Tinnitus, el incapacitante efecto secundario de medicamentos como la aspirina, el paracetamol y el ibuprofeno

Millones de personas sufren esta dolencia auditiva que produce una especie de pitido o zumbido que impide llevar una vida normal

El tinnitus -también conocido como acúfeno- es un síntoma relacionado con el sistema auditivo que produce una especie de pitido o zumbido, sin causa aparente, que puede ser constante o intermitente. Es una afección que afecta de un 15 a un 20% de la población, sobre todo a los adultos mayores.

Normalmente, los acúfenos tienen carácter leve y transitorio, pero, si son más molestos o continuos, pueden derivar en alteraciones del sueño e interferir en el descanso y la concentración, por lo que puede mermar la calidad de vida de quienes los sufren.

Según la American Tinnitus Association, el acúfeno grave representa el tercer síntoma más incapacitante que puede sufrir una persona, después del dolor intenso y los trastornos del equilibrio.

Las causas que originan el tinnitus son muy diversas pudiendo estar relacionados con la exposición prolongada a ruidos intensos o con una lesión en el oído interno provocada por un traumatismo. Pero también puede tratarse de un efecto secundario de algunos medicamentos.

Un reciente estudio publicado en la revista “Journal of General Internal Medicine” ha revelado que el uso frecuente de los analgésicos de venta libre, como la ‘Aspirina’, los antiinflamatorios no esteroideos (AINE) y el paracetamol se asocia con con el riesgo de padecer tinnitus crónico persistente.

Ya se conocía que dosis muy altas de ‘Aspirina’ podían provocar acúfenos transitorios, pero en esta ocasión, los científicos del Brigham and Women’s Hospital, en Estados Unidos decidieron estudiar los efectos que este tipo de medicamentos tienen en el largo plazo cuando se usan de manera frecuente.

Los investigadores descubrieron que el uso frecuente de estos fármacos, ampliamente disponibles sin receta y percibidos como seguros, se asoció presenta hasta un 20% de riesgo más de padecer esta dolencia auditiva.

“Nuestros hallazgos sugieren que los usuarios de analgésicos pueden estar en mayor riesgo de desarrollar tinnitus y pueden proporcionar una visión de los precipitantes de este desafiante trastorno”, advierte la autora principal de la investigación Sharon Curhan, de la División de Medicina de la Red de Brigham’s Channing.

“Aunque estos analgésicos están ampliamente disponibles sin receta, siguen siendo medicamentos, y hay posibles efectos secundarios -prosigue-. Para cualquier persona que esté considerando tomar este tipo de fármacos con regularidad, es aconsejable consultar con un profesional de la salud para discutir los riesgos y beneficios y para explorar si hay alternativas al uso de medicamentos”.

Para la investigación, reclutaron una cohorte de 69.455 mujeres de entre 31 y 48 años en el momento de la inscripción y se les realizó un seguimiento durante 20 años. De este modo, encontraron que el uso frecuente (de 6 a 7 días a la semana) de dosis moderadas de ‘Aspirina’ se asoció a un riesgo 16 por ciento mayor de padecer tinnitus entre las mujeres menores de 60 años, pero no entre las mayores, mientras su uso frecuente de dosis bajas (>100 mg) no se asoció con un riesgo elevado de desarrollar tinnitus.

Al mismo tiempo, el uso frecuente de AINE o de paracetamol se asoció con un riesgo casi un 20% mayor de desarrollar tinnitus, y las magnitudes de los riesgos elevados tendieron a ser mayores con un uso más frecuente. El uso regular (2 o más días a la semana) de inhibidores de la COX-2 se asoció también a un riesgo un 20 por ciento mayor de desarrollar tinnitus.

“A partir de estos resultados, será informativo examinar si evitar los analgésicos puede ayudar a aliviar los síntomas del tinnitus -señala Curhan-. Los analgésicos de venta libre tienen claramente beneficios con el uso a corto plazo. Sin embargo, el uso frecuente de estos medicamentos y su utilización durante largos periodos de tiempo puede aumentar el riesgo de tinnitus y causar otros efectos adversos para la salud”.