Prorrogan restricciones en La Habana por rebrote en Cuba

Las autoridades de La isla instauraron nuevas medidas restrictivas que incluyen un toque de queda nocturno debido que no se ha podido controlar un rebrote de coronavirus

(AP). Las autoridades de La Habana prorrogaron un paquete de medidas restrictivas que incluyen un toque de queda nocturno debido que no se ha podido controlar un rebrote de coronavirus que amenaza con extenderse al resto de Cuba, se informó oficialmente.

Las limitaciones fueron aprobadas el 1 de septiembre y debían levantarse el 15, pero el gobernador de la ciudad Reinaldo García Zapata indicó que la medida se extenderá hasta el 30 del mismo mes. Señaló que aunque la tendencia de contagios es levemente a la baja, no es suficiente para levantar las restricciones.

“No hemos logrado contener la propagación”, manifestó el funcionario en un programa televisivo el viernes por la noche, en el cual hizo un balance y señaló que “el riesgo es evidente” por la dispersión de los casos a través de los 15 municipios capitalinos.

El director de Epidemiología de Cuba, Francisco Durán, reportó el sábado el deceso de dos personas por COVID-19 y 60 nuevos contagios para un acumulado de 4.653 personas. Del total, hay 108 fallecidos desde que se detectó la pandemia en la isla en marzo.

En el mes de julio, Cuba había comenzando una mejoría con una situación de relativo control de la enfermedad, incluso una jornada de cero caso, pero una flexibilización del aislamiento social desató una escalada de casos, sobre todo en La Habana y sus provincias aledañas en el occidente de la isla.

Muchas regiones del oriente de la nación caribeña no reportan contagios desde hace muchos meses por lo que se hizo necesario “cerrar” La Habana.

Mientras en las localidades libres de COVID-19 las clases comenzaron, el transporte público circula con alguna normalidad y los comercios prestan servicios, en la capital no sucede nada de esto.

El toque de queda se produce cada día entre las 7pm y las 5am, por lo que en la mayor urbe de la isla, hogar de dos millones de personas, las calles se encuentran vacías.

Cuba mantiene sus fronteras limitadas, hay cuarentena obligatoria para cualquier viajero y aislamiento obligatorio en instituciones para los sospechosos. Los vuelos comerciales están cancelados.

Las autoridades aprobaron también fuertes sanciones para quienes no cumplan con las medidas como circular o caminar durante el toque de queda o andar sin barbijos.

La policía indicó que se habían impuesto más 5.000 advertencias y multas, las cuales pueden llegar al equivalente de 150 dólares, una verdadera fortuna para los cubanos cuyo sueldo puede alcanzar los 80 dólares.