Un cuadro de Hopper en las Cinco Llagas

Juanma Moreno apunta a la limitación de la movilidad “si los datos de aquí al domingo no mejoran”

La sesión de control en el Parlamento de Andalucía dibujó al presidente andaluz, desde el foco de la oposición, como el protagonista de un cuadro de Hopper. En tanto las cifras de la pandemia arrasan las previsiones hospitalarias, Juanma Moreno se aboca a la soledad de las decisiones drásticas. “Si los datos de aquí al domingo no mejoran, habrá que tomar decisiones”, señaló Moreno, que apuntó a “limitar la movilidad”. “No me gusta por el perjuicio económico y social pero antes que nada está la salud de los andaluces. Siempre lo haremos con el respaldo del comité de expertos. Le pido que colabore”, dijo Moreno a la líder de la oposición, Susana Díaz, a quien Vox, en su intervención, conminó a ponerse la mascarilla. Díaz respondió que no sabía que en su turno de intervención estaba obligada a ello y exigió “el mismo tono y sin porrazos”. “Tomaremos las decisiones que hagan falta para salvar vidas”, señaló Moreno.

Susana Díaz se quejó de la falta de medios y de rastreadores. “No se ha contratado más personal sanitario”, expuso. “Ese tiempo se perdió" y “la segunda oleada nos golpea con muchísima dureza”. La socialista cifró en un aumento del 600% los contagios. “La anticipación que vendieron quedó en nada. Hay más pacientes hoy que durante todo el estado de alarma". Díaz exigió “claridad” sobre las medidas para la pandemia y se quejó, con tono de David Fincher, de que Moreno interviniera en la red social de Facebook por la noche sin comunicar la situación en el Pleno. Con alevosía, la líder de la oposición censuró el agravante de la nocturnidad.

Juanma Moreno, desde el fondo de la pista, devolvió los reveses de Díaz y respondió: “¿Qué tiene que decirle a los presidentes socialistas de Aragón, Rioja, Navarra, Asturias, que están peor que Andalucía? O de Extremadura. Antes de salir a los medios, se traslada la información. Usted no se digna a ponerse con el vicepresidente”, le echó en cara Moreno. Díaz respondió que “una cosa es la lealtad y otra amordazar a la oposición”. “No den bandazos”, solicitó.

Juanma Moreno recordó el arranque de curso escolar “metiendo miedo” a los padres en “una actitud irresponsable”. “Tiene la obligación de criticar pero no de dibujar un escenario catastrofista”, dijo, y pidió coherencia: “¿No critica al Gobierno de España?¿No ve razonable que el Gobierno de España lidere en una pandemia? ¿Dónde está el liderazgo? Hay 17 modelos”, señaló. Los contraataques de Moreno juegan con la ventaja -bien aprovechada por Díaz cuando era presidenta- de que no tienen contrarréplica. Susana Díaz, literalmente, lucía un vestido negro de doradas sogas. “Estamos mal como Francia, Reino Unido, como Extremadura, Asturias o Aragón”, admitió Moreno, apostillando que Andalucía está en “33 ingresos covid por 100.000 habitantes, 7 puntos menos que media española”. “No haga demagogia con una pandemia”, exigió el presidente. Moreno urgió a Pedro Sánchez a definir los criterios de reparto de los fondos UE y al PSOE-A a apoyar la demanda de 23.000 millones.

De las cifras del coronavirus a los números del proyecto de Presupuesto. De orilla a orilla viró la sesión, con pespuntes a modo de botellas de náufragos de los por el momento diputados de Schrödinger -son tránsfugas y no lo son a la vez, en tanto la Mesa dictamine por fin una resolución- de la colonia Anticapitalista de la izquierda, quienes, en un ejercicio de política cuántica, de tanto situarse a la izquierda de la izquierda de la izquierda, esto es, más allá del PSOE y de IU y de Podemos, pueden verse, como poco, fuera del grupo parlamentario propio -la zona mixta- y de sus asignaciones económicas como tal. La política, a diferencia del globo terráqueo, es un mapa plano. Adelante -que estrenó turno de intervención como nuevo, al menos temporalmente, grupo minoritario de la Cámara- se ofreció a apoyar el Presupuesto si no es “prudentón”, señaló Inmaculada Nieto. Moreno resalta que las cuentas son “expansivas y estructurales”, con obras pendientes en muchos casos desde hace tres lustros, como el Hospital Militar de Sevilla. El ex diputado de Adelante José Ignacio García, no adscrito de momento, señaló sobre la intervención de la portavoz del grupo y de IU en la sesión de control que “Izquierda Unida se ofrece a pactar los presupuestos con PP y Cs. Moreno Bonilla les emplaza al trámite de enmiendas. E IU insiste que no, que no es eso, que es pactar previamente, acordar las cuentas con las derechas. Ahora se entiende alguna cosa”.

El presidente de la Junta defendió que el Presupuesto andaluz 2021 es “expansionista”, aunque el consejero de Hacienda, Juan Bravo, como ex portero de fútbol sala profesional, hable de una cuentas “equilibradas” para evitar encajar futuros goles con una deuda “que pagarán nuestros hijos”. El diputado socialista Antonio Ramírez de Arellano habló de “una prórroga encubierta” de las cuentas de 2020 y Fiscal de unas cuentas “cobardes". El PP trajo a colación hasta “el tocomocho” de la deuda histórica a la Cámara. Moreno insistió en buscar un acuerdo “máximo” en el Presupuesto y Vox indicó que no entiende que quiera consenso con PSOE. Alejandro Hernández, metiendo el dedo en las Cinco Llagas, celebró el paso del comunismo a la socialdemocracia” de Adelante, aunque insistió en que la formación de Abascal “no está para viaje y menos en crisis”. Entre las peticiones de Moreno a la oposición estuvo la de a remar “en la misma dirección” para dejar atrás “más pronto que tarde la pesadilla” de la Covid. “Quien se sienta a la orilla de las cosas, resplandece de cosas sin orilla”, escribió Ida Vitale. Andalucía ha sumado 60 muertos por coronavirus en una jornada, en línea con lo que señaló este diario. La cuentas del Covid son a 10-15 días vistas. El grupo de expertos se reúne el domingo. El cuadro de Hopper se puede extender a toda la sociedad.