La radio más personal de Carlos Alsina

El periodista hace historia con una edición de «Más de uno», que se emitió desde seis localizaciones para homenajear a este medio, cuyo día mundial se celebra hoy.

  • El locutor, antes de entrar en el Café Gijón, desde donde emitió «La radio que madruga». Foto: Atresmedia radio
    El locutor, antes de entrar en el Café Gijón, desde donde emitió «La radio que madruga». Foto: Atresmedia radio
true
Madrid.

Tiempo de lectura 4 min.

12 de febrero de 2019. 23:33h

Comentada
Cecilia García Madrid. 12/2/2019

Una jornada para celebrar el Día Mundial de la Radio le sabía a poco. Por eso, Carlos Alsina, que parece que nació con un micrófono en la mano, decidió empezar a festejar el lunes la vigencia de medio –donde ha desarrollado su carrera profesional desde 1990– con un programa especial. Así lo anunció a sus oyentes desde el estudio de Onda Cero: «No vamos a parar quietos ni un instante hablando de las cosas que suceden y con todos aquellos que quieran decir algo». Dicho y hecho: cuando faltaba más de una hora para que el sol saliese, las señales horarias de las siete de la mañana se convirtieron en una especie de campana para que el periodista iniciase el maratón. Se subió a una unidad móvil para emprender la ruta desde los estudios centrales de Atresmedia Radio hasta el madrileño paseo de Recoletos. Pocas veces –o ninguna– un locutor ha hecho un informativo dentro de un coche en movimiento con unos estándares de calidad de sonido equiparables a los del estudio. Y no hubo ni trampa ni cartón, ya que se le podía oír cómo narraba su recorrido por la Autovía del Norte. Por suerte, se salvó de los inevitables atascos cotidianos a esa hora de la mañana. Su primer destino fue el Café Gijón, donde le esperaban los integrantes de «La radio que madruga»: Rubén Amón, Carlos Rodríguez Braun, Rafa Latorre, Marta García Aller y Félix José Casillas, con los que iba analizar la actualidad del día, empezando por la manifestación que marcó la agenda política del lunes. Alsina recorrió el centro de Madrid y se encontró con el primer invitado de la mañana: el presidente del Partido Popular, Pablo Casado, con el que conversó sobre la movilización.

Con la voz pausada, aunque en ocasiones se notaba que hacer un programa de radio mientras se anda puede provocar un leve temblor de voz, durante estas cinco horas y media de radio también fueron protagonistas del espacio varias personas anónimas. Mientras estaba frente al Cuartel General del Ejército de Tierra, una mujer corrió para saludarle y decirle que su hijo Gonzalo le escuchaba desde Dubái.

Personas anónimas

Cuando se dirigía al mercado de San Antón –«allí vamos a hacer la compra», comentó–, entró en un horno de pan. Habló con Marco, que a las nueve de la mañana ya tenía preparadas 300 barras de pan para los clientes. No perdió la ocasión de testar qué es lo que más les gusta a los oyentes de radio con un vendedor de cupones, Alberto. Éste le explicó que lo que más valora son los locutores, la música y los seriales radiofónicos que Alsina ha impulsado en los últimos años, además de ficciones sonoras con títulos como «Andante», sobre Don Quijote; el cuento de Navidad, «Siente un pobre a su mesa»; ¿Qué fue de Brian?», que tenía como punto de partida la película de Monty Python, y la adaptación radiofónica de «A sangre y fuego», un clásico del periodismo escrito por Miguel Chaves Nogales.

«El reto de este ''Más de uno'' –cuenta Alsina– era salir a la calle en busca de historias y de personajes con algo interesante que contar, que no siempre tiene que ser de gran trascendencia pública. Escuchamos con la misma atención a Casado y a Errejón que a la mujer que llevaba en bicicleta a su hija al colegio y a la niña que me recitó del tirón el abecedario. Todas las historias que encontramos tuvieron algo de especial».

Tras visitar la Biblioteca Nacional acompañado por Sergio de Molino, se encontró con uno de los clásicos de la radio española: el periodista deportivo José María García, y en la puerta del teatro Marquina con el crítico de cine y colaborador de LA RAZÓN Carlos Pumares. Allí, vestidos como los actores radiofónicos de los años 50 y 60, Alsina y su equipo emitieron un capítulo especial del serial diario «La novela de las doce y...», que emite todos los días.

Esta edición especial de «Más de uno» fue un auténtico reto desde el punto de vista técnico. «La realización fue muy compleja, ya que teníamos que combinar diferentes tecnologías: unas para la retransmisión desde la unidad móvil, otras para emitir mientras caminábamos y que se escuchara perfectamente la tertulia en el Gijón... la técnica nos ha permitido hacer magia. Al final, eso es la radio: magia», asegura el presentador estrella de Onda Cero.

Guionistas, redactores y productores trabajaron con exigencia e intensidad a lo largo de las últimas semanas para sacar de Carlos Alsina los matices radiofónicos más brillantes en el homenaje a la radio que cada día seguirá contando la vida, desde las grandes historias pasando por los pequeños hechos cotidianos que casi nunca se merecen un titular a causa de la vorágine de noticias.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs