Noticias destacadas

Estudio

El peligro que esconden algunos juguetes sexuales: por qué pueden perjudicar tu salud

Un estudio ha descubierto que los juguetes eróticos son una fuente de microplásticos y ftalatos, los cuales pueden ser tóxicos

Juguetes sexuales
Juguetes sexualesObjetivo bienestar

El plástico es un material no biodegradable que sigue descomponiéndose hasta quedar reducido a piezas milimétricas que pueden permanecer en el ambiente centenares de años e introducirse en la cadena trófica. Aunque no los percibamos, estas micropartículas resultantes de la eliminación y descomposición de productos de consumo y desechos industriales, están presentes en el agua, los alimentos e incluso en el aire que respiramos.

Ahora, un estudio dirigido por investigadores de las universidades Duke y Appalachian en EE UU, ha examinado una fuente de absorción de microplásticos que muchos no habrían considerado: los juguetes sexuales. "Nuestras investigaciones indican que los juguetes sexuales pueden descomponerse en microplásticos y los materiales contienen ftalatos que se han asociado con problemas de salud", afirman.

En un estudio publicado en 'Microplastics and Nanoplastics' en marzo de 2023, los investigadores discutieron los riesgos de los juguetes sexuales en la salud. La mayoría de los adultos estadounidenses afirman haber utilizado juguetes sexuales que, por diseño, interactúan con partes íntimas y permeables del cuerpo. Muchas personas en todo el mundo no se dan cuenta de los riesgos potenciales de los juguetes sexuales, que los investigadores enfatizan para que los consumidores tomen decisiones informadas.

El estudio, dirigido por Joana Sipe y Christine Hendren examinó los riesgos asociados con cuatro tipos de juguetes sexuales actualmente disponibles: juguetes anales, bolas, vibradores duales y vibradores externos. En orden de mayor a menor liberación de micro y nanoplástico, los resultados encontraron que el juguete anal liberó la mayor cantidad de partículas, seguido de las cuentas, los vibradores duales y los vibradores externos.

Otro elemento del riesgo de los microplásticos en los juguetes sexuales son los ftalatos, conocidos por ser disruptores endocrinos. La exposición a los ftalatos es motivo de preocupación, dado que varios estudios en animales relacionan estas sustancias con efectos sobre la reproducción y el desarrollo (menor fertilidad, toxicidad reproductiva y toxicidad testicular), el sistema hormonal e inmunitario o daños en el hígado. Estos estaban presentes en todos los juguetes sexuales probados en niveles que "superaban las advertencias de peligro".

"Afirmamos que dado que la presencia medida de ftalatos en nuestro pequeño tamaño de muestra excede el límite de exposición para los mismos químicos en las regulaciones de la Comisión de Seguridad de Productos de Consumo (CPSC) de EEUU en juguetes para niños..., las investigaciones sobre si los escenarios de riesgo son o no también similares en los juguetes sexuales son prudentes para la protección de la salud pública", concluyen los investigadores.