Évora, tan cerca y desconocida

Pertenece al Alentejo y es heredera de un rico y variado patrimonio cultural

En honor a Julio César, la ciudad tuvo la categoría de municipio con el nombre de Ebora Liberalitas. Reconocida como Patrimonio de la Humanidad en 1986

Es una de las ciudades más bellas ubicada en el centro de Portugal. Dentro de su muro se desarrolló un importante actividad comercial y religiosa.

Pertenece al Alentejo y es heredera de un rico y variado patrimonio cultural

Es el caso del singular paisaje arqueológico megalítico, uno de los más antiguos y monumentales de Europa, perfectamente integrado en el paisaje rural circundante, del cual el recinto megalítico de Almendres es el máximo exponente. Ya sea en las calles medievales entrelazadas, en la exuberancia de palacios, monasterios e iglesias, en los espacios para socializar y degustar los exquisitos paladares de la cocina tradicional, Évora esconde el encanto de las ciudades antiguas.

El templo romano

Le llaman el templo de Diana y seguramente se deba a que no han encontrado ninguna prueba arqueológica que asocie el templo con el paso de los romanos. Es muy probable que lo hayan construido en la época y en honor de Augusto, reconocido y venerado como Dios. Fue construido en el siglo I a.C. En el Siglo V la ciudad fue destruida por los bárbaros, por lo que solo quedan vestigios. Algunos restos fueron utilizados para la construcción del castillo de Évora.

De no perderse en Évora

El Crómlech de los Almendros. Los monumentos megalíticos más importantes de la península ibérica se encuentran en esta parte de Portugal. Su estado de conservación los posicionan como los más importantes de Europa, también por sus dimensiones. Pertenecen al Neolítico, erigidos al final del sexto milenio a.C. el más reciente es del tercer milenio a.C.

Se cree que antiguamente que inicialmente fueron monumentos funerarios y más tarde en recintos sagrados. Son muy escasos y su palabra es de origen inglesa.

La capilla de los osos

Esta visita no es para almas sensibles, aunque sea de lo más visitado en la ciudad. En esta capilla descansan cientos de cadáveres exhumados de los cementerios de la ciudad en el siglo XVI.

La Capilla de los Huesos fue construida en el local donde inicialmente era el dormitorio y sala de reflexión de los frailes. Es formada por tres naves de cerca de 18,70m de longitud y 11m de ancho.

Las paredes de la Capilla de los Huesos y los ocho pilares que la constituyen están recubiertos con huesos y cráneos humanos, cuidadosamente colocados, unidos por cemento. Las bóvedas son de ladrillo revocado a blanco y pintadas con motivos que simbolizan o aluden a la muerte. Además de las osamentas, la Capilla de los Huesos está también decorada con estatuas cariz religioso y una pintura estilo renacentista y barroco.

Situada en la iglesia de San Francisco, que fue la primera casa de los Franciscanos en Portugal fundada en el siglo XII.

No te quedes solo en el centro de Évora. Salir un poco de la ciudad y recorrer sus carreteras por sus colinas y llanuras es otro plan super agradable. Una visita recomendada es Monsaraz, un pueblo con casas blancas y adoquines a 53 kilómetros. Colgada en una colina con vistas espectaculares. La muralla de Monsaraz tiene cuatro grandes puertas por donde se puede entrar al pueblo, la principal es la Porta da Vila, después la Puerta de Évora, la puerta d’Alcoba y la Buraco. Caminemos por la muralla hasta el Castillo de Monsaraz construido por el rey Dinis, en el siglo XIV.

Le llaman el pueblo más bonito del Alentejo. Si se va a Monsaraz hay que ir preparado para pasear tranquilamente, disfrutar de la luz de esta pequeña y encantadora ciudad. Aquí el stress no existe.

Volvemos a Évora y nos preparamos para ir a comer o cenar...

Hay infinidad de lugares para elegir, ya sea de tapas o más formal.

Si os decidís por tapas - españolas , Dona Laura es el mejor.

Otro sitio interesante es Chão das Covas, con variedad de tapas y algunos platos más elaborada y Don Joaquim con cocina tradicional alentejana.

Y si quereis salir después de la cena MolhóBico puede ser un cierre de jornada agradable.

La agenda de Evora

Es una ciudad que no para, su calendario de actividades culturales está lleno de planes.