La Policía Nacional advierte del estúpido “desafío de las 48 horas” que se ha puesto de moda entre los adolescentes

El objetivo de los jóvenes que participan en este reto que se ha hecho viral en las redes sociales es generar preocupación y miedo entre sus seres queridos

Fotografía de archivo
Fotografía de archivo

Después del “Momo”, de la “ballena azuly de la “caza del pijo”, hay un nuevo reto que se ha hecho muy popular entre los adolescentes menos espabilados: “el desafío de las 48 horas”. La mecánica es sencilla. Consiste en desaparecer de casa sin previo aviso y sin tener contacto con nadie durante -al menos- dos días. ¿El objetivo? familias desesperados ante la posibilidad de que algo le haya pasado a su hijo.

Cada ves es más frecuente que los adolescentes hagan un consumo problemático de dispositivos tecnológicos | Fuente: Jcyl
Cada ves es más frecuente que los adolescentes hagan un consumo problemático de dispositivos tecnológicos | Fuente: Jcyl FOTO: Jcyl

Esta moda apareció a finales de 2007 en algunos países hispanoamericanos. Luego se extendió por Europa, donde se hizo popular como “Game of 72″, porque invitaba a los “jugadores” a desaparecer en intervalos de hasta 72 horas. Y ahora este reto ha llegado con fuerza a nuestro país. De hecho, la Policía Nacional ya ha registrado varios avisos de desapariciones de adolescentes de entre los 15 y los 17 años.

Según dictan las reglas del juego, el participante que haya sido nominado por las redes sociales, deberá desaparecer durante el mayor tiempo posible. Y ganará más puntos cuanto más revuelo sea capaz de generar. Por ejemplo, se consiguen puntos extra si consiguen que sus familias denuncien su desaparición y si consiguen que su retrato aparezca en las listas de personas desaparecidas.

¿Tu hijo es víctima de la “Dictadura del Like”?

La epidemia de los retos virales es uno de los mejores argumentos para justificar el control de lo que nuestros hijos hacen en las redes sociales. Bajo la apariencia de simples juegos e inofensivas payasadas entre amigos, se esconden situaciones de enorme riesgo, que pueden generar lesiones de gravedad e -incluso- la muerte.

Se ponen de moda de la noche a la mañana... y desaparecen de la misma forma. Pero dejan tras de sí multitud de víctimas. Buen ejemplo de ello erala caza del pijo”, que se hizo popular en nuestro país durante algunas semanas. Y consistía en buscar a jóvenes con la apariencia de pertenecer a familias pudientes y propinarles una paliza. Mientras tanto, la escena era grabada por sus amigos a la espera de recibir algún “me gusta” en las redes sociales.

"La caza del pijo". El reto viral que consistía en propinan palizas a desconocidos y grabarlas con el móvil | Fuente: La Razón
"La caza del pijo". El reto viral que consistía en propinan palizas a desconocidos y grabarlas con el móvil | Fuente: La Razón FOTO: Edicion7 LA RAZON

La realidad es que no todos los adolescentes son susceptibles de participar en estos retos. Solo los menores más necesitados de popularidad y de sentimiento de pertenencia a un grupo se ven arrastrados a ellos. Por ese motivo, y si crees que tus hijos son susceptibles de verse en estas situaciones, es necesario que los ayudes a comprender los riesgos que entraña el mundo digital. Y que -de esta forma- aprendan a hacer un uso responsable y seguro de las nuevas tecnologías.

A continuación, tienes una serie de consejos que te ayudarán a conseguirlo:

1. Educar con el ejemplo

De nada sirve dar lecciones sobre la importancia de no dejarse llevar por este tipo de modas, si tu hijo o tu hija pueden ver que tú también eres vulnerable al qué dirán, o si observan cómo tú también te aprovechas del anonimato que suele acompañar a Internet. Es algo que deberías tener en cuenta antes de dejar un comentario ofensivo en Twitter, en un vídeo de YouTube, (...)

Los niños y adolescentes que usan el móvil justo antes de dormir corren más riesgo de sentirse cansados al día siguiente o incluso de sufrir insomnio | Fotografía de archivo
Los niños y adolescentes que usan el móvil justo antes de dormir corren más riesgo de sentirse cansados al día siguiente o incluso de sufrir insomnio | Fotografía de archivo larazon.es

2. Abrir vías de comunicación

Es de vital importancia que tú seas el primer apoyo de tus hijos. Pero, para conseguirlo, hay crear un clima de confianza y de tolerancia que les permita acudir a ti cuando se enfrenten a una situación complicada. Esto cobra especial importancia cuando hablamos del mundo digital, porque es en este ámbito donde las nuevas generaciones mantienen la mayoría de sus interacciones sociales.

3. Controla lo que consume

Llevar un control de los contactos y de los contenidos a los que tienen acceso tus hijos, puede evitar que se desarrolle un problema en el futuro. No se trata -en absoluto- de censurar todo lo que nos pueda resultarte ligeramente inapropiado, sino de ser conscientes de los monstruos que se esconden en Internet y de tratar de protegerlos de ellos.

El "ciberbullying" es uno de los grandes peligros a los que pueden estar expuestos los adolescentes en Internet | Fotografía de archivo
El "ciberbullying" es uno de los grandes peligros a los que pueden estar expuestos los adolescentes en Internet | Fotografía de archivo

4. Estar al día de lo que ocurre a tu alrededor

Posiblemente seas consciente de la existencia de 2 o 3 retos virales que se han hecho populares en los últimos meses. Pero la realidad es que hay muchos más... y algunos son tremendamente peligrosos. Como el de la “ballena azul”, que consistía en superar unos desafíos cada vez más peligrosos hasta llegar al último nivel, que era el del suicidio; o el del “vodka en el ojo”, que no necesita muchas explicaciones sobre su mecánica o sobre sus posibles consecuencias; o el “Tide Pod Challenge”, que consiste en injerir cápsulas de detergente como si de chucherías se tratase.

Si estas al día de lo que ocurre en las redes sociales, estarás más preparado para orientarles sobre cómo hacer un uso responsable de ellas.

5. Regula el tiempo que pasan tus hijos en Internet

Esto es importante por muchos motivos. Y para hacerlo, se suele recurrir a aplicaciones como “FamilyTime”. Pero la realidad es que nuestros hijos están mucho más preparados que nosotros y suelen tener muchas más herramientas para “hackear” el sistema y para bloquear este tipo de controles parentales. Por eso, la mejor alternativa suele ser guardar directamente los dispositivos que utilicen durante un periodo de tiempo con el que tú te sientas cómodo.

6. Refuerza su autoestima

La clave está en que tu hijo necesita sentirse bien, tener recompensas y notoriedad... y piensa que haciendo ese tipo de retos conseguirá todo ello. Por eso, es importante trabajar estos aspectos ya desde pequeños, para que no lo busque en el lugar equivocado. Nos cuesta mucho valorar los pequeños logros de nuestros hijos, tendemos al reproche, a detectar lo malo y a dar por hecho lo bueno.