El edificio laberíntico de la serie de ‘El Juego del Calamar’ en España

La Muralla Roja de Calpe presenta un curioso parecido a las escaleras que recorren los personajes en la producción de Netflix

Escenario de "El juego del calamar", inspirado en la obra artística de Escher
Escenario de "El juego del calamar", inspirado en la obra artística de Escher FOTO: netflix

‘El Juego del Calamar’ se ha convertido en la serie más vista de Netflix. El distinguido y colorido escenario donde destacan los juegos infantiles reproduce la construcción de La Muralla Roja de Calpe (Alicante), un edificio laberíntico con escaleras y patios interconectados similares a los que recorren los jugadores y los guardias para moverse de un espacio a otro. Puede que esta ficción coreana se haya inspirado en nuestro país.

La Muralla Roja de Calpe es un edificio del arquitecto Ricardo Bofill Levi de los años 70 situado en la Urbanización La Manzanera con un total de 50 apartamentos. La obra arquitectónica es considerada patrimonio cultural de España.

Muralla Roja de Calpe
Muralla Roja de Calpe FOTO: La Razón (Custom Credit)
Muralla Roja de Calpe
Muralla Roja de Calpe FOTO: La Razón (Custom Credit)

Se caracteriza por la composición de cubos que crean escaleras, puentes y patios interconectados entre sí desde donde se accede a las viviendas y la combinación de colores rosados y azulados. La perfecta geometría de la estructura se debe a los relieves que crean sombras y efectos visuales, agrupando torres, escalones y formas. El juego de luces y la organización de los elementos que componen el edificio forman un laberinto. Sin embargo, al exterior ofrece una imagen firme y fortificada.

La construcción está ubicada al borde de un acantilado con hermosas vistas al mar.

Muralla Roja de Calpe
Muralla Roja de Calpe FOTO: La Razón (Custom Credit)

La Muralla Roja de Calpe es uno de los rincones más visitados y fotografiados a nivel mundial. Actualmente el edificio no está abierto al público debido a que la popularidad que ha adquirido en redes sociales, ha provocado la llegada de un aumento de turistas que intentan sacarse selfies con la peculiar construcción.