El origen de los cubiertos: ¿Cómo surgieron la cuchara, el cuchillo y el tenedor?

Hoy en día, son utensilios básicos en cualquier mesa y, aunque antiguamente nos alimentábamos con las manos, las necesidades y las “normas” establecidas por el ser humano a lo largo de la historia han hecho que en la actualidad sean indispensables

Cucharas, cuchillos y tenedores
Cucharas, cuchillos y tenedores

Una de las cosas que no puede faltar en la mesa a la hora de comer, sin contar los alimentos que vamos a consumir, son los cubiertos que utilizamos para su ingesta. Desde que se empezaron a utilizar, estos utensilios han evolucionado mucho. Primero vino la cuchara, luego el cuchillo y más tarde el tenedor tal y como los conocemos hoy en día. Pero, ¿cuál fue su origen?, ¿quién los inventó?.

Historia de la cuchara

En la imagen, una propuesta de plato de cuchara.
En la imagen, una propuesta de plato de cuchara. FOTO: Unsplash

Fue el primero de los cubiertos que la humanidad utilizó tal y como hacemos hoy en día. En la antigüedad, la comida se ingería con ayuda de las manos, costumbre que aún hoy ciertas culturas mantienen.

El origen de la cuchara tuvo lugar en la prehistoria, más concretamente, en el periodo Neolítico. Y estaban fabricadas o talladas en hueso, cuerno o madera. A partir de ese momento, el, por entonces, curioso artilugio fue popularizando y extendiendo por todo el mundo. Del mismo modo, cada civilización o pueblo le fue añadiendo mejoras para una mayor efectividad y comodidad, en base a sus necesidades.

En la Península Ibérica, el uso de la cuchara se hizo común durante la dominación musulmana. El término “cuchara” tiene su origen en el siglo X. “Culiare”, del latín “cochleare”, evolucionó a “cugare”, más tarde a “cuchare” y por último a cuchara, en el siglo XV.

Historia del cuchillo

Juego de cuchillos de cocina
Juego de cuchillos de cocina FOTO: Amazon

El cuchillo está íntimamente unido a la civilización. Sin una herramienta cortante, el hombre no podría haber sobrevivido, ya que ni siquiera podría haber desollado las piezas de los animales que mataba.

Los primeros cuchillos probablemente fueron de piedra, cuerno o hueso, aunque cualquiera de ellos resultaba inútil contra la dura piel de, por ejemplo, un mamut, y, aunque pudieran clavarse, no cortaban con la facilidad de los cuchillos de metal.

Los primeros utensilios de metal eran de cobre, se han encontrado objetos de este material de más de diez mil años de antigüedad. Más tarde, alrededor del 4000 a.C., se descubrió que añadiéndole estaño, otro metal fácil de encontrar y de fundir, su dureza se elevaba notablemente. Nació así el bronce, utilizado mayormente por las culturas egipcia, babilónica y griega.

Los cuchillos tal y como los conocemos en la actualidad, fueron inventados por la cultura Celta en la zona austríaca de Hallstatt. Cierto es que existían antes, pero eran muy rudimentarios y simplemente eran piezas con un filo cortante. Desde este momento, podemos hablar de verdaderos cuchillos, aunque la calidad del hierro, el material con el que se realizaban en esa época, variaba según el fabricante y la región.

Historia del tenedor

 Carne trinchada en un tenedor
Carne trinchada en un tenedor FOTO: dreamstime dreamstime

Este cubierto se empezó a utilizar mucho más tarde que los otros dos, puesto que la comida sólida siempre se ha podido ingerir con las manos. Hubo que esperar a la Edad Media para que se instauraran normas a la hora de comer entre la nobleza, pues anteriormente era corriente el comer tumbados o de píe sirviéndose directamente de fuentes a las que todos podían acceder.

Se cree que fue la corte de Bizancio la que inventó el tenedor, y que fue Teodora, una de las hijas del emperador menor Constantino Ducas, quien llevó este artilujio a Venecia al casarse con el dux Doménico Selvo. Aunque su recibimiento no fue el más esperado, ya que la joven fue condenada por la Iglesia por considerarlo un instrumento del diablo.

Más tarde, Catalina de Médici lo introdujo en la corte al casarse con Enrique II de Francia. No obstante, la noble italiana, hija de Lorenzo II de Médici y Magdalena de la Tour de Auvernia, obligaba a sus invitados a traer sus propios cubiertos. Al morir la princesa, la costumbre se abandonó de nuevo a pesar de los esfuerzos de su hijo Enrique III. Lo cierto es que el uso generalizado del tenedor en Europa no tuvo lugar hasta finales del siglo XVIII gracias a Luis XIV de Francia, quien empezó a poner los cubiertos en la mesa, e introdujo la redondez en la punta de los cuchillos.