Dieta de la piña: ¿régimen milagro o fruta para adelgazar de forma saludable?

En el Día internacional de la piña 2022, repasamos las características de un producto que ha sido demonizada por usarse en las “dietas milagro”

Recetas con piña para una comida fresquita.
Recetas con piña para una comida fresquita. FOTO: Eising Studio - Food Photo & Video ©GTRESONLINE

La piña es una de las frutas, junto al melón y a la sandía, más refrescantes para los días de calor. Además, sus propiedades saciantes y diuréticas y su alto contenido en fibra son ideales para incluirlas en una dieta de adelgazamiento.

La piña también contiene bromelina, una enzima que ayuda a metabolizar las proteínas, fundamentales en cualquier dieta de adelgazamiento porque ayudan a eliminar el apetito y combaten la grasa abdominal. Pero no hay que olvidar sus propiedades antiinflamatorias, que la hacen muy adecuada para combatir afecciones como la artritis, la sinusitis aguda, la inflamación intestinal o el dolor de garganta, por ejemplo.

Pero sus virtudes no se quedan ahí porque la piña aporta vitaminas y minerales como el magnesio, fundamental para una buena salud ósea. Es buena para la circulación y la hipertensión, gracias a sus propiedades anticoagulantes. También fortalece el sistema inmune porque contiene ácido fólico.

Todas estas propiedades favorecen el aspecto físico pero también ayuda en el aspecto estético. Además de ser un alimento con muy pocas calorías y que ayuda a adelgazar, la acción antioxidante de los minerales que aporta ayuda a combatir el envejecimiento porque da elasticidad a la piel.

Después de repasar todas las virtudes queda por analizar si es adecuado incluir la piña en una dieta de adelgazamiento. Queda por descontado que cualquier dieta para perder peso debe ser hipocalórica. Es decir, que las calorías que se ingieren sean menos que las que se gastan. Y la piña es un buena alimento para conseguirlo.

La cáscara de la piña tiene propiedades que pueden ayudarnos a adelgazar
La cáscara de la piña tiene propiedades que pueden ayudarnos a adelgazar FOTO: Bienvenido Velasco EFE

En cambio, las modas han hecho que se haga una mala interpretación de sus propiedades y se hayan realizado dietas milagro con ella. La piña puede servir como comodín si se necesita bajar peso de forma rápida, en tres o cuatro días. En el caso de que se tenga una boda, comunión o fiesta importante que requiera ir vestido con ese modelo que durante el invierno nos entraba y ahora no. Para ello, se puede hacer una dieta detox basada en la piña, que ayudará a la eliminación de líquidos y la hinchazón y permitirá perder peso muy rápidamente. Pero que después se recuperará con la misma velocidad, el temido efecto yo-yo.

Por ello, esta dieta de tres días podría basarse en un desayuno a base de dos rodajas de piña natural, un café y un yogur desnatado. A media mañana, un zumo hecho con la cáscara de la piña o una infusión (café o té). Según un estudio publicado en la revista “Journal of Agricultural and Food Chemistry”, la cáscara aporta fibra y polifenoles, que ayudan a perder peso de una manera más eficaz.

La piña en rica en vitamina C , al igual que otras frutas como los cítricos o el kiwi
La piña en rica en vitamina C , al igual que otras frutas como los cítricos o el kiwi

A la hora de comer, tomar algo de proteína como puede ser pescado o un filete de pollo a la plancha, acompañado de verduras al vapor o una crema de verduras y dos rodajas de piña de postre. A media tarde se puede tomar un yogur desnatado y en la cena pollo o pescado (lo que no se haya tomado a mediodía), con un complemento de verduras al vapor, ensalada o crema de verduras, también con piña de postre.

Esta dieta no debe prolongarse más allá de tres días porque la pérdida de peso que se consigue es básicamente de líquido y de masa muscular, pero no de grasa. Además, esta dieta ralentiza el organismo, por lo que el consumo de calorías se reduce y la falta de nutrientes hace que también adelgace el músculo y que también queme menos energía. Al volver a una alimentación normal, el cuerpo recupera rápidamente su función normal y el peso perdido se recupera incluso de más. La clave de una dieta hipocalórica debe ser equilibrada y en la que se combine con la realización de ejercicio, con el objetivo de aumentar el músculo. El músculo precisa energía y a mayor volumen, más calorías necesitará. Por lo tanto, no sólo es fundamental reducir la ingesta de calorías sino lograr que el cuerpo queme más. De esta manera se logrará adelgazar de una manera saludable. Tampoco hay que olvidar una buena hidratación para evitar la retención de líquidos y la eliminación de toxinas.