Castilla y León se tiñe de naranja

Solo 47 de las 217 zonas básicas de salud están limpias de Covid en estos momentos

La primera semana de septiembre ha puesto de manifiesto que lo ocurrido en agosto no ha sido un espejismo y que el coronavirus no solo sigue muy presente en nuestras vidas sino que amenaza con complicarlas aún más si cabe en las próximas semanas, con el inicio del curso escolar en Castilla y León esperando a la vuelta de la esquina, con más temores, dudas e incertidumbres que nunca, en lo que será el mayor desafío al que se va a enfrentar la comunidad educativa en su historia.

Y es que los datos de la situación epidemiológica existente en la Región este domingo son poco halagüeños ya que Castilla y León se está tiñendo de naranja cada día un poco más.

¿ Y qué quiere decir este color y qué supone que sea el preponderante en estos momentos? Pues que este color significa que la tasa de incidencia de casos por cada diez mil habitantes es mayor de cinco y que por tanto se pide por parte de las autoridades sanitarias limitar al máximo el contacto social, que las reuniones de personas no superen en diez su número de miembros o que se eviten los lugares cerrados.

o lo que es lo mismo: “Cuando las barbas de tu vecino veas pelar, pon las tuyas a remojar”, según dice el sabio refranero español, lo que quiere decir que hay que extremar las precauciones porque el riesgo de que haya transmisión comunitaria y por tanto el virus se vaya de las manos es real y está cerca.

El mapa de colores de riesgo que cada día actualiza el Gobierno autonómico revela este domingo que tan solo 47 de las 217 zonas básicas de salud de la Comunidad son de color verde, apenas dos de cada diez, que son aquellas que están limpias de Covid y en las que tan solo se pide que los ciudadanos se pongan las mascarilla obligatoria, mantengan la distancia social de entre 1,5 y dos metros y se limpien las manos con jabón o hidrogel frecuentemente para evitar la expansión del virus.

Es el caso de zonas como la de San Esteban de Gormaz, Almazán, Gomara y Pinares-Covaleda, en la provincia de Soria; Mota del Marqués, Villalón de Campos, Olmedo y Tudela, en tierras vallisoletanas; Puende Domingo Florez, Cacabelos, Fabero, Toreno, Villablino, San Emiliano, Astorga I, Trobajo del Camino, Sahagún de Campos y Riaño, en León; Bermillo de Sayago, Alcañices, Tabara, La Guareña, Toro y Villalpando, en Zamora; San Pedro Arroyo, Muñico y Ávila Rura, en la provincia abulense; Villadiego, Sedano, Valle de Tobalina, Valle de Losa y Huerta del Rey son las zonas en verde en Burgos; y Robleda, Fuentes de Oñoro, Tamames, Fuente de San Esteban y Ledesma, en Salamanca

Además, 27 zonas de salud están hoy en color amarillo, en las que se pide extremar las medidas de precaución y prevención y no realizar desplazamientos innecesarios. y, el resto, 143, están en naranja.

Asimismo, hay varias zonas en rojo, que coinciden con las ciudades de Valladolid y Salamanca, con sospecha de posible transmisión comunitaria. Concretamente en las zonas básicas de salud en Valldolid capital de Parque Alameda-Covaresa, Circunvalación, Delicias II, La Victoria oValladolid Rural I en el caso de la capital vallisoletana; y de Garrido-Sur, Periurbana Norte, Periurbana Sur y Miguel Arnijo, en la capital del Tormes.

Un color, el rojo, que obliga a la Junta a tomar medidas como pedir a un juez el confinamiento de ese territorio o medidas de restricción importantes, como ya ha hecho en Aranda de Duero, Íscar, Pedrajas o en las capitales vallisoletana y salmantina más recientemente.