El virus no puede con la ilusión e imaginación de los hosteleros de Valladolid

Más de medio centenar de ellos participan en el XXII Concurso Provincial de Pinchos que se celebrará del 21 al 27 de septiembre, con cuatro plazas en juego para acceder al Certamen Nacional de Tapas

Si hay algún sector que está padeciendo como ningún otro los embates de esta crisis sanitaria del coronavirus que parece no tener fin es el de la hostelería. Bares y restaurantes están pasando los peores meses que recuerdan por un virus que sigue repuntando en septiembre y que. en el caso de Valladolid, además, se ha agravado al suspenderse recientemente todas las actividades culturales de sus fiestas patronales por las medidas de restricción de la Junta en las últimas dos semanas que este martes se van a analizar y debatir su prórroga.

Pero mientras todo esto ocurre, la hostelería de Valladolid y provincia no puede estar quieta y, a pesar de que el virus les ha quitado clientes y mucho dinero en la caja, al menos no les ha quitado la ilusión ni la imaginación propias de este gremio, siempre dispuesto a sorprender a los clientes y a los paladares más exquisitos.

Así, de la mano del Ayuntamiento, la Diputación Provincial y la asociación que defiende los intereses del sector en Valladolid se está preparando el que será ya el 22 Concurso Provincial de Pinchos que tendrá lugar del 21 al 27 de septiembre próximos, con la presencia ya confirmada de 55 hosteleros y restauradores (49 de ellos de la capital y los seis restantes de pueblos de la provincia), que se disputarán las cuatro plazas disponibles (oro, plata, bronce y cobre) para el prestigioso Concurso Nacional de Pinchos y Tapas de Valladolid que se desarrollará en noviembre en la habitual sede de la Cúpula del Milenio, donde se conocerá el ganador del certamen provincial el día 28 de este mes.

La concejal de Cultura y Turismo del ayuntamiento de Valladolid, Ana Redondo, presentaba este Concurso Provincial con un llamamiento al optimismo, la ilusión y la esperanza. “Es una buena noticia para la hostelería vallisoletana que tan mal lo está pasando en esta pandemia y con las últimas restricciones”, decía este martes la también teniente de alcalde, para quien la celebración de este certamen “con cierta normalidad" supone una “luz de esperanza ante la oscuridad de estos meses”.

Redondo se mostraba confiada en que Valladolid pueda volver más pronto que tarde a una de sus señas de identidad como es la gastronomía que la concejal calificaba de “imprescindible” para la actividad económica de la ciudad y su oferta turística. “Esperamos que a pesar de las dificultades, con este Concurso y con el Nacional que se desarrollará en noviembre, Valladolid volverá a ser percibida como una ciudad más que interesante en lo gastronómico”, apuntaba la concejal, quien aseguraba que el sector hostelero “está deseoso” de participar y con “muchas ganas” de ofrecer lo mejor de la excelencia culinaria.

Un jurado de prestigio

El jurado probará las propuestas de los 55 participantes entre los días 21 y 23 de septiembre en la Escuela de Profesionales Alcazarén de Valladolid. donde se decidirán los cuatro pinchos vencedores que accederán directamente al Nacional de noviembre.

El Concurso Provincial mantiene los premios de pincho postre, sin gluten y “Alimentos de Valladolid”, para tapas que contengan al menos un ingrediente de productos adscritos a este sello de calidad. También se mantienen los accésits al pincho más vanguardista, más tradicional o mejor concepto de pincho, según informan desde el Consistorio vallisoletano.

Como cada año, las creaciones estarán disponibles en cada uno de sus establecimientos a un precio de dos euros y el público también podrá votar en la categoría pincho popular a través de la web www.visitavalladolid.com, donde se podrá realizar una votación por cada registro. Además, la Sociedad Mixta para la Promoción del Turismo de Valladolid sorteará entre los votantes una escapada gastronómica para dos personas, que incluirá una vista guiada, una Valladolid Card y una comida o cena.

El jurado oficial estará compuesto por seis miembros, de los cuales dos serán cocineros que irán cambiando cada jornada de valoración y cuatro más permanentes.

Entre los miembros del jurado estarán los cuatro chefs estrellas Michelin de la provincia:

  1. 1-Víctor Martín del Restaurante Trigo
  2. 2- Miguel Ángel de la Cruz de La Botica de Matapozuelos
  3. 3-Marc Segarra del Restaurante Le Domaine de Abadía Retuerta
  4. 4- Víctor Gutiérrez de El Taller de Arzuaga.

A ellos se unirán José Luque, chef ejecutivo del Restaurante del Hotel Palace de Madrid y Koldo Kortabitarte del Kobika de Durango en Vizcaya.

Por otro lado, el jurado permanente estará formado por Ángel Moretón, presidente de la Academia de Gastronomía de Valladolid; Javier Gómez de León empresario y propietario del establecimiento de hostelería leonés Camarote Madrid; Jimmy Lin, presidente del comité organizador del certamen vitivinícola CINVE y el crítico gastronómico Nacho Sandoval.