“Aperturas graduales” por el bien de la economía en América

Las autoridades de gran parte de los países americanos iniciaron esta semana la reincorporación de algunos sectores económicos, aunque el contagio por COVID-19 sigue en aumento

(EFE). Según los datos de la Universidad estadounidense Johns Hopskins, en el continente hay más de 1.200.277 contagios hasta la fecha, y pese a ello, las autoridades de todos los órdenes continúan viendo la manera de ir rebajando la rigurosidad de los confinamientos ante el fantasma de una parálisis total de la economía.

EN LAS PUERTAS DEL PRIMER MILLÓN

Estados Unidos está a punto de convertirse en el primer país del mundo en rebasar el millón de casos confirmados de COVID-19, mientras que estados como Georgia, Minesota y Misisipi empezaron este lunes a reabrir sus comercios en desafío al consejo de expertos médicos. Este martes, el número de contagios detectados en EE.UU. alcanzó los 988.469, mientras que la cifra de decesos llegó a 56.253, según los últimos datos.

Frente a los datos, la política. La decisión de “reabrir” el estado le está costando al gobernador de Florida, Ron DeSantis, el convertirse en el objetivo de ataques por parte de detractores, que califican su gestión durante la pandemia de “caótica”.

La congresista demócrata Debbie Mucarsel-Powell subrayó que DeSantis, republicano como el presidente de EE.UU., Donald Trump, está más preocupado de seguir los pasos del jefe de Estado que de “proteger realmente la vida y la salud de los floridanos”. Otro gobernador que empieza a vislumbrar el relajamiento de los confinamientos es el de Nueva York, Andrew Cuomo, pero no tan rápido.

“LA MATEMÁTICA NO CUADRA”

Las autoridades del estado brasileño de Amazonas están previendo un colapso de la red funeraria de su capital Manaos y por ello siguen a la espera de que el Gobierno presidido por Jair Bolsonaro les envíe un avión con 2.000 ataúdes, debido al aumento de víctimas por el coronavirus.

En declaraciones a Efe, Lourival Panhozzi, presidente de la Asociación Brasileña de Empresas y Directores del Sector Funerario de Brasil (Abredif), aseveró que se necesitaba de esa cantidad de cajas mortuorias porque “la matemática no cuadra” teniendo “cerca de mil ataúdes en existencias y más de cien funerales por día”.

Las estadísticas oficiales señalan que el estado de Amazonas ha registrado hasta el momento 3.833 casos y 304 muertes, pero las cifras reales podrían ser mucho mayores. Los entierros en Manaos y el enorme subregistro parecen atestiguarlo. Brasil registró en las últimas 24 horas un total de muertes a 4.603, con 67.446 casos confirmados.

MÁS DE 61.000 PRUEBAS EN ECUADOR

Ecuador, que ha sido uno de los países que más fuerte ha sentido la furia de la pandemia, ha realizado hasta el momento 61.529 pruebas tras las cuales se han descartado 25.052 casos, afirmó este lunes la ministra de Gobierno de ese país, María Paula Romo. Es el lado positivo de un flagelo que ha dejado hasta hoy, oficialmente, 663 víctimas mortales y 23.240 casos de contagio, en un país que, según su presidente, Lenín Moreno, implementará un “semáforo epidemiológico” como estrategia para el levantamiento paulatino y regulado de las restricciones de confinamiento.

ECONOMÍA “ENFERMA”

México completa dos meses desde que se registró el primer caso de coronavirus en el país y enfrenta su etapa más crítica con dudas sobre la resiliencia de su sistema sanitario y una economía enferma que podría caer más del 6 %.

En contraposición a los malos augurios de organismos nacionales e internacionales sobre la marcha de la economía que ya venía presentando problemas, el presidente Andrés Manuel López Obrador prometió este lunes una rápida reactivación económica con la entrada en vigor el 1 de julio del nuevo tratado comercial de México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC). México suma 15.529 casos confirmados y 1.434 decesos, aunque el Gobierno calcula que la cantidad de enfermos podría ser nueve veces mayor con base en el modelo centinela.

DUDAS Y CONTROVERSIAS EN COLOMBIA

Este lunes en algunas zonas de Colombia comenzó a operar una flexibilización gradual para los empresarios y trabajadores de la construcción y el sector manufacturero, pero mandatarios locales como la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, son partidarios de no relajar el aislamiento social.

Hasta el momento hay 5.597 casos confirmados de COVID-19 en el país y 253 fallecidos, y López y otros alcaldes consideran que empezar a abrir la economía puede disparar los contagios, mientras que el Gobierno defiende la flexibilización controlada de la cuarentena. En Bogotá algunos trabajadores que se disponían a ir a laborar en construcción y talleres de manufactura se vieron sorprendidos al no poder entrar a sus sitios de empleo porque su empresa no había llenado los requisitos del ayuntamiento distrital para dar vía libre en cuanto a protocolos de bioseguridad.