Así ha sido la actuación de Chanel en la final de Eurovisión

La artista ha deslumbrado encima del escenario a golpe de abanico y una coreografía explosiva

Habíamos leído de todo sobre los ensayos de la actuación de Chanel como representante de España en Eurovisión. Vimos el primer ensayo y quedamos conformes cuando ya nacía el chanelazo y la prensa especializada prometía que nos íbamos a sorprender de la fuerza de la elegida en el Benidorm Fest. Ni siquiera el segundo ensayo presagiaba la explosión de arte que demostró Chanel en el puesto número 10.

Nadie parpadeó durante la actuación de Chanel para no perderse ni un detalle de la coreografía más currada de todo el festival. Chanel ha vivido entre bailes y sabe usar su cuerpo para convencer para que no puedas quitarle la vista de encima y la manera en la que ha ejecutado “SloMo” esta noche ha sido un subidón en un Festival que salvo algunas salidas de tono de los países más freaks, ha sido un poco muermo.

Chanel interpreta SloMo, que le aupó a la tercera posición final de Eurovisión.
Chanel interpreta SloMo, que le aupó a la tercera posición final de Eurovisión. FOTO: ALESSANDRO DI MARCO EFE

Los lobos amarillos noruegos se bailaron en la sala de prensa, pero desde que entró Chanel con su cuerpo de baile sobre el escenario del “sol interior” que no funciona. Todos han demostrado que el trabajo no es en balde, que la fuerza de voluntad y la disciplina pueden hacer ganar un festival incluso sin ganarlo. Chanel Terrero ha estado impecable, perfecta, a gusto y feliz y eso es lo que ha transmitido a los miles de asistentes al Pala Alpitour.

Las redes sociales se han volcado con el Chanelazo destacando el arte de la artista que lo han tildado de “espectáculo total” y sugiriendo que lo “vamos a petar”. Los más efusivos la han elevado al nivel de “diosa”. Ella misma ha confesado al acabar que “estoy llorando pero de emoción. Ha sido increíble. Gracias a todos”.

No ha faltado fuerza, ni sincronía, las luces y los efectos pirotécnicos terminaron por desatar la locura entre los eurofans y hasta desde casa se notaba el calor, el respeto por la canción y el arte que hay detrás de meses de ensayos. Con un solo golpe de abanico, Chanel y su equipo han causado más de un ataque al corazón y devuelto la ilusión al público español. Pase lo que pase.