“El Hormiguero” desvela el origen de Trancas y Barrancas: del calcetín negro con ojos a la larga lista de nombres

Ayer, Pablo Motos y Jorge Salvador, director del programa, recordaron cómo fue el proceso de diseño de las dos hormigas más queridas de la televisión

La identidad de “El Hormiguero” va directamente ligada con el carisma de Trancas y Barrancas. Las hormigas más queridas de la televisión han dotado al programa, desde sus inicios, de una diversión y originalidad que hasta hoy ha sido reconocida por el público. Sin embargo, ¿hasta qué punto conocemos los secretos de Trancas y Barrancas? ¿Quien diseñó sus aspectos? ¿Y los nombres? ¿Recuerdan cómo fue la primera aparición de las hormigas en el programa? “El Hormiguero” se emitió por primera vez el 24 de septiembre de 2006 y hasta ahora Pablo Motos y su equipo no han desvelado los orígenes de sus mascotas. Ayer, el presentador y Jorge Salvador, director del programa, hablaron durante el programa sobre los entresijos tras la creación de las dos icónicas hormigas.

Todo comenzó en 2005, cuando Motos y Salvador recibieron el encargo de realizar un programa de entretenimiento. Junto al antiguo realizador del formato, Álex Miñana, ambos se citaron para discutir los detalles del nuevo espacio. Y ahí entra la decisión que marcaría el rumbo de uno de los principales programas de la parrilla televisiva: fue Motos quien expuso emocionado la idea de “sacar dos muñecos de trapo que hablarán”.

“Me parecía muy graciosa la idea de que salieran dos pies con ojos y que hablaran”, explicó anoche Motos a Salvador, quien aseguró que “yo me quedé en shock, dejé de oírte". Asegura el productor que no dio crédito cuando vio a su socio sacar un calcetín negro con ojos para simular cómo deberían ser los muñecos. Sin embargo, cada día podemos ver que el resultado fue bien diferente, y es que el proceso de creación de las hormigas fue elaborado al detalle.

Contactaron con el diseñador Óscar Julve, quien diseñó varios bocetos hasta que dieron con el que realmente les convencía. Mientras que uno tenía cuatro brazos y el otro eran unas hormigas con colmillos, otro diseño aparecía con rostro enfadado y una forma parecida a la de un cacahuete. Hasta que dieron con la clave. Querían que fuera tan perfecto que confiesa Motos que “me volví literalmente loco, en el sentido de que me vi todas las películas que existían donde hubiese muñecos”, poniendo como ejemplo las de Spielberg.

“Me di cuenta de que Spielberg todos los muñecos los pone con los ojos azules y la segunda idea era que los muñecos perdían la vida porque no se le movían los ojos”, explica el presentador, “desde entonces estuve dando por saco de que se tenían que mover los ojos de los muñecos”. Con el tiempo, llegaron al despacho de Salvador las hormigas ya listas para aparecer en plató y, aunque les pareció al principio que eran muñecos demasiado grandes, lo dieron por bueno y funcionaron. A esto, Trancas rectificó al productor: “Perdona, funcionamos no, lo hemos petado”.

También anoche se emitió la primera aparición de Trancas y Barrancas, cuando explicaron de dónde venían sus nombres. Barrancas decía que se llamaba así “porque cuando era pequeño me caí por un barranco”, a lo que Motos bromeó dirigiéndose a Trancas que “entonces a ti no te voy a preguntar por qué te llaman Trancas”. Entre risas, recordaron viejos tiempos en los que las hormigas eran interpretadas por Damián Mollá y Juan Ibáñez. Asimismo, confesaron que fue Marron quien decidió los nombres: “Me pegan Trancas y Barrancas”, dijo en su momento para descartar una extensa lista que tenía como opciones, entre otras, “Troche y Moche, o Pipa y Popa”.