Salud

Alerta alimentaria por un embutido contaminado por listeria

El producto afectado se ha distribuido en País Vasco, pero no se descarta que también haya llegado a otras comunidades

Embutidos
Embutidoslarazonfreemarker.core.DefaultToExpression$EmptyStringAndSequenceAndHash@4625de87

La Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), organismo dependiente del Ministerio de Consumo, ha lanzado una alerta por la presencia deListeria monocytogenes en carne de cabeza de cerdo cocida procedente de España. El producto afectado se habría distribuido inicialmente en el País Vasco, si bien no se descarta que se haya vendido en otras comunidades autónomas.

La alerta ha llegado a través del Sistema Coordinado de Intercambio Rápido de Información (SCIRI), gracias a una notificación de las autoridades vascas. En concreto, el producto afectado es Cabeza de cerdo Especial de la marca ‘FRIAL’, con número de lote 2238402 y fecha de caducidad 14/12/2022.

Esta información ha sido trasladada a las autoridades competentes de las comunidades autónomas a través del Sistema Coordinado de Intercambio Rápido de Información (SCIRI) con el objeto de que se verifique la retirada del lote afectado de los canales de comercialización.

Aunque por el momento no consta ningún caso notificado asociado a esta alerta, la AESAN recomienda a las personas que tengan en sus hogares el producto indicado anteriormente, se abstengan de consumirlo y lo devuelvan a los puntos de venta.

En el caso de haber consumido este producto del lote afectado y presentar alguna sintomatología compatible con listeriosis (fiebre, dolor de cabeza, vómitos o diarrea), se recomienda acudir a un centro de salud. Según advierte la agencia, el consumo de productos con listeria puede suponer un riesgo para la salud, especialmente en el caso de personas inmunodeprimidas, embarazadas y pacientes oncológicos.

Qué es la listeriosis y cómo se transmite

La listeriosis es una enfermedad de transmisión alimentaria causada por la bacteria Listeria monocytogenes. Por sus características de resistencia a diversas condiciones (como la acidez y las bajas temperaturas), se encuentra ampliamente distribuida tanto en el medio agrario como en los lugares de elaboración de alimentos. La principal ruta de transmisión al ser humano es el consumo de alimentos contaminados. Su capacidad de supervivencia y multiplicación a temperaturas de refrigeración le permite mantener la viabilidad, en el interior o en las superficies de los alimentos listos para el consumo con una vida útil relativamente larga, como los productos de la pesca ahumados, los productos cárnicos tratados por calor y los quesos de pasta blanda.

La contaminación de los alimentos puede ocurrir en cualquier fase en la que el producto se haya expuesto al medio ambiente, incluyendo la elaboración, el transporte, las ventas al por menor, los servicios de comidas para colectividades y los hogares. Puede producirse por contacto del alimento con materiales contaminados como materias primas, superficies de la industria alimentaria (utensilios, loncheadoras, cuchillas, cintas transportadoras), aerosoles o a través del personal.

La infección por listeria suele ser asintomática en las personas sanas o cursa con síntomas gastrointestinal leves, fiebre y dolores musculares. Sin embargo, en determinados grupos de riesgo, como personas inmunodeprimidas, de edad avanzada, niños y embarazadas, pueden presentarse cuadros graves que incluyen meningitis, septicemia, aborto espontáneo, muerte fetal o parto prematuro, entre otros. Aunque la listeriosis es una enfermedad poco frecuente, presenta una elevada tasa de mortalidad en casos graves (30%). El periodo de incubación suele ser de 1 o 2 semanas, pero puede oscilar entre algunos días y 3 meses.