: Que habla en exceso o sin sentido.
  • Bulebule: Que todo toca y se estropea. Eso no tiene fin.
  • Cacholán: Que persista en sus ideas o actitudes, incluso ante evidencias de estar equivocado o haciendo mal.
  • Caguiñas: Tímidos, chaíñas, cobardes, cagainas, cagaíñas, cagán, cagarolas.
  • Chapón: Persona que come con avidez. .
  • Chocalleiro: Quien tiene la costumbre de decir o hacer chocalladas (bromaso chistes de dudoso gusto).
  • Farfallón: Que tiene muy poco cuidado en su trabajo.
  • Fazañeiro: Que se jacta de sus hazañas.
  • Garatuxeiro: Que ensalza a los demás en exceso. Loamiñeiro.
  • Lareta: Indiscreta, que todo lo cuenta.
  • Moinante: Astuto y zalamero, se aplica a la persona que usa métodos cariñosos para conseguir lo que quiere.
  • Pailán: ignorante, inculto. Payaso.
  • Palabreiro: Persona que promete muchas cosas y luego no las cumple.
  • Pándego: Se dice de la persona amiga de las farras y diversiones.
  • Panxolas: Se dice que sabe captar la voluntad de otro con el engaño y el elogio.
  • Rexoubón: Intrigante, que suele hablar mal de otras personas.
  • Rifeiro: Se dice de alguien que es amigo de andar en riñas o peleas.
  • Trampuzas: Persona involucrada en negocios sucios.
  • Zalapastrán: Persona sucia y desarreglada. Zarrapastroso

Asturias

  • Babayu: En castellano, babayu puede traducirse como alguien a quien se le cae la baba. Hablamos de una persona tonta, simplona, idiota o necia. También se suele utilizar como sinónimo de fanfarrón o engreído.
  • Gochu: Sucio, malhablado, indecente.
  • Faltosu: Que ofende y/o falta al respeto a algo o a alguien. Además, en función del contexto y tono con el que se emplea el termino, también puede significar falto de juicio: «tontu», «fatu», «boborolo»…
  • Fartón: Que come mucho y sin mesura.
  • Charrán: Que habla mucho pero sin decir nada en realidad. También puede referirse a quien no sabe guardar un secreto.
  • Pufista: Persona que se embarca en empresas y negocios con nefastos resultados económicos. También puede referirse a quien deja una deuda pendiente.
  • Pacón: Que carece de sentido crítico y sigue la opinión de la mayoría. Se asemeja al termino recientemente popularizado “cuñado”.
  • Carapijo: Es la forma en la que un asturiano se refiere a quien previamente le haya ofendido gravemente.

Cantabria

  • JARCIA: Persona que no es de fiar o calaña. También se emplea para nombrar al montón de desperdicios.
  • Palajustrán: Persona con intención de hacer daño.
  • Venigroso: Aquel que suelta veneno por la boca
  • Lumia: Joven estirada o repelente.
  • Baldragas: De carácter débil.
  • Babarrión: Bobo. El tonto del pueblo.
  • Mondregote: Persona con un ego muy subido.
  • Bisunto: Guarro, que no se lava.
  • Talingón: Mala persona.
  • Fardel: Persona mal arreglada.
  • Papardo: Urbanista que llega a los pueblos queriendo ir de listo.

País Vasco

  • Kaiku: Además de ser un tipo de chaqueta típica vasca y un cuenco de madera, ‘kaiku’ se emplea para llamar ‘tonto’ a una tercera persona.
  • Kakati: Una persona miedosa es una auténtica kakati. Como habrás podido deducir, kakati equivale al castellano ‘cagón’ o miedoso.
  • Txoriburu: Esta palabra proviene del euskera “txori” (pájaro) y “buru” (cabeza). A la hora de calificar a alguien de ‘txoriburu’ estamos diciendo que es un cabeza de chorlito que dice las cosas sin pensar.
  • Artaburu: Significa «mazorca», pero su significado en este contexto es tonto.
  • Ganorabako: Su origen está en la mezcla de las palabras ganora (destreza o carácter) y bako (sin), y la usamos para referirnos a una persona apática, que hace las cosas sin fundamento y sin prestar mucha atención.
  • Txotxolo: Otra de las tantas palabras con las que podrás llamar a alguien «tonto» o «lerdo» en euskera.
  • Tontolapiko: Aunque «tonto olla» sería la traducción y sería bastante curioso como insulto, su uso se limita a llamar a alguien «tonto» o «imbécil».
  • Astapotro: Proviene de las palabras «asto», que significa «burro», y «potro», que significa «testículo». Es el equivalente en euskera de las palabras «bruto» o «bestia» del castellano.
  • Babalore: Significa «flor del haba», pero se utiliza en euskera para referirse a una persona sosa o alelada.
  • Pikutara joan: Aunque parece no tener ningún sentido, (literalmente sería «vete a por higos»), se utiliza esta frase para «mandar a freír espárragos» a alguien.
  • Sega-potoa: En euskera al móvil se le puede llamar sega-potoa, pero tampoco insultamos llamándole a alguien «smartphone». En este caso se utiliza para llamar tonto a alguien.
  • Alua: Literalmente significa «vulva» o «coño», pero su uso es bastante más amplio. Se podría decir que es equiparable, según el contexto, a los insultos en castellano «imbécil» o «inútil».
  • Tentela: Es otro modo de llamar a una persona tonta. Se usa cuando estamos ante una persona «atontada» o «embobada» y no simplemente tonta.
  • Petral: Su significado varía: depende del uso puede hacer referencia a una persona insolente o incluso a una cascarrabias.
  • Ergela: Se usa para denominar a una persona necia o estúpida.

Navarra

  • Escuchapedos: Aquel al que le gusta darse importancia mediante la difusión de los chismorreos. También se emplea en varias regiones de La Rioja.
  • Cansío: En sus dos variantes, la de cansado y la de cansino, pesado

La Rioja

  • Bobochorra: Las personas poco inteligentes y estúpidas son unos auténticos ‘bobochorras’. Sin duda alguna el insulto preferido de los riojanos.
  • Aldraguero: persona mentirosa
  • Babute: bobo, tonto, necio
  • Bobolahabas: tonto, inútil
  • Cenaco: persona que va muy sucia
  • Estomagante: alguien pesado, molesto...

Aragón

  • Desustanciao: Al igual que ‘bobochorra’, el ‘desustanciao’ es esa persona de pocas luces y poco sentido común al que ves cada día. También puede emplearse para esa comida que no sabe a nada.
  • Ababol: Además de ser un tipo de amapola que nace entre el trigo y la cebada, el ‘ababol’ es esa persona infeliz, simple y poco espabilada.
  • Matután: El matután es esa persona torpe, terca y grandullona por naturaleza.
  • Zaborrero: chapucero, que hace las cosas rápido y mal.
  • Escaparrar: mandar a alguien a tomar por culo (vete a escaparrar).

Cataluña

  • Faba: Además de para llamar a alguien imbécil, este apelativo también se utiliza cuando queremos decirle a una persona que es patosa y cargante.
  • Brètol: El brètol es ese gamberro por antonomasia, el sinvergüenza de toda la vida. Una persona sin escrúpulos a la que poco le importa hacer lo que sea necesario para salir adelante.
  • Capsigrany: Persona que no tiene mucho sentido común. Persona a la que le falta el famoso ‘seny’.
  • Cul d’Olla: ¿Para qué sirve el culo de una olla? Para nada. Por esa misma razón, en Cataluña denominan ‘Cul d’Olla’ a aquellas personas inútiles que no sirven para nada.
  • Baliga-balaga: Que no se adapta a las circunstancias.
  • Cagabandúrries: El que siempre pone excusas y quiere irse de rositas.
  • Carallot: Que se deja mangonear por todo dios. Como diría un andaluz, un auténtico «carajote».
  • Cap de suro: Tonto, estúpido… A nosotros nos encanta su traducción literal: «cabeza de corcho».
  • Estaquirot: Algo así como un cobardica. O mejor dicho, un pusilánime de toda la vida.
  • Figaflor: Alguien muy… muy… muy tonto, para qué andarnos con rodeos.
  • Llepaculs: Un pelota como una catedral de grande. El Señor Pelota.
  • Nycris: Para algunos no será un insulto, sino un atributo. Porque sí, ser flojo mola.
  • Pallús: La palabra adecuada es cortit@. O lo que es lo mismo, que las neuronas tardan demasiado en procesar.
  • Panxacontenta: Una persona despreocupada, hasta el punto de que todo le da exactamente igual.
  • Pelacanyes: Alguien mediocre, de poca importancia. Ninguno queremos ser un pelacanyes.
  • Poca-solta: Un sinvergüenza de toda la vida. Seguro que tienes más de uno en tu círculo cercano. O…¿Eres tú?
  • Pocatraça: Torpe no, torpísimo. Un auténtico manazas. En el fondo, todos somos un poco pocatraças.
  • Torracollons: El tocapelotas de turno.

Comunitat Valenciana

  • Figamolla: Llamamos ‘figamolla’ a esa persona de escaso espíritu que siempre está llorando por todo. Cuenta con un equivalente masculino: Panfigol.
  • Cap de suro: Es un calificativo bastante similar a ‘txoriburu’. En castellano puede ser traducido como ‘Tonto de capirote’ y se utiliza para los denominados cabeza hueca.
  • Borinot: Esta palabra tiene dos acepciones. La primera de ellas se utiliza para nombrar a los abejorros. La segunda para hablar de una persona tonta, absurda y patética.

Islas Baleares

  • Mitja merda: El ‘mitja merda’ es esa persona que no sirve para nada. En castellano también se emplea la palabra ‘media mierda’.
  • Cap de fava amb orelles: Esta expresión es una de las muchas utilizadas para llamar a alguien “tonto” o “memo” y significa literalmente “cabeza de haba con orejas”. Otras variantes son: cap de suro y cap de pera o més beneit que en Pep merda.
  • Que n’ets de poma!: Significa literalmente “eres una manzana” y se utiliza para referirse a alguien muy muy inocente o ingenuo/-a.
  • Batualmon sagrat: Es la adaptación mallorquina de ‘me cago en Dios’ sin nombrar a Dios. También podría traducirse como ‘diablos’, ‘maldición’.
  • Beneit: Tonto, poco espabilado.

Murcia

  • Tontolpijo: Uno de los insultos más populares de Murcia. Se utiliza para esas personas de pocas luces que, por norma general, suelen ser algo despistadas.
  • Ejraciao: Borde, antipático, rancio.
  • Follonero. Pesado, insistente.
  • Esfarriao: Con diarrea /exaltado, enfurruñao.
  • Mindango: Bandido, pillo.

Andalucía

  • Malaje: Un malaje es una persona que tiene veneno en su interior. Suelen ser personas malintencionadas, desagradables y de poca gracia.
  • Tontopollas: Una persona que va más allá del clásico tonto. Una persona muy tonta. Se trata de los insultos favoritos de Andalucía.
  • Apollardao: Esta palabra, que se usa especialmente en Granada, se utiliza para decirle a una persona que está atontada, confusa o que no está pendiente de lo que hace o dice. También se usa para calificar a una persona que corre despavorida de un sitio a otro cuando está asustada.
  • Carajote: El carajote es ese zoquete que cree saber de todo y que realmente no sabe de apenas nada. Ese tipo de personas que no es buena haciendo nada. Es un término de origen marinero, de los tiempos de la navegación a vela, cuando a alguien se lo mandaba a la parte alta del mástil: el carajo
  • Tentujón: El clásico sobón. Esa persona a la que le opta por tocar a las mujeres u hombres con cualquier disculpa.
  • Penco: Persona o cosa inútil, mal hecha, que no sirve para nada. También se emplea para llamar a alguien bobo o lelo.
  • Merdellón: Persona muy tosca, muy mal hablada y vulgar. Por norma general, el merdellón es aquel que siempre arma escándalo y que, por norma general, suele ser tosco y vulgar. Se utiliza sobre todo en Málaga. De lo peor que te pueden llamar
  • Echarcoño: estar mal de la cabeza, un loco o imprudente que no mide sus actos
  • Esaborío: Deformación andaluza de desaborido (sin sabor, soso) y/o desabrido, se emplea para denominar a una persona antipática o sin gracia. La gracia es algo tremendamente andaluz, y si usted no tiene, es un esaborío o ezaborío.
  • Guartrapas: Persona que se las da de listo, enteraillo con pocas luces.
  • Majara/Majarón: La palabra árabe maḥrūm se usaba para referirse al “pobre hombre”. Derivó en majarón y es una forma de decir loco o chiflado con un deje compasivo, aunque se llama majarón despectivamente a aquel que comete alguna tontería o error.
  • Fartusco: Persona que busca protagonismo en la conversación de forma inoportuna.
  • Frangollón: Persona chapucera, guarra y/o desastrosa.
  • Julai: Persona apática, en la provincia de Cádiz puede referirse al sinvergüenza y pícaro. También se aplica a la persona no fiable o al traidor.
  • Jartible: Del verbo “hartar”, en el Sur, “jartar”. Cansino, pesado, insoportable, que incordia o te saca de tus casillas
  • Ciezomanio: Palabra compuesta por ciezo/sieso y manío (manido, caducado.) Persona desagradable y estúpida.
  • Papafrita: Persona de poca valía e imbécil. También se refiere a la persona pagada de sí misma o engreída. Similar a payaso.

