MENÚ
miércoles 21 noviembre 2018
05:22
Actualizado
  • 1

Dos marroquíes entran en España escondidos en el interior de un bus turístico

La Guardia Civil ha detenido esta madrugada, a dos inmigrantes que accedieron a nuestro país en el interior de un autobús turístico de la empresa extremeña RUBIO BUS S.L.

  • Dos marroquíes entran en España escondidos en el interior de un bus turístico

Tiempo de lectura 4 min.

10 de septiembre de 2018. 13:54h

Comentada
Alejandro Cancho 10/9/2018

El convoy de autobuses regresaba a la península tras una excursión de tres días a Marruecos con 102 personas a bordo. Los jóvenes de unos 16 años de edad, lograron esquivar los controles fronterizos ocultos entre los motores del vehículo.

Una vez en la península y tras una hora y diez minutos de viaje, tras abandonar el puerto de Algeciras, varios viajeros escucharon voces árabes que procedían del interior de la bodega. Tras informar a la responsable de grupo, Paqui Lozano, llamaron al 112 informando de la situación y avisando que pararían en la próxima estación estación de servicio. A la 1:30h de la madrugada, una patrulla de la Guardia Civil esperaba en el área de servicio La Palmosa, en la salida 45 de la A-381 que une Algeciras con Jerez de la Frontera. De inmediato, el conductor del autobús, Juan Gómez-Parejo, abrió las compuertas traseras acompañado por los agentes y descubrieron que entre los motores del vehículo había dos jóvenes marroquíes de unos 16 años, que permanecían en el lugar desde la salida del bus en Tánger.

Tal y como se puede apreciar en el vídeo en exclusiva de LA RAZÓN, los jóvenes mostraban un aspecto de cansancio y estaban completamente cubiertos de grasa. La Guardia Civil les detuvo y pasaron a custodia policial para su posterior ingreso en un CETI, Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes.

Pero eso no fue todo. Otro de los autocares, tuvo que ser remolcado en Ceuta tras un fallo técnico que, presuntamente, causaron los niños al manipular el sistema eléctrico. Hecho que provocó un importante atasco en la principal vía de acceso a la ciudad autónoma y que el grupo de españoles perdiera el viaje en ferry de vuelta al puerto de Algeciras que tenían programado.

Finalmente y gracias a la intervención de la policia ceutí, el CNP y la Guardia Civil, se logró controlar la situación que se había creado, trasladando a los viajeros a la estación marítima y restableciendo la circulación del tráfico.

Una aventura de película

La excursión turística organizada por “Viajes EstivalTrujillo” en la que participaban 102 personas de Trujillo, Plasencia y Madrigalejo (Cáceres) vivió anoche este episodio de película. Tras un fin de semana visitando Tánger y el Norte de África, (Asilah, Chaouen) tocaba regresar a la península y descansar. Al llegar a la frontera ceutí, vieron como varios niños intentaban meterse en los bajos de los autocares en los que viajaban. Una vez en el paso fronterizo y tras el aviso del guía a la Policía Marroquí, los agentes africanos expulsaron a los jóvenes que se tiraban con fuerza al asfalto y gateaban entre las ruedas del vehículo.

El control policial de la frontera fue algo escaso, según cuentan algunos de los viajeros. Bastó con la inspección de un agente de la unidad canina y otro con polvos de pimienta. Nada de detectores ni sensores.

Durante todo el viaje los pasajeros contemplaron uno de los principales problemas que sufre el turismo en Marruecos: como grupos de jóvenes intentan acceder a los autobuses para intentar atravesar la frontera usando los bajos de estos vehículos como medio. Una situación que cada vez es más frecuente en las fronteras de Tarifa y Ceuta (sobretodo esta última que no tiene radares) según explican los conductores y cuya solución sería el incremento de las medidas de seguridad entre los puntos clave de estos lugares como son el acceso a los puertos de embarque del ferry.

A pesar del percance, los viajeros regresaban a Extremadura con un buen recuerdo del país y ganas de repetir.

Últimas noticias