Las cofradías exhiben su riqueza patrimonial en el “corazón cultural” de Sevilla

La Fundación Cajasol reúne 250 piezas de bordado, orfebrería e imaginería hasta el Domingo de Resurrección

Autoridades en la inauguración de la exposición "In nomine dei" en la Fundación Cajasol de Sevilla
Autoridades en la inauguración de la exposición "In nomine dei" en la Fundación Cajasol de SevillaKiko HurtadoLa Razón

“In nomine dei” no es solo una exposición de enseres que suple la ausencia de cofradías en las calles de Sevilla, es un recorrido sentimental por la historia de las hermandades, que han evolucionado de la mano de la ciudad. La gran manzana de la Fundación Cajasol, el “corazón cultural” de Sevilla, tal y como aseguró el alcalde, Juan Espadas, acoge esta muestra de patrimonio cofrade hasta el próximo Domingo de Resurrección, uno de los principales alicientes de esta cuaresma y Semana Santa huérfana de procesiones.

La exposición reúne una amplia representación de la orfebrería, bordados e imaginería de las 70 hermandades de penitencia de la ciudad. Un total de 250 piezas repartidas en seis salas y el patio central de la sede de esta entidad cultural, presidido por el paso de palio de la Virgen del Patrocinio, de la hermandad del Cachorro, rodeado por los mantos “camaronero” de la Macarena, el de la Virgen de la Angustia de los Estudiantes o el de la Estrella. El recorrido se inicia con la cruz de guía de la hermandad de Carretería, la más antigua de las que procesionan, adentrándonos en los inicios de la celebración en el siglo XIV hasta la actualidad. Llama la atención la “sala de las coronas”, mostrándose las preseas de la Esperanza de Triana y de la Amargura, entre otras, y la galería de las figuras secundarias, con el Cirineo de San Isidoro, el Pilatos de San Benito o el Ángel de la Resurrección. El visitante también puede contemplar piezas de fuera de Sevilla que en su momento formaron parte de la Semana Santa hispalense, como el manto de la Virgen de los Dolores de Huelva -antiguo del Valle- o la bambalina frontal de la Virgen de la Palma de Cádiz -antigua de los Negritos-.

El arzobispo de Sevilla, Juan José Asenjo, en la "sala de las coronas" de la exposición
El arzobispo de Sevilla, Juan José Asenjo, en la "sala de las coronas" de la exposiciónKiko HurtadoLa Razón

El presidente de la Fundación Cajasol, Antonio Pulido, se felicitó porque “entre todos hemos conseguido hacer esta magnífica exposición tan necesaria” y agradeció el trabajo de los colaboradores, que han trabajado durante casi 20 días en el montaje. Junto a ello, subrayó que “seremos rigurosos” en cuanto al acceso debido a las normas de seguridad y sanitarias con motivo de la pandemia. “Seguramente no podrán pasar todos los que quisieran”, remarcó, no sin antes recordar que se ha establecido un sistema de reservas y se controlará el aforo de las salas. El presidente del Consejo, Francisco Vélez, subrayó que la muestra “será recordada como una de las más destacadas exposiciones cofrades, que marcará el rumbo de otras de la misma índole”, además de agradecer la colaboración de las hermandades.

El comisario de la muestra, Antonio Garduño, señaló que “In nomine dei” viene a cubrir “este vacío emocional” que deja la pandemia. Por su parte, alcalde, Juan Espadas, destacó que esta iniciativa “es un ejemplo de unidad frente la adversidad” y apeló a la “responsabilidad” de los sevillanos a la hora de acudir a la muestra. “Tenemos que disfrutarla con mucha cabeza”.

Una de las salas de la exposición, con piezas de bordado
Una de las salas de la exposición, con piezas de bordadoKiko HurtadoLa Razón

Cerró la inauguración el arzobispo de Sevilla, Juan José Asenjo, subrayando que las exposiciones, ciclos de cine y conciertos que se están organizando “tienen un carácter complementario y supletorio” porque “lo sustantivo es la cuaresma, el camino por la senda de la conversión, y la Semana Santa, con la celebración del triduo sacro”. Junto a ello, animó a vivir una Semana Santa “más intensa, íntima y centrada en lo fundamental”.