Diez hoteles con toboganes para descargar adrenalina este verano

Este tipo de alojamiento se sitúa como el más demandado entre familias con hijos

Sorra Daurada Splash, en Costa Maresme
Sorra Daurada Splash, en Costa MaresmeArchivoArchivo

Con la pandemia de la Covid-19 todavía haciendo de las suyas, este verano se impone el turismo nacional y en familia, ya que se trata de la opción más segura para la mayoría de los viajeros. Y después de tantos meses de incertidumbre y limitaciones, ahora lo que toca es buscar un destino cercano y seguro pero en el que sea posible sacudirse la fatiga pandémica con una buena dosis de adrenalina. Por eso, los hoteles y resorts nacionales que disponen de toboganes o parques acuáticos son la opción preferente por las familias españolas para este verano, según se desprende de los datos presentados por la agencia de viajes online líder de venta flash Buscounchollo.com. Según la plataforma, esta opción de alojamiento está liderando las reservas entre familias con hijos, y más de 350.000 viajeros han buscado recientemente información al respecto en su página web sobre este tipo de hoteles.

Según este análisis este factor es un motivo principal de reserva por parte de las familias. Los hoteles con toboganes son ya una tendencia en las vacaciones familiares por las ventajas en relación al ocio de los más pequeños y al descanso de los padres. En esta línea, Nacho Vallina, responsable de Marketing y Comunicación de Buscounchollo.com, asegura que “tal y como reflejan los datos que hemos recogido a través de nuestra web y nuestras plataformas digitales, los viajeros tienen muchas ganas de poder disfrutar en familia, tras el año tan complicado que todos estamos atravesando desde que comenzase la Covid-19. Este verano se presenta como uno de los más familiares y, por ello, son muchos los hoteles que han adaptado sus instalaciones para acoger a este tipo de público”.

Principalmente, el público que viaja a este tipo de destinos son jóvenes con hijos pequeños que buscan unos días de desconexión y diversión y que, además, cuentan con dispositivos móviles en su día a día, lo que explica el aumento del tráfico en la web de Buscounchollo.com respecto a estas ofertas. En concreto, según los datos ofrecidos por la agencia de viajes online, los hoteles más reservados con toboganes de este 2021 serían:

  • Hotel Gran Garbi & AquasPlash (Lloret de Mar - Costa Brava)
  • Hotel Alegría Colonial Mar (Roquetas de Mar - Costa de Almería)
  • Hotel Oasis Park Splash (Calella - Costa Maresme, Barcelona)
  • Sorra Daurada Splash (Malgrat de Mar- Costa Maresme, Barcelona)
  • Alegria Costa Ballena Aquafun (Rota- Costa Ballena, Cádiz)
Gran Garbí Aquasplash FOTO: archivo Archivo

Pero las opciones no acaban ahí, ya que además de ese ranking existen otras opciones en nuestro país que no dejan indiferente ni a grandes ni a pequeños. Es el caso, por ejemplo, de Albir Garden Resort, ubicado en Albir, en pleno corazón de la Costa Blanca de Alicante, cuyo Aquagarden Park está dotado de 16 toboganes, algunos de ellos de hasta 10 metros de altura. O por ejemplo Holiday World RIWO Hotel, en Benalmádena, Málaga, con un jacuzzi para los niños y piscinas infantiles de olas y bolas con divertidos toboganes, mientras que en la isla de Mallorca la palma se la lleva Zafiro Can Picafort, a 200 metros de la playa Cala Mesquida, con varias piscinas con un barco pirata e impresionantes toboganes para todas las edades. Sin pasar por alto el Parque Vacacional del impresionante hotel Magic Robin Hood, un resort temático todo incluido con spa e impresionantes toboganes para todas las edades en Alfaz del Pi, en la provincia de Alicante o Gran Castillo Tagoro Family & Fun Playa Blanca, en Lanzarote, un hotel de lujo en el que todo está pensado para los más pequeños de la casa.

En auge

Muchas de las estancias, principalmente próximas a destinos costeros, han adaptado sus instalaciones a estas demandas. Este es un producto que ha tenido un gran auge en los últimos años en España, dándose cada vez más ampliaciones de hoteles con toboganes anexos. Esto da una gran comodidad a los padres, ya que, al tener el producto integrado en el propio hotel, no necesitan desplazarse. Así, los niños se divierten en un entorno controlado y tampoco supone el coste extra de ninguna actividad, como sería un parque acuático independiente”, apunta Vallina.