CSIF denuncia el recorte de prestaciones sanitarias a los funcionarios de Muface en Madrid

La central acusa a las tres aseguradoras que operan en este modelo de meter la tijera en medicina de familia y oncología

Entrada a una oficina de Muface
Entrada a una oficina de Muface

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) ha exigido una reunión urgente a Muface tras constatar “diferentes recortes en la oferta asistencial de Asisa, DKV y Adeslas en la Comunidad de Madrid”. Según la organización que dirige Miguel Borra, se han reducido los profesionales de medicina familiar en diferentes distritos, se han eliminado clínicas, se han retirado especialidades médicas por parte de una aseguradora y se ha eliminado la especialidad de Oncología Médica y Oncología Radioterápica en Hospitales Madrid por parte de las tres compañías firmantes del concierto con Muface.

“Este último recorte afecta específicamente a los mutualistas atendidos en el Hospital Madrid y en el Hospital Madrid-Norte Sanchinarro. Desde este momento, estas especialidades ya no se ofertan a los casos nuevos, mi tampoco a quienes hayan concluido su tratamiento en ese hospital y precisen revisión. Las personas que estén recibiendo tratamiento deben continuarlo en estos mismos centros hasta su finalización, en virtud del principio de continuidad asistencial que recoge el concierto de Muface”, asegura CSIF en un comunicado.

La central pide a Muface que, “ante la gravedad de este recorte”, aporte datos de las personas afectadas, y las alternativas que se les plantean, y que se den plenas garantías a al derecho a la continuidad de su tratamiento. “Además, reclamamos una campaña informativa dirigida a los usuarios con plena transparencia y el incremento del plazo de cambio de entidad médica, ante esta situación (los mutualistas actualmente sólo tienen hasta el 31 de enero para cambiar de entidad médica)”.

Según CSIF, estos recortes se producen tras la firma del concierto sanitario 2022-2024 entre Muface y las aseguradoras sanitarias el pasado mes de diciembre. El sindicato ya advirtió entonces de que estaría vigilante ante posibles reducciones en los cuadros médicos y en la calidad en la asistencia, algo que, “desgraciadamente, parece confirmarse ahora”.