Extremadura

  • Farraguas: Esta palabra de origen portugués, que se emplea sobre todo en Extremadura y Huelva, se utiliza para denominar a esa persona despreocupada tanto a la hora de vestir como en el aseo.
  • Pejiguero: El pejiguero es la persona cansina por naturaleza. También se utiliza para definir una cosa molesta y de poco provecho que, por norma general, trae muchos problema y dificultades.
  • Burranco: Burro joven o de corta edad. Se usa como insulto.
  • Morrúo: Alguien mohino o que se enfada con facilidad.
  • Percudío: Sucio. Es como una forma de insultar a alguien sin que se note

Castilla-La Mancha

  • Orzollas: Para llamar a alguien obeso, en la zona de Albacete se emplea el término ‘orzollas’. También utilizan otros términos como ‘fanegas’ o ‘tecloso’, para referirse a algo pesado.
  • Zamarro: Este calificativo, recogido en la RAE, se utiliza para describir a una persona tosca, rústica y pesada. Al mismo tiempo, también se emplea para describir a un hombre astuto y pillo.
  • Reviejo: Calificativo despectivo que se emplea para todas aquellas personas resabiadas o repelentes (sobre todo los niños) que dan explicaciones que no corresponden a las de su edad.
  • Bolo: Los toledanos emplean la palabra ‘bolo’ como seña de identidad local. No obstante, también se emplea para llamar a alguien tonto, sobre todo en la zona de Talavera. También es bastante común escuchar el insulto ‘Tonto del bolo’, similar al primero.
  • Risión: Esta palabra, que se emplea sobre todo en la zona de La Alcarria, se utiliza de forma peyorativa para criticar a una persona que va vestida de forma estrafalaria. También se emplea como sinónimo de horror.
  • Bacín, Bacinaco: Curioso, cotilla, que quiere enterarse de todo. Entrometido, con tendencia a meterse en los asuntos de los demás o que no le incumben. Que le gusta enredar en las cosas. También, que se cree lo que no es.
  • Tripasdehule: Aunque no significa nada concreto, se puede usar en cualquier situación, especialmente para describir al glotón y al apuraorzas.
  • Apuraorzas: Se refiere al que se fue a la ciudad y vuelve al pueblo en verano. Agota la matanza y se va.
  • Saltacorrales: Travieso.
  • Carruécano: Hombre cabezota o basto, pero también a cualquiera que sea aburrido.
  • Callicuezo: Persona que parece buena porque calla, pero no es de fiar.
  • Ejangolío: Dejado o agotado.
  • Efocao-efocá: Persona contestona.
  • Mastrajo-mastraja: Persona pesada, cansina, que repite todo el tiempo lo mismo. No hace otra cosa que decir mastrajás. El equivalente en Andalucía es jartible.
  • Cipámpano: Sinónimo de carruécano.
  • Aforante: Cotilla. Su representantes es la vieja del visillo.
  • Licenciao: Cotilla. Sinónimo de aforante-aforanta y pasante-pasanta.
  • Enterao: Pedante.

Madrid

  • Fané: Cuando algo o alguien está anticuado, sin duda alguna está ‘fané’. Un insulto que en los nuevos tiempos que corren ha perdido peso en la comunidad madrileña pero que lucha por recuperar su trono.
  • Tontolculo: persona con pocas luces pero con mala baba
  • Cuerpo escombro: personas poco agraciada físicamente, no solo por su belleza, sino por presentar un cuerpo poco proporcionado.
  • Bocachancla: persona bocazas, que habla más de la cuenta.
  • Ser un bragas: Calzonazos, persona con poca personalidad.
  • Brasas: sinónimo de personas pesada, que no para de hablar, de cansino, el equivalente a jartible en andaluz.
  • Mameluco significa hombre bobo y necio, pero además tiene un matiz de bruto sin entendederas.
  • En el caso de Madrid, la pronunciación de gilipollas, arrastrando la “g” inicial unos segundos, es característica.

