Motor

Arranca la segunda edición del Dakar Classic

Por segundo año consecutivo se celebra la versión Classic del Rally Dakar, en la que participarán algunos de los modelos más emblemáticos de ediciones anteriores al año 2000

Peugeot	205 T16 a puntito para dar guerra.
Peugeot 205 T16 a puntito para dar guerra. FOTO: Alfonso Masoliver Macaya

Si alguien no ha visto Los locos de Cannonball, le recomiendo encarecidamente que vea la película antes de continuar con el artículo. Si alguno no ha visto Océanos de fuego, entonces también le ruego que termine la película antes de leer una línea más. Únicamente cogiendo ambas películas y fusionándolas podrá el lector comprender en cierta medida de qué trata el Dakar Classic, a falta de un mono y un vehículo que nos permitan experimentar la demencia del desierto en nuestras propias carnes. Es porque el Dakar Classic puede considerarse el viaje definitivo y, como todo viaje definitivo, necesita los ingredientes de una explosión de adrenalina sazonados con la vesania de los pilotos de rally. Esta modalidad del Rally Dakar celebra en 2022 su segunda edición, tras el aplastante éxito que manejó en el año anterior. Y resulta paradójico comprobar cómo los aficionados del motor en Yeda (Arabia Saudí) hacen hoy cola, no tanto para ver los vehículos de gigantes como Carlos Sainz, Sébastien Loeb o Nasser Al Attiyah (que también) sino para deleitarse con la estrafalaria imagen que ofrecen los clásicos a puntito de zambullirse en las dunas.

Juguetes a escala real

134 vehículos previos al año 2000 (frente a los 24 que participaron en la edición anterior) dan forma a esta gigantesca aventura saudí. Joyas clásicas que harían babear a cualquier aficionado y cuyos motores ronronean con ansia reposada, a la espera del pistoletazo de salida que se dará el 2 de enero de 2022 y que ya no dejará de retumbar hasta que termine la carrera el 15 de enero. Desde el mítico Porsche 911 pilotado por la belga Amy Lerner hasta el equipazo español de Rumbo Zero con sus deliciosos Mercedes Clase G, pasando por apariciones estelares como el Buggy Cotel o el Bowler Tomcat, aquí tienes algunos de los vehículos que nos harán soñar en esta segunda edición del Dakar Classic.

El Porsche 911 G-Series Safari de la piloto belga Amy Lerner.
El Porsche 911 G-Series Safari de la piloto belga Amy Lerner. FOTO: Alfonso Masoliver
Land Rover Serie 2.
Land Rover Serie 2. FOTO: Alfonso Masoliver
Los Mercedes Clase G del equipo Rumbo Zero. Ya participaron en año pasado.
Los Mercedes Clase G del equipo Rumbo Zero. Ya participaron en año pasado. FOTO: Alfonso Masoliver
El equipo español Bas a Mas con su Range Rover de 1991.
El equipo español Bas a Mas con su Range Rover de 1991. FOTO: Alfonso Masoliver
Mitsubishi Pajero, un verdadero clásico de ediciones anteriores del Dakar.
Mitsubishi Pajero, un verdadero clásico de ediciones anteriores del Dakar. FOTO: Alfonso Masoliver
Peugeot 205 T16 a puntito para dar guerra.
Peugeot 205 T16 a puntito para dar guerra. FOTO: Alfonso Masoliver Macaya

Y tampoco pueden faltar clásicos en la modalidad Classic de camiones, como el nostálgico bicéfalo de Jan de Rooy que ya lo petó en 1985.

DAF 3300 4x4.
DAF 3300 4x4. FOTO: Alfonso Masoliver Macaya

Cómo seguir el Dakar Classic

Desde el 2 de enero hasta el día 15, el silencio del desierto saudí se verá superado por el rugido de estos vehículos, en estrecha colaboración con el resto de modalidades del Rally Dakar. Para seguir la evolución de la versión más bella del rally más bello del planeta, el lector contará con la web oficial del Dakar (link aquí) y desde el comienzo de la carrera Teledeporte transmitirá en España un resumen diario, todos los días a las 10 de la noche. Solo así sabremos qué peripecias atravesarán los pilotos en su próxima aventura saudí, en esta modalidad que mezcla la hilaridad de Cannonball con la nostalgia inherente a los océanos de fuego. Un poco de ayer y otro poco de actualidad, bajo las manos de pilotos que rozan la categoría profesional y que ven cómo su sueño de correr el Rally Dakar se cumple gracias a la modalidad Classic, es sin duda el viaje definitivo. Y la mejor forma de empezar el año para los amantes del automovilismo.