Punto Nemo: el cementerio de naves espaciales

Las zonas de tierra más cercanas se encuentran a 2.700 kilómetros de distancia, por lo que lo convierte en el lugar más recóndito de la Tierra

El Punto Nemo y la tierra emergida más próxima
El Punto Nemo y la tierra emergida más próxima FOTO: La Razón (Custom Credit)

En latín, “nemo” significa “nadie” y debido a su ubicación lejos de toda vida humana y de tierra emergida, el “polo oceánico de inaccesibilidad” se llama apropiadamente Punto Nemo. A los especialistas en navegación les puede interesar saber que se encuentra a 48°52,6′ latitud sur y 123°23,6′ longitud oeste. Para imaginarse el tamaño de la zona, es necesario saber que las zonas de tierra más cercanas están a 2.700 km: la isla Ducie en las islas Pitcairn, al norte, el islote de Motu Nui en la isla de Pascua, al noroeste, y Isla Maher en la Antártida, al sur. Al oeste, tienes que viajar hasta las Islas Chatham, en Nueva Zelanda, y al este, hasta Chile para encontrar otro ser terrestre.

¿Una zona muerta?

Estación Espacial Internacional
Estación Espacial Internacional FOTO: Wikipedia Statista

El Punto Nemo en realidad se refiere a un área del sur del Océano Pacífico, unas 34 veces más grande que Francia, en la que se cree que la vida marina apenas ha evolucionado: su lejanía y las débiles corrientes oceánicas significan que no hay suficientes nutrientes en el agua para peces más grandes y desarrollados.

El polo oceánico de inaccesibilidad se descubrió oficialmente, a través de un proceso de deducción, en 1992, y desde entonces no se ha explorado. Asimismo, los humanos más cercanos a este punto no viajan en barco, son los astronautas de la Estación Espacial Internacional, que vuelan a poco menos de 400 km sobre la zona, los seres humanos que más se acercan a él, pero eso no es todo.

Las agencias espaciales están muy familiarizadas con el Punto Nemo y lo utilizan para calcular la trayectoria de reingreso durante su proceso de “salida de órbita”. Es donde van a morir las naves espaciales fuera de servicio. Por ejemplo, cuando se desmanteló la estación espacial rusa, Mir, se eligió el polo oceánico de inaccesibilidad como el lugar para que se estrellara para garantizar que los desechos generados por su reingreso a la atmósfera terrestre no causaran daños en tierra. Como resultado, a lo largo de los años se ha creado un verdadero cementerio de naves espaciales alrededor de esta zona del planeta. La NASA lo prefiere para el lugar de descanso final de la Estación Espacial Internacional, que debe ser desmantelada o reconfigurada en 2024. Pero la agencia estadounidense también planea deshacerse de los telescopios espaciales que actualmente encabezan la astronomía espacial en esta región del Pacífico Sur.

Escenario de obras de ficción

Ciudad ficticia de R’Lyeh
Ciudad ficticia de R’Lyeh FOTO: La Razón (Custom Credit)

El lugar en el océano más alejado de la tierra lleva, por supuesto, el nombre del Capitán Nemo, el personaje principal de “20.000 leguas de viaje submarino”. En la novela de Julio Verne, se lo describe como antisocial, evitando la compañía de otras personas y vagando por los océanos en su submarino, el Nautilus. Desde entonces, la idea de un lugar tan remoto en el océano ha disfrutado de un gran éxito como tropo literario. El autor estadounidense de ciencia ficción H. P. Lovecraft eligió un sitio en el Pacífico Sur cerca del polo oceánico de inaccesibilidad para crear la ciudad ficticia y aislada de “R’Lyeh”, donde la malévola entidad cósmica Cthulhu fue encarcelada. Más recientemente, la banda Gorillaz, creada por el músico británico Damon Albarn, lanzó “Plastic Beach”, un álbum basado en un continente ubicado en la misma latitud y longitud que Punto Nemo.