Castilla y León

  • Lechughino: Al igual que ‘fané’, ‘lechuguino’ es otra de esas palabras que han dejado de utilizarse durante los últimos años. No obstante, en la zona de Zamora se sigue empleando como sinónimo de esa persona que se preocupa en exceso de su aspecto.
  • Pelele: A pesar de que se emplea en toda España, la palabra ‘pelele’ goza de gran popularidad en Valladolid. Se trata de una persona débil o de poco carácter que se deja influenciar muy fácilmente.
  • Cocorobochindo: Otra de esas palabras en desuso que busca resurgir de sus cenizas. Al igual que lechuguino, esta palabra también se emplea en Zamora y sirve para llamar despistado a alguien.
  • Aberado: En Palencia, ‘aberado’ se utiliza para llamar a alguien atontado.
  • Abultón: Al igual que ‘aberado’, ‘abultón’ es otra de esas palabras que se emplean en varias regiones de Palencia. Se emplea para hablar sobre personas tercas y brutas.
  • Usmia: Aquella persona que siempre intente escaquearse a la hora de pagar, ese tacaño que nunca se invita a una ronda, ese es el ‘usmia’ que estabas buscando.
  • Cardo borriquero: En varias zonas de la provincia de León, además de para llamar feo a alguien, la sociedad usa la palabra ‘cardo borriquero’ para llamar a una tercera persona ‘antipático’.
  • Fato: En Castilla y León, al igual que en Aragón, un fato o fatillo es una persona con pocas luces. Valladolid es la provincia que más utiliza esta palabra.
  • Averiguado: El típico listillo que presume de saber mucho sobre todo. Ese es el averiguado. Pese a que no tenga ni idea sobre un tema, tratará de rebatirlo creyendo ser un experto sobre el mismo.
  • Cagalindes: Cobarde
  • Candongo: Astuto, remolón y adulador.
  • Catacaldos: Irresponsable, que emprende muchas cosas y no se centra en ninguna
  • Julandrón: Persona que ha sido involucrada en asuntos turbios y que no se pueden solucionar sin su consentimiento.
  • Mamacallos: tonto y pusilánime.
  • Zurcefrenillos: dícese de aquel hombre que realiza actividades propias de un insensato.
  • Mangurrián: Dícese de la persona poco civilizada, de formas toscas y asilvestradas.

Islas Canarias

  • Bobomierda: Una persona difícil de aguantar por su pesadez, por su comportamiento y por su escaso conocimiento.
  • Zarandajo: Persona despreciable. Un hombre de muy mala fama.
  • Tolete, papafrita, machango, verija, guanaja, batata, totorota...: todas estas palabras se pueden utilizar para llamar a alguien tonto, de pocas luces, corto de entenderas.
  • Pejiguera: persona molesta o pesada.
  • Laja: vago o gandul.
  • Cabraloca: loco, de poca cordura. También está la expresión «estás como una cabra».
  • Cachanchán: tonto o inútil.
  • Chiquillaje: persona que se comporta como un niño.
  • Arritranco: inútil.
  • Chifleta: cabraloca, persona alocada.
  • Totufo: persona lenta en comprender.
  • Sarpeta: persona de mala reputación.
  • Sanaca: ingenuo.
  • Singuango: simplón

Ceuta

  • Apros: Muchos son los ceutís que utilizan la palabra ‘apros’ para referirse a una persona terca.

Melilla

  • Chatarra: Un ‘chatarra’ es una persona de muy mala fama. Un auténtico pieza. De ese tipo de personas a las que no deberías juntarte.

En definitiva, el castellano cuenta con un gran número de insultos (algunos suaves y otros no tanto) dispuestos a ser usados. Por lo tanto, cada vez que vayas a soltar alguno por la boca, piénsatelo los veces y apuesta por alguno de estos, evitando así repetir los cinco que siempre soltamos por la boca.