MENÚ
lunes 23 septiembre 2019
12:34
Actualizado

Los misterios sin resolver del Titanic español un siglo después del naufragio

El Valbanera desapareció en el Caribe con 488 personas a bordo; nunca se investigaron las causas

  • Imagen del Valbanera, el "Titanic de los pobres"
    Imagen del Valbanera, el "Titanic de los pobres"

Tiempo de lectura 4 min.

11 de septiembre de 2019. 14:00h

Comentada
Paco Rodríguez 11/9/2019

El Valbanera era un barco a vapor con capacidad para más de 1.000 pasajeros. Su naufragio en el Caribe sigue siendo un misterio pero nunca se investigaron las causas. El llamado "Titanic de los pobres" porque sus ocupantes eran inmigrantes de las clases más bajas -en su mayoría canarios en busca de una vida mejor, desapareció a 90 millas de La Habana- desapareció en aguas territoriales norteamericanas, después de un gran ciclón que arrasó la zona. A las 07:50 horas de la mañana del 9 de septiembre el capitán envió un telegrama sobre la situación del ciclón y no se supo nada más de él. Al parecer, desapareció definitivamente al día siguiente, después de luchar dramáticamente contra las de 12 metros, que provocaron numerosos heridos de gravedad entre los pasajeros. Fue encontrado el 19 de septiembre por un barco de la armada norteamericana, hundido en las arenas movedizas de un lugar conocido como "el bajo de la media luna", a 12 metros de profundidad. Nunca se abrió una investigación, los ocupantes eran tan pobres que nadie se preocupó por ellos. El barco estaba intacto, con las barcas salvavidas amarradas y sus 488 ocupantes dentro. Se convertía en la peor catástrofe de la marina mercante española de la historia.

Pero la tragedia pudo ser aún mayor porque el barco zarpó de Barcelona con 1.142 pasajeros a bordo para hacer la línea regular que durante años cubrió la línea entre España y Cuba. El barco, de casi 122 metros de longitud, zarpó del puerto de Barcelona el 10 de agosto de 1919, al mando del capitán Martín. Tras hacer escala en Valencia, Málaga y Cádiz, pasó por Las Palmas, Santa Cruz de Tenerife y La Palma. Después de que algunos pasajeros bajaran en Cádiz y otros subieran en Canarias, un total de 1.230 personas, 88 tripulantes incluidos, partieron con destino a La Habana.

El destino parecía estar echado y así lo aventuraba lo ocurrido a su salida de La Palma el 21 de agosto. El Valbanera perdió una de sus anclas. Los pasajeros eran en su mayoría emigrantes de pocos recursos en busca de un futuro mejor y tuvieron que pagar de 75 a más de 1.000 pesetas de la época por el viaje. No todos tenían capacidad para abonar el total del billete, por lo que decidieron bajarse antes de llegar a La Habana, decisión que les salvaría la vida.

A pesar de que la mayoría tenía pagado el billete para La Habana, 742 pasajeros decidieron quedarse en Santiago de Cuba, última escala antes de llegar al destino. Las razones pudieron ser muchas: los pensaron que si había trabajo en Santiago de Cuba, tendrían tiempo más adelante de trasladarse hasta la capital cubana. Otros que, cansados del largo viaje prefirieron poner pie a tierra o los que temían ser víctimas de los huracanes. El barco retomó su trayecto el 5 de septiembre y acabó en las arenas movedizas del Caribe cinco días después.

El director de la única expedición submarina que se ha hecho a los restos del vapor, Eduardo Vera, ha explicado que recientemente se ha descubierto que la trayectoria seguida por el barco tras haber atracado en Santiago de Cuba no fue la que hasta ahora se creía. Gracias a unas investigaciones recientes realizadas por Fernando García Echegoyen, ha detallado, se ha podido fijar además la hora del naufragio entre las 7.00 y las 10.00 de la mañana del 10 de septiembre.

Para el alcalde de Las Palmas de Gran Canaria, Augusto Hidalgo, Valbanera "da nombre a una de las páginas más tristes" de la historia de las islas, en la que "miles de canarios pusieron su esperanza en la tierra de oportunidades que era América". "La huella del Valbanera nos recuerda que fuimos tierra de emigrantes y, por eso, nos mostramos tan sensibles ante la realidad que vivimos en la actualidad", ha añadido Hidalgo.

Por su parte, el cónsul general de Cuba en Canarias, Ulises Barquín, ha recordado que los canarios que emigraron a Cuba fueron "a trabajar y a compartir" y que ambos pueblos están unidos por "lazos de sangre, sudor y lágrimas".

"El hermano canario ayudó a forjar la nacionalidad cubana" y de él los cubanos heredaron "su espíritu de lucha", ha considerado Barquín, quien también ha querido destacar que fueron los canarios quienes llevaron hasta Cuba el primer ingenio azucarero e, incluso, la primera industria tabacalera.

La tragedia del Valbanera es recordada como "el Titanic de los pobres", es un símbolo de la emigración canaria y en ella fallecieron casi quinientas personas, según las cifras oficiales, de las que no se ha recuperado aún ni un sólo cadáver.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs