MENÚ
domingo 17 noviembre 2019
22:42
Actualizado

Mojada y embarrada, así apareció la niña argentina desaparecida hace seis días

Sus vecinos confesaron que la mantenían retenida en su casa

  • Abril Caballé apareció en buenas condiciones seis días después de su desaparición
    Abril Caballé apareció en buenas condiciones seis días después de su desaparición

Tiempo de lectura 4 min.

16 de octubre de 2019. 15:28h

Comentada
Paco Rodríguez 16/10/2019

ETIQUETAS

Abril Caballé, de 10 años, desapareció el pasado miércoles cuando decidió bajar desde su casa a la playa a recoger un juguete que había olvidado. Desde ese momento se activó a alarma y un centenar de personas trabajaron sin descanso "casa por casa" para tratar de localizarla. Seis días después, la menor apareció en casa de sus vecinos empapada y embarrada. Eran poco después de las 7 de la mañana y fue atendida por un equipo médico de emergencias y trasladada al hospital. Antes, tuvo un momento para poder abrazar a su abuelo.

En un primer momento, se apuntó la posibilidad de que la menor se hubiera marchado de manera voluntaria ya que la relación con su madre era mala. Victoria Agüero, la vecina que la vio por última vez declaró que la madre la maltrataba y que el pasado junio la acompaño a presentar una denuncia contra su madre por "abandono", ya que le negaba "medicamentos y ciertos alimentos" y dejaba que caminara "descalza, llena de barro y con la ropa vieja y sucia".

Tras la aparición de la menor, la Justicia liberó a la pareja de Agüero, Emanuel Rivarola, quien había quedado demorado por presuntas contradicciones en su testimonio.

La gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, no sabía que las sospechas de los investigadores seguían centrándose en Agüero y Rivarola e indicó que "habrá que ver si la Justicia tomó bien la decisión de otorgarle la custodia a su madre en lugar de su abuela, cuando había un caso de abuso. Hay que reevaluar el caso para saber qué pasó, dónde estuvo y cuál fue el rol de los vecinos". "Lamentablemente no es la primera vez tenemos casos de chicos que no deberían haber sido restituidos. Muchos chicos que escapan de sus casas expresan conflictos familiares profundos", agregó.

Julio Conte Grand, procurador general de la provincia de Buenos Aires, indicó que "efectivamente apareció, en principio en muy buenas condiciones" y que la niña se habría aproximado caminando al lugar. En la casa estuvieron las fuerzas de seguridad y en los lugares que se revisaron, no estaba. Chequearemos si fue así, quiero ser muy prudente”, agregó.

► La inquietante desaparición de una niña de 10 años mantiene en vilo a Argentina

Pero los vecinos de la niña había caído en numerosas contradicciones en sus declaraciones y se les procesó por falso testimonio. Durante el interrogatorio, la pareja acabó confesando los hechos. Ambos admitieron que secuestraron a la niña y la llevaron a una casa abandonada situada a 6 kilómetros de su casa.

Era extraño que la niña hubiera aparecido en su casa y no en la de su madre situada a 50 metros. Fueron Agüero y Rivarola los que acudieron al puesto de mando policial para informar de que la niña estaba en su casa: "Cuando volvimos de la fiscalía escuchamos que los perros ladraban. Fuimos hasta el fondo del terreno donde está abandonado un viejo Ford Fairlane y vimos que estaba la puerta abierta. Ahí estaba ella, mojada y embarrada".

Pero hubo una serie de preguntas a las que no supieron responder, lo que, unido a las contradicciones en su testimonio, demostraba que estaban mintiendo. También había pruebas que apuntaban en esa dirección. Un vecino aseguró que seis horas antes de que supuestamente apareciera la menor, escucho cómo un coche paraba delante de la casa de Agüero y Rivarola, momento en el que los investigadores sospechan que llevaron a la menor de vuelta a su casa.

La pareja había llegado a Punta Indio, conocido como balneario El Pericón, el pasado mes de abril y se instalaron en una finca que según los vecinos usurparon ilegalmente. Al principio eran tres personas, pero a los dos meses uno de los habitantes de la casa se marchó.

A su llegada entablaron amistad con Abril y su madre, Magdalena. Vivían a escasos metros de ellos. Los investigadores creen que Agüero comenzó obsesionarse con la menor, a la que manipulaba en contra de su madre. Y llegó a convencerla. En julio, acompañó a la niña a denunciar a su madre por maltrato y abandono. Como consecuencia de ello, la madre perdió la custodia que le fue otorgada a su abuela materna, quien vive en City Bell, con la que vivió hasta hace dos semanas.

Después del primer examen médico, un perito psicólogo del Ministerio de Seguridad indicó que la niña "estaba manipulada por Victoria desde hacía tiempo" y que por ello se negaba a hablar con su madre. Por ello, Agüero y Rivarola fueron detenidos y encarcelados, acusados de una presunta "privación ilegítima de la libertad".

► La inquietante desaparición de una niña de 10 años mantiene en vilo a Argentina

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs