La Comisión de la Faffe culpa a Chaves, Griñán y Díaz de irregularidades “por acción u omisión”

El dictamen asegura que se produjo “una corrupción institucionalizada y vomitiva” en la extinta formación para el empleo

Los ex presidentes socialistas andaluces Manuel Chaves y José Antonio Griñán
Los ex presidentes socialistas andaluces Manuel Chaves y José Antonio Griñán FOTO: Pool Pool

La comisión que ha investigado a la Faffe (Fundación Andaluza Fondo de Formación y Empleo) considera responsables políticos de las irregu laridades por acción u omisión a su exdirector general Fernando Villén, y a los expresidentes socialistas Manuel Chaves, José Antonio Griñán y Susana Díaz.

Así consta en el dictamen de esta comisión parlamentaria que ha investigado, a propuesta del Gobierno andaluz de PP y Cs, a la extinta fundación de formación para el empleo, dependiente de la Junta de la Andalucía y que funcionó entre el 2003 al 2011, aunque fue liquidada varios años más tarde

.La propuesta de dictamen, que recoge las peticiones de todos los grupos, asegura que las irregularidades en la Faffe fueron “una corrupción institucionalizada y vomitiva” que estuvo “diseñada para evitar controles y amañar contratos”, ha sostenido el presidente de la comisión, Enrique Moreno (Cs) en rueda de prensa.

En el documento, de 154 páginas, la mayoría de los grupos señalan como principal responsable político al exdirector de la Faffe Fernando Villén, también ex secretario general de Empleo del PSOE-A, así como a todos los que formaron parte del Patronato de la Fundación, cargos públicos como los exconsejeros de Empleo José Antonio Viera, Antonio Fernández y Manuel Recio.Igualmente, considera responsables a los expresidentes de la Junta Manuel Chaves y José Antonio Griñán, ambos condenados en el caso de los ERE, por quedar “patente el caos organizativo en el que sumieron” a la administración de la Junta durante sus mandatos.

La comisión extiende la responsabilidad a todos los dirigentes socialistas que consiguieron “para ellos o sus familiares y amigos una nómina por su condición de responsables políticos, gracias a su relación con el PSOE-A y con Villén”. Según el presidente de la comisión, algunos de ellos configuraron una plantilla “paralela” en la Consejería de Empleo al “servicio” de altos cargos de ésta.Además, la propuesta fija responsabilidades políticas por “omisión y por no haber participado de manera directa” en las irregularidades en la expresidenta y actual senadora Susana Díaz, y en los exconsejeros de su gobierno María Jesús Montero, José Sánchez Maldonado, Javier Carnero y Antonio Ramírez de Arellano, estos dos últimos actuales diputados del PSOE-A.

”El caso de la Faffe estalló durante su etapa al frente del Gobierno de la Junta, que no destacó por prestar facilidades para la investigación judicial”, ha subrayado el presidente. El Gobierno de Susana Díaz -ha detallado- “no solo no investigó lo ocurrido en la Faffe sino que obstaculizó su investigación y negó las irregularidades en el Parlamento, pese a que la Cámara de Cuentas reveló en 2014 que la fundación no había justificado 50 millones recibidos en subvenciones nominativas”.

Este mismo gobierno dispuso de dos informes técnicos de auditorías que determinaron “numerosas irregularidades”, ha precisado. El próximo lunes la comisión de investigación de la Faffe votará esta propuesta de dictamen que, previsiblemente, será aprobada con los votos de PP, Cs y Vox, y a partir de esta decisión los grupos tendrán quince días para presentar votos particulares.Según los cálculos del presidente, el dictamen y los votos particulares serán debatidos y aprobados por el pleno del Parlamento a finales de abril o principios de mayo. EFEfju/vg