Así vivían los bufones en la Edad Media

Tanto los nobles como los reyes no organizaban banquetes diarios y, además, escuchar al mismo bufón todas las noches se habría vuelto tedioso, por lo que solo actuaban ocasionalmente, el resto del tiempo, realizaban otras tareas más hogareñas

El barítono, en su última caracterización en La Scala como el bufón de la corte de la ópera verdiana
El barítono, en su última caracterización en La Scala como el bufón de la corte de la ópera verdiana

Cuando imaginamos una fiesta medieval, la mayoría de nosotros nos imaginamos a un bufón corriendo entre los invitados haciendo malabarismos o contando chistes obscenos mientras los juglares tocan sus laúdes. Pero en los siglos XI y XII, el título de “minstrel”, que significa “pequeño sirviente”, era el nombre que se le daba a una amplia gama de artistas, incluidos cantantes, músicos, malabaristas, acróbatas, magos o bufones. En el siglo XII, el título de “follus” o “tonto” comenzó a mencionarse en los documentos al ser recompensados con tierras como pago por un servicio leal. Por ejemplo, un “tonto” llamado Roland le Pettour recibió 30 acres de tierra del rey Enrique II, probablemente cuando se jubiló, con la condición de que Roland regresara a la corte real todos los años el día de Navidad para “saltar, silbar y tirarse pedos”. Tanto los nobles como los reyes no organizaban banquetes diarios y, además, escuchar al mismo bufón todas las noches del año se habría vuelto tedioso, por lo que solo actuaban ocasionalmente. El resto del año, se esperaba que realizaran otras tareas en el hogar, como ser el cuidador de los perros o viajar a los mercados para comprar el ganado para alimentar a la familia, sus sirvientes y sus hombres de armas.

«El bufón Calabacillas», retrato pintado por Velázquez
«El bufón Calabacillas», retrato pintado por Velázquez

Tanto el rey Eduardo II como Eduardo III tuvieron una sucesión de bufones a los que llamaron “Robert”, independientemente de sus nombres reales. Sin embargo, en el siglo XIII, algunos bufones talentosos comenzaron a alcanzar el estatus de “superestrella”. A los que tenían la suerte de ser empleados por la realeza se les proporcionaba su propio caballo y sirvientes. Aunque la mayoría no tuvieron la suerte de llamar la atención del rey. Por ejemplo, un viajero se quejó de que nadie le dio túnicas con adornos de conejo ni obsequios costosos, porque no podía tocar instrumentos, contar chistes e historias, hacer malabarismos, bailar o tirarse pedos, lo que sugiere que se requería que los bufones tuvieran múltiples talentos. Pero ser seleccionado como el bufón personal de un rey o noble medieval a menudo requería que fueran al campo de batalla con sus amos para llevar mensajes entre los líderes de los ejércitos en guerra, exigiendo que una ciudad se rindiera ante un ejército sitiador o entregando términos para la liberación de rehenes. Desafortunadamente para los bufones, el enemigo a veces “mataba al mensajero” como un acto de desafío (especialmente si consideraban los términos que se ofrecían como un insulto) y algunos usaban una catapulta para lanzar al pobre mensajero, o su cabeza cortada.

Bufones de guerra

Grupo de bufones en las XXI Jornadas Medievales de Ávila
Grupo de bufones en las XXI Jornadas Medievales de Ávila

Los bufones también tenían un papel vital que desempeñar en la batalla. A principios de la Edad Media, su trabajo consistía en librar una guerra psicológica, elevando la moral de su ejército la noche anterior con canciones e historias. Cuando los dos ejércitos tomaban sus posiciones opuestas en preparación para la batalla, los bufones retozaban de un lado a otro a pie o a caballo entre ellos, calmando los nervios de sus propios hombres haciéndolos reír con bromas, cantando canciones obscenas o insultantes y burlándose de los abusos a sus enemigos para animar a sus propios soldados y desmoralizar a la oposición, como ocurre hoy en día con los aficionados al fútbol antes de un partido. Algunos incluso hacían malabarismos con espadas o lanzas frente al enemigo, provocándolos y hostigándolos hasta que los más temperamentales rompían filas y cargaban prematuramente para vengar el insulto y matar al bufón, lo que debilitaba su posición defensiva.