Sociedad

El juez valida el acuerdo para que no haya cárcel por la muerte de Julen

El acusado pidió perdón a los padres del niños y mostró su alivio

Thumbnail

El Juzgado Penal 9 de Málaga ha ratificado la sentencia de conformidad por la que condena a David Serrano, propietario de la parcela de Totalán en la que murió el pequeño Julen, a un año de prisión y al pago de una indemnización de 89.500 euros para cada uno de los padres y de 663.982 euros para la Junta de Andalucía por las tareas de rescate.

Durante la celebración de la vista en la que las acusaciones y la defensa presentaron el acuerdo alcanzado en las últimas horas para evitar la celebración de todo el juicio el único acusado en el procedimiento reconoció su culpabilidad en el considerado homicidio con imprudencia grave y aceptó los términos acordados en el citado acuerdo.

En la vista, en la que las acusaciones y la defensa presentaron el acuerdo alcanzado en las últimas horas para evitar la celebración de todo el juicio, el procesado pidió perdón a los padres del menor, tras aceptar los hechos y conformarse con lo acordado “por el daño ocasionado” si bien quiso dejar claro que “yo en ningún momento quise que al niño le pasara nada”.

Serrano, que hizo uso de la palabra en dos breve ocasiones en los veintidós minutos en los que duró la citada vista, expresó una vez concluida su “alivio” tras haberse “quitado un peso muy grande”.

Con todo, y cuestionado por si estaba de acuerdo con la condena a las puertas de la Ciudad de la Justicia, apuntó que “satisfecho nunca voy a poder quedar, la condena la voy a llevar de por vida”, e hizo hincapié en que a partir de ahora, intentará afrontar su situación “de la mejor manera posible, pero siempre llevándolo a la espalda”.

Por su parte José Roselló, padre del menor, quiso a su salida de la Ciudad de la Justicia “dar gracias a los medios de comunicación por el apoyo y el respeto” recibido en este último año.