Pensar en digital

  • Foto: Gtres
    Foto: Gtres

Tiempo de lectura 2 min.

14 de enero de 2019. 08:00h

Comentada

Estamos asistiendo a una colosal transformación de la Sociedad. Transitamos hacia la Sociedad Digital a pasos agigantados y a un ritmo vertiginoso. Este tránsito trae consigo un profundísimo cambio en la Sociedad. Fíjense si es profundo que con frecuencia nos acercamos a estos temas haciendo referencia a la era digital. Sí, sí la era.

El cambio es en las estructuras de los mercados financieros, en el comercio, en el modo de aprender, en el modo de enseñar, en el cómo relacionarnos con los otros, en los servicios que nos pueden proveer, en la relación con las Administraciones Públicas, en las estructuras del mercado laboral, en el ritmo que estamos imprimiendo a nuestras vidas, y un larguísimo etc. Para vivir y sobrevivir en esta época se hace imprescindible pensar en digital pero... este tránsito no es fácil, tiene sus luces y sus sombras de toda índole y, por supuesto, también de naturaleza ética.

Hoy en día nos preguntamos del Big Data al Big Brother, ¿Qué distancia hay?; ¿Cómo afecta al empleo el nuevo contexto digital?, ¿Un nuevo marco de Relaciones Laborales?, ¿Qué competencias han de desarrollar los empleados?, ¿No estaremos personificando a las cosas y cosificando a las personas?, y la industria, sus procesos ¿Cómo cambian?, ¿qué oportunidades plantean?; La inteligencia artificial, ¿Reto?, ¿Riesgo?; ¿Se está dibujando un nuevo orden mundial?; la sostenibilidad social en era digital, ¿Se está abordando?.

Estas preguntas son una mínima parte de las que nos planteamos a diario. Pues bien, en este espacio pretendo ayudar a la reflexión acerca, precisamente, de las luces y las sombras del nuevo escenario.

¡Adelante! Les espero en la próxima entrega.

Últimas noticias