Lea Vicens, un trofeo en la matinal de la feria de la Reconstrucción

Leonardo Hernández se fue de vacío en el festejo matinal

Lea Vicens, en imagen de archivoJose Manuel PedrosaEFE

La rejoneadora Lea Vicens ha cortado este domingo un apéndice y Leonardo Hernández se ha ido de vacío tras participar en un mano a mano matinal celebrado en esta localidad cordobesa bajo el amparo de la “Gira de Reconstrucción” promovida por la Fundación Toro de Lidia y el canal Toros de Movistar Plus.

Hernández perdió sus posibles trofeos con los aceros. Ante el primero, se topó de bruces con un enemigo que apenas concedió opciones, falto de fuerza, parado y defendiéndose mansamente. Faena cargada de voluntad pero condicionada por la irregular acometida del descastado astado.

El jinete, que buscó encelar y rematar siempre por el derecho, y destacó en un par de encuentros en banderillas con pirueta incluida en la salida y con las cortas al violín, pero, ya está dicho, su desacierto en el último tercio nubló su acción de tesón.

En el que hizo tercero, que saltó con más empuje, Hernández destacó en el saludo, encelando en el platillo y amarrando desde el inicio una faena evolutiva a la que le costó arrancar con el primer rejón. En banderillas apostó por el riesgo, apurando siempre con sus monturas. Remató con cuatro cortas al violín con un animal ya rajado. Mucha voluntad pero, de nuevo, decepción en el cierre.

De su lado, Vicens, que también anduvo desacertada en el último tercio ante su primero, dejó dos actuaciones más que solventes, elegantes y completas en efecto y forma.

Ante el segundo, que pisó plaza impetuoso, dejó un bonito saludo, quedándose con él y encelando en el centro del ruedo. Faena vistosa y bien ejecutada, donde solo hubo un rejón de apertura. Con las banderillas templó en recorrido, ajustando y llevándolo corto. Actuación madura la de la francesa, que no supo cerrar.

En el último, la rejoneadora frenó con cadencia, llevándolo hilado en la cola del equino que montaba. Anduvo sólida con los dos rejones que dejó de inicio antes de realizar una faena mesurada, sin aspavientos y donde buscó siempre el remate.

Intervención adornada de manera vistosa y medida en la doma, donde se mostró versátil. Faena de un cierto menor rango que la practicada a su primero, pero que sirvió para obtener la única oreja de la sesión.

FICHA DEL FESTEJO.-

Cuatro toros de los herederos de Ángel Sánchez y Sánchez, aceptables de presencia y de juego desigual.

Leonardo Hernández, de marengo: medio rejón, tres pinchazos, rejón y cinco descabellos (silencio tras dos avisos); cinco pinchazos, rejón y cinco descabellos (ovación tras aviso).

Lea Vicens, de burdeos: cinco pinchazos y rejón (silencio); rejón caído y dos descabellos (oreja).

Buena entrada dentro de las restricciones en una sesión matutina de rejoneo con inestabilidad meteorológica, temperatura fresca y viento intermitente.