MENÚ
miércoles 21 noviembre 2018
08:11
Actualizado
  • 1

Dogga, ejercicio y relajación junto a tu mascota

Esta novedosa disciplina permite compartir posturas basadas en el yoga con nuestro perro y fomentar el vínculo emocional.

  • La actriz y cantante Alejandra Botto, en la imagen, durante una sesión de dogga con su perro Bosco, que se aficionó a este ejercidio al verla a ella.
    La actriz y cantante Alejandra Botto, en la imagen, durante una sesión de dogga con su perro Bosco, que se aficionó a este ejercidio al verla a ella.
Madrid.

Tiempo de lectura 4 min.

26 de mayo de 2018. 07:58h

Comentada
O.G.  Madrid. 26/5/2018

Hoy nadie pone en duda los beneficios del yoga. La mejora de la forma física, la tonificación muscular, la relajacion e incluso la conexión del cuerpo y la mente son algunos de los frutos de su práctica habitual. De esta disciplina llegada de la India hay infinidad de versiones, como el yoga aéreo, o bikram –que se realiza a 40 grados de temperatura–, que ya se practican en España. A éstas ya se puede unir el llamado dogga, palabra resultante de la unión de dog+yoga.

El dogga es la práctica del yoga junto a los perros. Quienes ya lo practican hablan de una fórmula para habituar a las mascotas a las caricias, los estiramientos y a la presencia de otros perros de manera relajante, ya que si tu mascota se siente tranquila posiblemente socialice mejor y se eviten problemas de comportamiento. Es, además, una manera divertida de pasar el tiempo junto a los canes.

La participación de los perros en el dogga puede ser total: ayudando en la realización de las posturas e incluso formando parte de ellas, siempre como una forma de combinar el ejercicio físico –ya que estira y tonifica los músculos dándoles más elasticidad–, con la concentración mental y la respiración, lo que permite a los dueños estar en contacto con ellos mismos y, a su vez, fomentar el vínculo emocional con sus mascotas.

«Nuestros perros también viven inmersos en nuestro mundo de prisas y horarios que nos llevan al estrés y a perder la capacidad de relajarnos», afirma la actriz y cantante Alejandra Botto, que practica dogga junto a su mascota.

Botto explica que comenzó hace años a hacer ejercicios de yoga en presencia de su perro. Con el tiempo, Bosco, su más fiel compañero de vida, comenzó a querer formar parte de las posturas. Poco a poco, Alejandra fue incorporando a Bosco en las diferentes posturas, comprobando que además ambos se relajaban. Ahora, después de varios años practicando dogga con Bosco, Alejandra ha comenzado a impartir clases de esta novedosa disciplina para todo tipo de «target» y en diversos escenarios donde los participantes disfrutan siempre de un ambiente relajado.

«Master class» al aire libre

Para aquellos que quieran iniciarse en este nuevo tipo de yoga, importado de EE UU, o para quienes ya sean expertos en la materia, este domingo, 27 de mayo, con motivo de la celebración del Día del Perro Sin Raza, la Fundación El Arca de Noé realizará la primera edición del «Dogga Family Day» cuya actividad principal será una «master class» de yoga con perro impartida por Alejandra Botto, quien preside esta fundación. El objetivo: conectar con tu perro, relajarte con él y disfrutar del tiempo juntos.

El evento tendrá lugar en la sede de la fundación, que está situada en el municipio madrileño de Morata de Tajuña, en plena naturaleza para que tanto los dueños como sus compañeros de cuatro patas puedan disfrutar de una jornada al aire libre en compañía de otros amantes de los animales.

Además de la clase de dogga, en el evento estará disponible un «Consulcan», donde todo el que quiera podría conocer qué parásitos internos y externos pueden afectar a sus mascotas de la mano del veterinario Jacinto Delgado de Vetersalud. Los asistentes también podrán visitar los perros y los gatos en acogida de la Fundación Arca de Noé, hacer actividades en el huerto urbano, compartir un brunch con su mascota o conocer las habilidades y el entrenamiento que reciben los perros de apoyo social que ayudan a personas con diversidad funcional a recuperarse y rehabilitarse a través de la Fundación Creality.

¿Cómo es una sesión de dogga?

En primer lugar se practican masajes y estiramientos suaves. En esta fase inicial el objetivo es que el perro y la persona conecten y se relajen. A continuación, se llevan a cabo posturas inspiradas en el yoga y adaptadas a nuestros perros. En algunas de ellas el protagonista será el perro y en otras, la persona. Como en cualquier deporte, en el dogga se llevan a cabo estiramientos musculares. En este caso, los ejercicios de esta actividad son muy básicos. La última fase es la de la relajación. En ella el único objetivo es que el humano cierre los ojos, acaricie a su perro y sienta la música.

Últimas noticias