Diego Arrabal llama mentirosa a Mariló Montero: “Es una vergüenza”

Esta semana se ha conocido que será indemnizada con 340.000 euros por unas supuestas fotos en topless

Diego Arrabal en "Viva la vida"
Diego Arrabal en "Viva la vida" FOTO: La Razón Telecinco

Semana convulsa en la prensa del corazón tras conocerse la sentencia que obliga a una agencia de fotógrafos a pagar 340.000 euros a Mariló Monetero por unas desconocidas fotos en topless durante unas vacaciones. La periodista ha valorado el fallo en viarios programas de televisión y los dos supuestos creadores de la agencia Gustavo González y Diego Arrabal han contestado, este último acudió a “Viva la vida” este sábado para contar su versión.

Mariló Montero intervino en directo en el programa de laSexta “Más vale tarde” para explicar su estado anímico y relató cómo habían grabado dentro de su propio bungalow, “dentro de una propiedad privada”. uno de los argumentos que quiso desarmar Diego Arrabal en su intervención en el programa de Telecinco.

“Yo entiendo que mi trabajo no sienta bien a todo el mundo y no sabía que mi trabajo era ilegal”, fue la primera frase sobre el caso de Arrabal, que aseguró trabajar “dentro del marco jurídico. Esto es un misil hacia la prensa del corazón. Si no puedes hacer fotos a una persona pública en un lugar público, apaga y vámonos”. En ese momento es cuando desmiente la versión de Montero en televisión: “Eso de que era un lugar privado es mentira. Y encima no se publicaron, vamos a recurrir. Vamos a llegar a Europa si hace falta”.

Arrabal aclara que ha hablado con juristas y “se ponen las manos en la cabeza porque no está argumentado. Se ha demostrado que no hemos filtrado nada y cuento otra cosa. Mariló ha dicho que se vio obligada a recurrir a la justicia pero no está diciendo la verdad”. En ese momento relata como intentó conciliar con la periodista a través de otra persona de Telecinco: “Pedimos perdón aunque no éramos autores materiales, me puse en contacto con ella a través de otra persona, actuando de buena fe, pero me dijo que no”.

Arrabal quiso argumentar la injusticia porque “no somos asesinos ni violadores. No hemos hecho nada”, mientras insistía en defenderse con que “se ha demostrado que no hay playas privadas en Bora Bora. Eso el juez no lo tiene en cuenta”. Y aseguró muy serio que “si hay que ir a la cárcel se va, pero es una vergüenza”.

Para terminar, Arrabal calificó la sentencia de “condena” a una familia: “Tengo hijos, hipoteca, como todo el mundo. Es desorbitado, no tiene sentido. Nosotros no ganamos ese dinero. Es una barbaridad, y el juez lo sabe”. “Yo creo en la justicia, en mayúsculas, no me gusta jugar once contra doce”, terminó.