MENÚ
martes 20 agosto 2019
20:39
Actualizado

El aceite de lavanda de champús y colonias provoca el aumento de los senos en niños

El efecto desaparece tras un periodo de tres a seis meses si se dejan de utilizar estos productos

  • Imagen de tres frascos de una de las colonias que provocaron el aumento mamario en una niña de 7 años
    Imagen de tres frascos de una de las colonias que provocaron el aumento mamario en una niña de 7 años

Tiempo de lectura 4 min.

16 de agosto de 2019. 08:45h

Comentada
Paco Rodríguez 16/8/2019

ETIQUETAS

Un estudio realizado por el Instituto Nacional de Ciencias de Salud Ambiental de Estados Unidos revela que el aceite de lavanda que se encuentra en los jabones, el champú, los difusores y el detergente para la ropa puede provocar que los niños y las niñas desarrollen senos antes de la pubertad. Los investigadores estudiaron a cuatro niños, uno de apenas tres años, que tenían un crecimiento anormal de los senos y descubrieron que a menudo usaban productos de lavanda. Una niña había visitado al médico después pasar un año sentada cerca del escritorio de su profesora, en la que había un difusor que liberaba aceite de lavanda durante todo el día. Todos los síntomas desaparecieron cuando dejaron de estar expuestos al aceite, que tiene un efecto calmante, informa "DailyMail".

Posteriormente se realizaron pruebas en el laboratorio que apuntaban a que el aceite altera la química del cuerpo, favoreciendo la producción de estrógenos y bloqueando la de testosterona.

El autor principal del estudio, J. Tyler Ramsey, advirtió que "el público debe estar al tanto de estos hallazgos y considerar todas las pruebas antes de decidir cuándo usar aceites esenciales. Parece que estos productos tienen el potencial de causar un crecimiento prematuro de los senos en niñas y niños". La ginecomastia es una condición común del desarrollo del tejido mamario en los hombres, pero es raro que esto ocurra antes de la pubertad, dijeron los investigadores. Cuando se preguntó a la familia de los cuatro menores participantes en el estudio, todos coincidían en que usaban productos de lavanda desde la primera infancia.

La primera paciente, una niña de siete años, había estado expuesta con frecuencia a "Mi Tesoro Agua de Violetas" desde una edad temprana. Tenía tejido mamario en el lado izquierdo que medía 4 cm por 3 cm de diámetro.

La paciente más joven, una niña de tres años, había sido bañada en "Baby Magic Calming Baby Bath Lavender and Chamomile" desde la infancia. Su tejido mamario, en el lado derecho, medía 3 cm por 3 cm de diámetro y 1,2 cm de profundidad.

La tercera menor, de siete años, había inhalado el vapor del difusor de aceite de lavanda que su profesora mantenía todo el día encendido. Un año después, la llevaron al médico con un desarrollo anormal de los senos, que fue calificado como dos en una escala de cinco puntos.

Por último, un niño de casi 12 años había notado que tenía los senos agrandados desde los cuatro años y había estado expuesto a "Crusellas Violet Water Cologne" desde que era muy pequeño. Los autores dijeron que tenía un desarrollo mamario que medía 4 cm por 4 cm de diámetro y 3 cm de profundidad.

En la mayoría de los casos, bastó con un examen físico del médico para medir el tejido. En el caso del niño de tres años, fue necesaria una ecografía para confirmar que el aumento de volumen se debía al crecimiento era de los conductos mamarios y no a la acumulación de tejido graso. Todos los tejidos mamarios de las pacientes se "disiparon" después de tres a seis meses de eliminar los productos de aceite de lavanda de su entorno.

Posteriormente, los investigadores probaron los efectos de ocho componentes de lavanda y otros aceites esenciales en una variedad de células humanas. Los niveles de varias hormonas, incluido el estrógeno, la principal hormona femenina responsable del desarrollo sexual, se midieron durante un período de tiempo y determinaron que ciertos componentes de los aceites esenciales imitan el estrógeno y bloquean la testosterona.

El bloqueo de la testosterona no está directamente relacionado con el crecimiento de los senos, pero la hormona normalmente inhibiría el desarrollo de los senos, indica el estudio que además alertó a los médicos para que fueran conscientes de que los aceites de lavanda y los de árbol de té, muy utilizados para evitar el contagio de los molestos piojos, alteran el sistema endocrino.

El sistema endocrino está hecho de una colección de glándulas que producen procesos reguladores de hormonas en el cuerpo, como el crecimiento y el desarrollo, la reproducción, el sueño y el estado de ánimo. En investigaciones anteriores, ya se había apuntado la posibilidad de que las aplicaciones tópicas de lavanda y aceite de árbol de té provocaran el crecimiento prematuro de los senos en los niños.

El estudio fue publicado en el "Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism" de la Endocrine Society.

Últimas noticias